lunes, 14 de marzo de 2016

DIEGO DE CABRERA MATHEO, UN OLVIDADO ESLABÓN MAJORERO

LOLA GARCÍA CABRERA

Al debutar por primera vez en este blog, lo hice con un artículo al que titulaba Morales, un eslabón majorero, el cual lo finalizaba diciendo: “Otro de los hijos de don Juan Matheo y doña María Eva fue, don Diego de Cabrera Matheo, mi antepasado por esta línea, pero hablar de éste es otra historia”. Pues, he aquí la historia.
Cuando años atrás indagaba sobre mi ascendencia genealógica, además de “picotear” en diversos archivos de las islas Canarias en periodos muy pausados y cortos, por la distancia que de ellos me separaba, tuve que documentarme con artículos y publicaciones a los que podía acceder por internet y, también, por diversos libros, alguno de ellos, en versiones más tarde comentadas por otros escritores, o bien ediciones revisadas por cualificados historiadores.  
Ocurrió que cuando alcancé a llegar al ascendiente que más arriba menciono, Diego de Cabrera Matheo, mi corta experiencia me hizo pensar que me había equivocado en las indagaciones, pues una y otra vez tuve que volver al principio para comprobar donde estaba mi error, dado que, según se decía en los libros y documentos a que pude tener acceso, este personaje, aunque había casado tres veces, con ninguna de sus esposas alcanzó a tener posteridad. Sin embargo, yo estaba aquí.
Todo era inútil; al final siempre llegaba al mismo sitio y… vuelta a empezar.
No hace mucho, en uno de los comentarios que en este blog se han hecho al artículo que acabo de citar, su autora dice, y con mucha razón, que las referencias del nobiliario canario suelen llevar a errores.
En el Nobiliario de Canarias (1952-1967) de J. Régulo Pérez, obra que originariamente
escribió don Francisco Fernández de Bethencourt (1850-1916) -del que se está conmemorando el Año Genealógico en su honor, al cumplirse el centenario de su fallecimiento- bajo el título de Nobiliario y Blasón de Canarias, posteriormente ampliada y puesta al día por una Junta de Especialistas, obra de tanto prestigio en Canarias (justamente ganado) y de referencia obligada en tantos trabajos genealógicos, se pueden encontrar noticias relativas a diversos personajes de las islas Canarias que marcaron hitos más o menos importantes en la historia; más bien, como nos comenta Eugenio Egea Molina en su reciente publicación en este mismo blog, sobre personas pertenecientes a la aristocracia; sin embargo, no todos aquellos que de alguna forma tuvieron cierta relevancia en el tiempo en estas islas han sido estudiados o recordados; circunstancia que les ha llevado a permanecer en la más absoluta oscuridad.
Ya el ilustre herreño don Dacio V. Darias y Padrón, que precisamente formó parte de esta Junta, lo expresaba en su, a mi entender, muy interesante artículo publicado en la revista de Memorias de la Real Academia Mallorquina de Estudios Genealógicos, Heráldicos e Históricos, “Sobre la reimpresión del Nobiliario de Canarias. GLOSA A SU INTRODUCCIÓN"; con motivo de haberse puesto en circulación el primero de los volúmenes, de los cuatro que finalmente conformarían el Nobiliario, al decir que se dejaba restringido el conocimiento nobiliario a las principales islas del Archipiélago, prescindiendo de tal elemento en lo que también afectaba a las llamadas islas menores de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y El Hierro, como si éstas, tan injustamente omitidas, no formasen parte integrante y no tuviesen el rango de tierras madres de las mayores. Del referido artículo, y al hilo de lo que me encuentro exponiendo, elijo uno de sus primeros párrafos:
“Más que Nobiliario, sin embargo, la nueva publicación, debiera titularse simplemente Genealogías Canarias, por aquello de que en sus páginas no figuran todos los que son, ni tampoco lo son todos los que están”.
Ahí puede encuadrarse el caso de don Diego Cabrera Matheo, del que, tras expresarse en el citado texto algunos de los cargos que ostentó, lo que seguidamente se decía sobre el mismo era para aclararnos que en ninguno de sus tres matrimonios había alcanzado a tener descendencia.
Pero la historia se repetía; trabajos de distinta naturaleza, todos de un excelente valor, curiosamente me llevaban al mismo lugar; clara evidencia de que la investigación histórica sobre el personaje central de este relato, no había sido muy distinta a la que pudiera haber realizado un simple aficionado.
Pues bien, expuesto lo anterior, me encuentro en condiciones de afirmar que:
Don DIEGO DE CABRERA MATHEO, hijo de don Juan Matheo de Cabrera Sanabria y Bethencourt y doña María Eva González Chagueda Melián, nació en la isla de Fuerteventura, siendo bautizado en su parroquia matriz de Nuestra Señora de la Concepción, el día 20 de febrero de 1667. Fue Capitán de Milicias, Juez de Ausencias, Regidor, Alguacil Mayor y Alcalde Mayor de su ilustre Cabildo. Casó efectivamente en tres ocasiones; la primera, el 3 de noviembre de 1696, en la iglesia de Santa María de Betancuria en Fuerteventura, con doña María de Armas Aguilera Valdivia, hija del Capitán don Diego de Cabrera Aguilera Valdivia y doña Catalina de Armas, vecinos de Fuerteventura, en La Matilla.
De este enlace nacieron tres hijos:
1. Doña JOSEFA DE ARMAS, cuyo bautizo tuvo lugar en la expresada iglesia el 8 de mayo de 1697, falleciendo sin haber contraído matrimonio, el 23 de octubre de 1712.
2. Doña MARÍA DE ARMAS, que casó con don Laureano Cabrera, y
3. Don JUAN MATHEO DE ARMAS, que caso con doña Leonor Cabrera.
No habiendo transcurrido aún un mes desde la muerte de doña Josefa, el 20 de noviembre de 1712, fallecería su madre, doña MARIA DE ARMAS.
Don Diego, casó en segundas nupcias con doña María Cabrera, hija de don Antonio González Robaina y doña Inés Hernández, quien fallecería el 13 de diciembre de 1724, procediendo de este matrimonio un único hijo, que llevaría el mismo nombre de su padre:
1. Don DIEGO CABRERA MATHEO, que nació el 25 de enero de 1719 y contrajo nupcias en Fuerteventura, en la iglesia de Nuestra Señora de Regla, en Pájara, el 30 de octubre de 1741, con doña María Umpiérrez, hija del Teniente Capitán don Esteban Sánchez y doña Ángela Cabrera, vecinos de dicho lugar.
Su tercer y último matrimonio tuvo lugar en la iglesia de Nuestra Señora de Santa María de Betancuria, el 3 de Junio de 1726, con su prima doña Gaspara de Cabrera Dumpiérrez, la cual había sido bautizada en la misma iglesia el 9 de Abril de 1699, hija del Regidor de la isla, don Pedro Cabrera Bethencourt y doña Lucía de Cabrera Gutiérrez, vecinos de la Antigua.
Fruto de este consorcio nacieron siete hijos; los tres últimos siendo don Diego ya septuagenario. Fueron los siguientes:
1. Doña LUCÍA CABRERA, que nació el 10 de abril de 1727 y fue llevada a la pila de la iglesia parroquial de Betancuria seis días más tarde. Casó en la misma iglesia, el 17 de octubre de 1749, con el Teniente Capitán don Francisco Fulgencio, hijo del Alférez don
Salvador Fulgencio y doña María de Bethencourt, naturales de La Matilla, en Fuerteventura
2. Don JOSÉ ANTONIO CABRERA, nacido el día 30 de agosto de 1729, quien fallecería el 23 de octubre del siguiente año.
3. Doña JOSEFA DE SAN LORENZO CABRERA, nacida el 10 de agosto de 1731 y bautizada cuatro días más tarde en la iglesia matriz de la isla, donde posteriormente, el 25 de septiembre de 1753, contraería nupcias con don Andrés López de Vera, hijo de don Andrés Hernández y doña Teresa López de Vera, naturales y vecinos de Tacoronte, en la isla de Tenerife.
4. Don JOSÉ ANTONIO CABRERA, llamado como su anterior hermano, en recuerdo del mismo, nacido el 31 de mayo de 1734.
5. Doña MARÍA CABRERA, que sigue la línea.
6. Don CAYETANO CABRERA, que nació el día 4 de Septiembre de 1741, y
7. Doña MARÍA DE SAN ANTONIO CABRERA, nacida melliza con el anterior y casada más tarde con don José Manuel Zeruto, administrador de la Real Renta del Tabaco.
Mi ascendiente fue la quinta hija de su último matrimonio, doña María Cabrera, cuyo bautizo tuvo lugar en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción el 24 de noviembre de 1737 y casó en la misma el 27 de junio de 1768, con su primo don Diego de León Cabrera, hijo de don Domingo Borges y doña María Márquez, vecinos de Triquivijate en la citada isla de Fuerteventura.
Don Diego falleció el 27 de octubre de 1753 a los 86 años en el Pago del Espinal, Fuerteventura, lugar donde vivió con sus respectivas esposas y en el que nacieron todos sus hijos.
Sólo me resta añadir que este es el resultado de las indagaciones que realicé para mi particular historia genealógica, lo cual he querido sacar a la luz tanto para desenterrar de la oscuridad al personaje como para, llegado el caso, que pudiera servir a algunos de sus descendientes que todavía, por fortuna, compartan su diario vivir con nosotros y que hubieran tropezado con determinados textos, que sin quitarles el valor que tienen, en este caso, más que aumentar su conocimiento haya producido, como a mí me ocurrió, algunas confusiones.

ENLACE RELACIONADO
Chagueda, primer mayordomo del patrón de Fuerteventura

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
- Archivo Parroquial de Antigua, Sección Betancuria. Libros Sacramentales. (Fuerteventura).
- Archivo Histórico Diocesano de Las Palmas. Expte. matrimonial 7051. Diego de Cabrera Matheo y Gaspara de Cabrera. (Fuerteventura).
- Archivo Histórico Diocesano de San Cristóbal de la Laguna. Expte. matrimonial Legajo 0005, doc. 02. Diego Borges y María Cabrera. (Fuerteventura).
- Archivo Histórico Provincial de las Palmas. Protocolos Notariales de Fuerteventura, Legajo 3025. Pp. 98-109. Testamento de Diego Cabrera Matheo ante José Pérez Mota.
- Memorias de la Academia Mallorquina de Estudios Genealógicos, 1ª Época (1953-1955), Tomo I-IV, Edición Facsímil año 2000.
- ROLDÁN VERDEJO, R. y DELGADO GONZÁLEZ, C. (2008). Acuerdos del Cabildo de Fuerteventura (1701-1798). Puerto del Rosario. Servicio de Publicaciones Cabildo de Fuerteventura.
- CONCEPCIÓN RODRÍGUEZ, J. (2003). Las manifestaciones artísticas en las islas de Fuerteventura y Lanzarote: Sus promotores. En XI Jornadas de Estudios de Fuerteventura y Lanzarote. Tomo I. Puerto del Rosario 2004. Servicio de Publicaciones Cabildo de Fuerteventura.
- VVAA. Nobiliario de Canarias. (1952-1967). J. Régulo Pérez, Tomo II, La Laguna (Tenerife).

-  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly