viernes, 1 de abril de 2016

APELLIDO GUERRA EN GRAN CANARIA: ISABEL GUERRA Y JUAN DE SANLÚCAR (III)

JUAN R. GARCÍA
FANEQUE HERNÁNDEZ
PEDRO SOCORRO


            INICIO (pulsando aquí)
DOS ESCLARECEDORES DOCUMENTOS ACERCA DE JUAN DE SANLÚCAR
- 14 septiembre de 1514 Antonio de Sopranis. Poder Ante el escribano de Sevilla  Bernal González Vallecillo (Obtenido en Documentos del Archivo Notarial de Sevilla referentes a Canarias obra de Alejandro Cioranescu)
“…Yo Antonio de Sopranis, mercader genovés, estante que soy en esta ciudad de Sevilla digo que por cuanto a mi pedimento está preso en la cárcel de la ciudad de Jerez de La Frontera Juan de Sanlúcar  vecino de canaria por cuantía de 106 arrobas y 10 libras de azúcar que me debe de resto de mayor cuantía de azúcar y ahora  estoy convenido con el dicho Juan de Sanlúcar en que me haga obligación por las dichas 106 arrobas y 10 libras de azúcar para me las dar y pagar en la ciudad de Cádiz de calidad y manera según está obligado…otorgo todo mi poder cumplido…a Jerónimo de Mafre mercader genovés estante en la dicha ciudad de Jerez para que por mí y en mi nombre como yo mismo pueda sacar de la dicha prisión en que está el dicho Juan de Sanlúcar…”
Cioranescu señala al pie de este extracto que “Juan de Sanlúcar, vecino de Gran Canaria en 1500, estaba en Granada en 1512 y que falleció antes de 1516”.
(Medidas de masa en la época 1 quintal = 100 libras; 1 arroba = 25 libras. Conversión al sistema métrico decimal 1 arroba equivale aprox. a 12 kilos  y 1 libra a algo menos de medio kilo)
Juan de Sanlúcar le queda pues a deber a Antonio de Sopranis una cantidad de más de 1200 kilos de azúcar. La cantidad inicial cuando se produjo su encarcelamiento debía ser muy superior. De otra forma, dadas sus importantes posesiones territoriales, no se explica que fuera llevado a prisión por el tamaño de esta deuda.
- 19 enero de 1514 Madrid Registro del Sello
“Orden al Gobernador de Gran Canaria y al alcaide de la torre de Mar Pequeña, a petición de Catalina Guerra, mujer de Juan de Ceberio, Bartolomé de Salamanca, Vasco López, Isabel Guerra, mujer de Juan de Sanlúcar, Fernando Moro, herrador, Pedro de Hervás y Antonio Martínez, vecinos de Gran Canaria, para que permitan a los vecinos de dicha isla rescatar mercancías autorizadas en la citada torre pagando por ellas los derechos que estaban fijados en la merced que se les hizo por su contribución en la construcción de dicha torre, merced que se ha perdido”. El Rey.
Podemos ver que las dos hermanastras están al frente de los negocios familiares. Catalina, por muerte de su marido Juan de Ceberio, ocurrida en 1504, e Isabel por el encarcelamiento de su esposo Juan de Sanlúcar por deudas con los Sopranis que tuvo lugar en 1509 según señala Cebrián Latasa. Asociados en la empresa africana con estas mujeres aparecen el vecino de Telde Vasco López; Bartolomé de Salamanca, personero, hijo de Pedro de Salamanca conquistador de la isla; Pedro de Hervás conquistador de Tenerife y La Palma que muere este mismo año y que había sido testigo en la información de Catalina Guerra; Fernando Moro, que será el futuro marido de Isabel González, hija de Isabel Guerra y Juan de Sanlúcar;  y Antonio Martínez, al que no identificamos.
Ahora entendemos que Isabel no haya tenido más hijos con su esposo desde el nacimiento en las Palmas de su hijo Antón a 12 de septiembre de 1510. Su esposo había sido prendido a fines de 1509 por las deudas contraídas con los poderosos Sopranis y no será liberado hasta fines de 1514. Estimamos que Juan de Sanlúcar no regresó a la isla, pues no se tienen otras noticias de él, habiendo fallecido con certeza antes de 1516 según Cioranescu.

LA CAPELLANÍA DE ISABEL GUERRA DE 1530
Copia del original ante Francisco de Ortega escribano público a pedimento del Ldo. Simón Díaz Cherino, presbítero capellán del monasterio del señor San Bernardo de esta Ciudad de Canaria en 19 de junio de 1679.
“En el nombre de Dios, amén, sepan cuantos esta carta vieren como yo Isabel Guerra mujer de Juan de Sanlúcar, difunto que Dios haya, vecina que soy de esta isla de la Gran canaria otorgo y conozco que por cuanto yo tengo practicado y concertado con los señores prioste y cofrades de la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción de esta Ciudad Real de las Palmas para que me hagan decir en la dicha iglesia dos misas cantadas con un respondo cada año perpetuamente para siempre jamás, las cuales se han de decir en el octavario de la fiesta de Ntra. Sra. de La Concepción cada año comenzándolas a decir de este presente año en que estamos de 1530 años y así desde ahora en adelante para siempre
Plano de Las Palmas, siglo XIX
jamás… Por tanto yo por esta presente carta otorgo que doy e vendo e traspaso a la dicha iglesia y cofradía … dos doblas de oro de renta y tributo perpetuo de cada un año que Melchor de la Puebla, vecino de esta isla, y sus herederos y sucesores me son obligados de me dar y pagar en cada un año perpetuamente para siempre jamás, la una dobla de oro por el día del Señor San Juan de junio de cada año por razón de unas casas que de mí tiene a censo y tributo el dicho Melchor de la Puebla las cuales son en esta ciudad, en Triana, linde de la una parte con casas de Antonio Cerezo en que mora Francisco Larcon y con las casas de mi morada de mí la  dicha Isabel Guerra y por las otras partes las calles reales…”
“…fecha esta carta en esta ciudad de Las Palmas sábado diez días del mes de diciembre año del nacimiento de Ntro. Sr. Jesucristo de 1530. Testigos que fueron presentes: Lázaro de León, clérigo, y Andrés Parrado y Antonio de Zamora y Joseph Pérez, confitero y Joan del Castillo, albardero, y Francisco de Villalobos, candelero, y Alonso Gómez, velero, vecinos de esta dicha isla y porque no sabía escribir a su ruego lo firmó por ella el dicho Antonio de Zamora. Yo Cristóbal de San Clemente escribano público de esta isla en testimonio de verdad hice mi signo”.
COMENTARIOS:
Melchor de la Puebla, el personaje citado, es el marido de Isabel Guerra, nacida en 1510, hija de Juan Bartolomé e Isabel González, y nieta materna de Juan de Sanlúcar e Isabel Guerra. El tal Melchor es probablemente un deudo de Cristóbal de la Puebla quien, según Cebrián Latasa, fue conquistador de Gran Canaria habiendo recibido repartimiento en 1485. Cristóbal fue vecino de la Villa del Real de Las Palmas, contador regio, alcalde mayor y mercader.
Presumimos que las casas que ocupa Melchor de la Puebla le fueron cedidas en dote para su casamiento con Catalina Guerra de ahí que sean colindantes con las de su abuela Isabel Guerra. Habría que pensar por otra parte que la vecindad de dichas casas con las del genovés Antón Cerezo el viejo, quien fallecerá poco después, en 1535, pudiera tal vez explicar, como luego veremos, la relación existente entre Cerezos y Guerras.

LA CAPELLANÍA DE ISABEL GUERRA DE 1545
AHPLP Escribanía de José Betancor protocolo 1540 folios 621-631. El documento es copia realizada por este escribano el 20 de febrero de 1738 a instancias de Francisco de Miranda interesado en el patronato, a partir de otra copia realizada ante Tomé Solís en 12 de febrero de 1580 a pedimento de Pedro Guerra, bisnieto de Isabel Guerra, para dirimir el litigio planteado entre Francisco de Betancor y Alonso Suárez Carreño por el mismo patronato. (El original fue dictado ante Jerónimo Bautista el 5 de agosto de 1545).
“Sepan cuantos esta carta vieren como yo Isabel Guerra mujer que fue de Juan de Sanlúcar, que Dios haya, vecina que soy de esta isla de Gran Canaria otorgo y conozco digo que por cuanto es mi voluntad e intención es de en mis días hacer e instituir una capellanía…”
“…que quiero y es mi voluntad que de aquí en adelante y para siempre jamás en esta isla se digan una misa rezada cada semana la cual se diga señaladamente en el día viernes de cada semana perpetuamente para siempre jamás y más otras tres misas en cada un año, señaladamente la una el día de nuestra señora de Candelaria,  y la otra el día de Santa Brígida y la otra el día de Santa Lucía, la cual dicha capellanía y misas quiero y es mi voluntad que se digan en la iglesia de Santa Brígida de esta dicha isla y porque vos el padre Pedro Citronela, clérigo presbítero, estante que sois en esta isla que estáis presente
Pª Sta. Brígida, finales siglo XIX. FEDAC
sois persona hábil suficiente para tener cargo de esta dicha capellanía y habéis de ser obligado y os obligáis a cumplir y decir las dichas misas perpetuamente para siempre jamás…”
“…quiero y es mi voluntad que sea el patrón Juan Guerra Muñoz, mi hijo, para poder poner, quitar y señalar capellán suficiente cual al bien visto que fuera y que cada y cuando quiera le pareciere, y después de dicho Juan Guerra sea el patrón de dicha capellanía su hijo el mayor y después sus descendientes por la vía masculina para siempre jamás, y dicho poder y facultad cuán bastante se requiera para que pueda usar y ejercer el dicho patronazgo del propio y bienes de dicha capellanía”
“para ello dejo un parral que está en la vega de Tasaute que linda por una parte con el camino real que va a la vega vieja, por la otra el barranco del Gamonal, por la otra tierras de Juan Guerra Muñoz, mi hijo, y más nombro y señalo y dono  para dicha capellanía una casa que yo tengo junto con la iglesia de Santa Brígida con una cocina junto a un corral junto a la que vos el dicho Pedro Citronella, capellán de la dicha Santa Brígida viváis y después de vos el capellán que fuese nombrado por el patrón que le suceda y por esta  presenta carta vos doy poder cumplido a vos Pedro de Citronella, según qué derecho en tal caso se requiere, para que de hoy en adelante os podáis entrar en la dicha casa y corral susodicho y serviros de ellas como de cosas anejas a esta dicha Capellanía. Y otrosí para que podáis demandar, recibir, haber y cobrar las dichas doce doblas de oro de tributo en cada un año de la persona que tiene o tuviere dicho parral, hacer de ella como casa vuestra propia habida y donada en esta dicha capellanía, porque las otras tres doblas en cuenta de las quince doblas que yo tengo hecho de tributo quiero que las haya y posea el patrón que fuere de la dicha capellanía para siempre jamás…”
 “…que es fecha y otorgada en la noble Ciudad Real de Las Palmas que es en la isla de Gran Canaria en 5 días del mes de agosto de 1545 y porque la dicha otorgante dijo que no sabía escribir, a su ruego y por testigo lo firmó en el registro de esta carta Cosme Manuel, testigos que fueron presentes Diego Alcón y Gonzalo Pérez, labradores, y Gaspar González, mercader, y Cosme Manuel, vecinos de esta dicha isla”.
COMENTARIOS:
Hemos constatado que con el mismo nombre de Juan Guerra Muñoz tenemos a dos personas coetáneas: al hijo de Isabel Guerra que es nombrado patrono de esta capellanía de 1545, nacido sobre 1590, y a un homónimo fallecido antes de 1542  cuyos herederos son propietarios en esa fecha de tierras que lindan con las del primero de los nombrados.
El capellán Pedro Citronella, que parece ser el guía espiritual de doña Isabel, se ha quedado con el usufructo de unas casas en La Vega, junto a la iglesia de Santa Brígida, y con una renta de doce ducados anuales sobre un extenso parral situado asimismo en la Vega de Tasaute. Todo esto a cambio de decir cada año 55 misas en favor del alma de la instituyente cuya usura espiritual ha quedado de manifiesto pues se asegura una misa semanal hasta el día del juicio. El capellán no obstante es el verdadero beneficiario material pues se asegura una vivienda y una buena renta anual de por vida.
Al hijo de Isabel Guerra y Juan de Sanlúcar nombrado primer patrono de esta capellanía le dedicaremos el siguiente apartado de este trabajo.

JUAN GUERRA  MUÑOZ (1),  TAMBIÉN LLAMADO JUAN GUERRA DE SANLÚCAR, Y CATALINA PÉREZ
Cioranescu nos dice que Juan Guerra, labrador, vecino de la Vega obtuvo data en el Palmar de Pino Santo en 1517 confirmada en 2 de agosto de 1542. Documentos del Archivo Notarial de Sevilla.
La confirmación la encontramos en el libro de repartimientos de GC  de Ronquillo y Aznar (nº 53 de 1542)
“Magníficos Sres.: Juan Guerra de Sanlúcar, labrador, vecino de esta isla en La Vega besa las manos de Sus Señorías y dice que tiene y posee ciertas tierras que son en el Palmar del Pino Santo sembrándolas y haciendo de ellas como suyas propias en las cuales puede haber hasta cantidad de 30 fanegadas que frontero las tierras que tuvo y poseyó Cayo Hernández, su cuñado, ya difunto… pido y suplico a vuesas mercedes que  le hagan merced de nuevo de darle título de ellas porque se ha perdido… Las cuales dichas tierras
Pino Santo. Foto: Naranjo Ojeda
lindan de una parte con tierras de los herederos de Francisco Hernández Borrero y de la otra, tierras de los herederos del cardenal Juan Guerra Muñoz”
COMENTARIOS
Si la data original fuera efectivamente de 1517, ello nos indicaría que Juan Guerra el hijo de Isabel Guerra ha nacido al menos 25 años antes, sobre 1492.
¿Pero quién es este otro Juan Guerra Muñoz ya fallecido en 1542 cuando tiene lugar la confirmación de la data? ¿Es cardenal o capellán? Creemos que se han confundido ambas abreviaturas y que en realidad se trata de un sacerdote que ejerce de capellán no sabemos de qué alma. Un hijo de Juan Guerra de Sanlúcar y Catalina Pérez, por quien sigue el linaje, se llamará también de este mismo modo: Juan Guerra Muñoz. Evidentemente este personaje difunto en 1542 no puede ser identificado con el hijo homónimo de Isabel Guerra al que su madre otorga el patronazgo de su capellanía de 1545. ¿Podría ser un hermano de la citada Isabel? No lo sabemos. Lo realmente importante para nosotros en este momento es haber comprobado que se trata de un colateral que no afecta al linaje que hoy estudiamos.
La referencia por otra parte a un cuñado ya difunto de Juan, llamado Cayo Hernández, debe ponerse en  relación probablemente con un hermano de su mujer, Catalina Pérez, ya que la madre de esta se llama Magdalena Hernández.

OTRAS REFERENCIAS A JUAN GUERRA MUÑOZ
- En 1522 anta Cristóbal de San Clemente encontramos otra referencia a Juan Guerra en la que se acredita que este era cuñado de Juan Bartolomé, el esposo por entonces de su hermana Isabel González.
“Arrendamiento. Ana de Serpa, mujer de Antonio Casares difunto arrienda a Juan Bartolomé y a Juan Guerra, su cuñado, 5 fanegas de tierra de sequero en Tamaraceite.
- En 19 de octubre de 1522 y ante el mismo escribano localizamos su carta de dote:
“Juan Guerra, hijo de (no legible) y de Isabel Guerra su mujer, reconoce que ha recibido de Magdalena Fernández, mujer de Luis Afonso, difunto y como dote de la hija de ambos, Catalina Pérez, esposa del otorgante, 230 doblas de oro razonadas a 500 mrs. de moneda isleña en dineros contados y en una yegua, ropas de vestir y de cama, alhajas y preseas todo apreciado ante el presente escribano. Además él da como arras 40 doblas de oro. Si  muriese antes que su marido podrá dejarlos a quien quisiere y su marido se compromete a entregarle. Testigos: Álvaro Rodríguez, Francisco Déniz y Juan Sánchez Niño, vecinos y estantes”. Firma: Juan Niño
- En el libro primero de bautismos de Las Palmas (L1- F91) localizamos el nacimiento de su hijo Juan Guerra Muñoz (2)  por quien seguirá la línea que hoy trazamos:
"En 26 de agosto de 1520 años bautizó Aparicio López a Juan, hijo de Juan Guerra y de su mujer Catalina Pérez, fueron sus padrinos Hernando Moro y su mujer."
Nota: La mujer de Hernando Moro en esa fecha es Isabel Rodríguez. Más tarde casará con Isabel González, la hermana de Juan Guerra Muñoz (1)
- Tenemos la sospecha por otra parte de que Juan Guerra Muñoz (1) pudo haber casado en segundas nupcias con Leonor de Ortega, nacida en Telde en 1512, hija de Pedro Hernández de Rociana y de Francisca Gutiérrez. De ese matrimonio nacieron al menos dos hijas: Isabel de Ortega en 1537 y Francisca de Ortega en 1543, ambas  bautizadas en Telde.

CONTINUIDAD DEL LINAJE
JUAN GUERRA MUÑOZ (2) Y JUANA DE BOLAÑOS
Juan Guerra Muñoz recibe en repartimiento en 1546 un solar en Santa Brígida cerca de la casa del capellán. Y en 1549 recibe tierras sobrantes en donde dicen Tasaute y Gamonal que son 4 fanegas colindantes con las suyas.
No teníamos muy claro inicialmente  si este Juan Guerra Muñoz era el padre o el hijo de mismo nombre. Creemos ahora, por las fechas, que es el hijo, dado que este, que fue bautizado en Las Palmas en 1520, acaba de cumplir en 1546 la mayoría de edad  (25 años) que le permitía aspirar una vez casado a la obtención de repartimientos. A pesar de estas dudas que nos planteamos,  tenemos la seguridad de poder descender en la escala genealógica con plenas garantías gracias al siguiente extracto localizado en la carpeta del Archivo Diocesano, y de paso nos enteramos de quiénes fueron los tres primeros patronos de la capellanía:
“Diego Álvarez, hijo de Leonel Álvarez e Isabel Hernández, obtuvo licencia del Provisor para administrar una capellanía y patronato que Isabel Guerra, mujer de Juan de Sanlúcar instituyó en Santa Brígida, cuya fundadora había nombrado por patrón de ella a Juan Guerra, padre de Juan Guerra Muñoz, suegro del testador”.
En dicha Carpeta  hemos encontrado además para nuestra tranquilidad el extracto de un documento que nos informa acerca de la descendencia habida del matrimonio entre Juan Guerra Muñoz y Juana Bolaños. Se sobreentiende que  su hija mayor, Ginebra de Palenzuela, nacida en torno a 1555, por quien sigue la línea, no requería de tutor por estar ya casada.
“Cristóbal de Vergara tutor de Juan Guerra, Ambrosio de la Mata y Francisca Bolaños, hijos de Juan Guerra y de Juana Bolaños, año de 1583.
En cuanto a la ascendencia de Juana Bolaños diremos que es la hija del doctor Álvaro de la Mata y de su esposa Ginebra de Palenzuela (1). De Ginebra, nacida en 1503, podemos señalar que es hija de Alonso Rodríguez de Palenzuela y Francisca de Mayorga y nieta por parte de padre del burgalés Alonso de Palenzuela y de su esposa Catalina Rodríguez. Por parte de su madre, Francisca de Mayorga, Juana es nieta del conquistador Juan de Mayorga que fuera alcalde de la Villa del Real Las Palmas y de su esposa Juana de Bolaños, la que le da su nombre.
Juana Bolaños dictó al parecer testamento, al cual no hemos podido acceder, el 28 de agosto de 1579 ante Diego Carvajal Guanarteme. Como ya se ha dicho los hijos de su segundo matrimonio con Juan Guerra Muñoz (2) fueron además de Ginebra de Palenzuela (2), Pedro Guerra, nacido en 1556,  Francisca Bolaños, Ambrosio de la Mata y Juan Guerra. Conviene precisar en este momento  que Juana Bolaños había casado en primeras nupcias con Alonso Espino con quien tuvo a Alonso Espino el mozo, nacido en 1547, a Francisco Espino y a Álvaro de la Mata (2).

ALGUNAS NOTAS SOBRE LOS APELLIDOS PALENZUELA Y DE LA MATA
Extractos de las actas del Cabildo de la Catedral de Canarias (1514-1791) realizados por el historiador Viera y Clavijo, libro publicado por la RSEAPGC en 2007
En 12 de junio de 1518
“El Cabildo recibió por su médico al bachiller Álvaro de la Mata para curar las personas de los beneficiados y sus familias con el salario de 30 arrobas de azúcar en cada un año en dos pagas y se le dio pandectas que había de cumplir entre cuyas obligaciones había la del número a visitar según la enfermedad, el examinar los medicamentos que se trajesen de la botica, asistir al sochantre y al pertiguero y se imponía la pena de perder la parte de la renta del prebendado a quien dejare de visitar siendo llamado”.
A 24 de diciembre de 1535 ante Cristóbal de San Clemente
“El doctor Álvaro de La Mata, medico vecino de Gran Canaria y Alonso de Palenzuela su suegro, como fiador, reconocen que deben a Francisco de Herrera, mercader, estante, 35 arrobas de azúcar blanco que le compró. Se obligan a pagar en San Juan en junio.
Se dice asimismo en otra nota que los padres del Doctor Álvaro de la Mata se encuentran en un libro de Genealogías en el Archivo Diocesano de las Palmas, documentación que no hemos podido localizar.
Encontrado en la carpeta del Archivo Diocesano:
“Ginebra de Palenzuela. Su testamento ante Lorenzo de Palenzuela en 10 de noviembre de 1574, casó con don Álvaro de la Mata, tuvo por hijos a Jerónima de la Mata mujer de Luis Inglés, Francisca Bolaños, Agustina de Palenzuela, Ambrosio de Palenzuela y Francisco de la Mata.
“Ginebra de Palenzuela es madre de Ambrosio de Palenzuela que casó con María de San Juan, hija de Francisco Hernandez Mentado y Catalina Gil según escritura de dote Andres de Rosales en 1594 oficio de Campos”
“Ginebra de Palenzuela, viuda de don Álvaro de la Mata dote a su hija Francisca de la Mata con Alonso de Zurita hijo de Bartolomé Martín de Zurita y de Luisa Vélez;  es hermana de Bernardino de Palenzuela, año  de 1561,  protocolada ante Martínez Domínguez por Don Diego Casabuena año de 1620 folio 131”

DUDAS ACERCA DE UN POSIBLE PRIMER MATRIMONIO DE JUAN GUERRA MUÑOZ (2) CON MARÍA DE LOS ÁNGELES BECERRIL
Tenemos constancia (Testamento de Antón Cerezo, obra de Julio Sánchez Rodríguez y Enrique Pérez Herrero) de que Antón Cerezo de Betancor, nieto de su homónimo e hijo  de Juan Perdomo de Betancor y de Francisca Cerezo, casó con Catalina Guerra, presunta nieta o bisnieta de nuestra Isabel Guerra y de Juan de Sanlúcar.  De confirmarse el entronque podrían ufanarse sus descendientes de provenir del linaje de Luisa de Betancor (Tenesso) la madre de Juan Perdomo de Betancor.
En la carpeta del Diocesano hemos encontrado algunas referencias a esta Catalina Guerra, la que fue esposa de Antón Cerezo de Betancor:
“Juana Becerril, mujer de Pedro Báez e hija de Alonso de Becerril y de María Jiménez deja una capellanía en Gáldar de una misa cada semana; nombra por patrono a María de los Ángeles, su hija y a Juan Guerra, su marido, y a sus descendientes y faltando estos a Gonzalo de Quintana y sus descendientes”. Folio 584.
“Juana Becerril donación a Antonio Cerezo el mozo, hijo de Juan Perdomo y de Francisca Cerezo, por haber casado con Catalina Guerra, hija de Juan Guerra y María de los Ángeles, hija esta de Juana Becerril y de Pedro Machado, su primer marido” F 356.
“Dote de Juan Guerra para casar con María de los Ángeles, hija de Pedro Fernández Machado y Juana Becerril” Folio 59 vto.
Comprobamos gracias a estos extractos, a pesar de no venir datados, que Antonio Cerezo el mozo, hijo de Francisca Cerezo y Juan Perdomo y nieto del genovés Antón Cerezo y de
Antón Cerezo por J. van Cleve
Juana Sánchez, casó con Catalina Guerra, hija de Juan Guerra y María de los Ángeles; que María de los Ángeles era hija a su vez de Juana Becerril y de su primer esposo Antonio Machado; y que Juana  era hija del conquistador de Gran Canaria Alonso de Becerril y de su esposa María Jiménez. Son por tanto cuatro las generaciones que separan por línea materna a Catalina Guerra de su bisabuela María Jiménez.
En cuanto a la ascendencia paterna de Catalina Guerra, también en cuatro generaciones, estimamos que Juan Guerra, su padre, el casado con Mª de los Ángeles,  podría ser  identificado como Juan Guerra Muñoz (II) quien pudo como su padre haber tenido dos matrimonios. El primero con Mª de los Ángeles Becerril en los años 40 del que nacería Catalina Guerra (y sus hermanos Leonor Guerra y Juan Guerra) y el segundo en los años 50 con la viuda Juana Bolaños. De estar en lo cierto, el citado matrimonio de Catalina Guerra con Antón Cerezo de Betancor habría tenido lugar en los años 60 o 70 del siglo XVI. Confirmaríamos de este modo que Catalina Guerra es bisnieta de Isabel Guerra
Sirva de comprobación en estas cuentas que Juana de Becerril consta como casada con su segundo marido el purgador Pedro Báez en un documento de marzo 1524 (escribanía de Guía y Gáldar) ante Alonso de San Clemente. Así pues su hija Mª de los Ángeles  habría nacido en los años 20 y su nieta Catalina Guerra en los 40 o 50. Hay que pensar por tanto que el matrimonio de María de los Ángeles con Juan Guerra pudo tener lugar antes de mediados de siglo. De conformarse esta hipótesis se habrían casado sobre 1554 dos viudos, Juan Guerra y Juana Bolaños.

GINEBRA DE PALENZUELA (2) Y DIEGO ÁLVAREZ
Mostramos a continuación una serie de  notas localizadas en la Carpeta del Diocesano referidas a este matrimonio:
-En primer lugar la carta de dote de Ginebra en 1571:
“Juan Muñoz Guerra, viudo de Juana Bolaños, y Pedro Guerra, su hijo, dote a Ginebra de Palenzuela,  su hija  y hermana (respectivamente), para casar con Diego Álvarez, hijo de Leonel Álvarez, y entró en esta dote 40 fanegas de tierra situadas en el Lomo de Espino que cupieron tres partes a los hijos de Alonso Espino, difunto, en la partición que se hizo entre los hijos de Espino el viejo y estas tres partes se dividieron en los hijos de Alonso que son Francisco Espino, Alonso Espino y Álvaro de la Mata, hermano de la Ginebra e hijos todos de Juana Bolaños, difunta, y le donaron sus partes a la contrayente ante  el presente escribano en abril de 1571”.
- En segundo lugar una comprobación de relaciones familiares obtenidas de un documento de 1580:
“Francisco de la Mata y Jerónima de la Mata son tíos de Ginebra. Cristóbal de Vergara es sobrino también de ellos y otra Ginebra de Palenzuela es abuela de la contrayente. Año de 1580 a 19 de julio Ante Lorenzo de Palenzuela”.
- En tercer lugar un extracto del primer testamento de Diego Álvarez de 1615
“Testamento de Diego Álvarez, vecino de Canaria, hijo de Leonel Álvarez y de Isabel Gutiérrez, declara por sus hermanos a Juan, Inés Álvarez, Jorge Alvarez. Declara que fue casado con Ginebra de Palenzuela, hija de Juan Muñoz Guerra y Juana Bolaños, vecinos de la Vega. Francisco de la Mata, Regidor, es tío de su mujer, Ambrosio de la Mata y doña Francisca de la Mata, hermanos de su mujer; Álvaro de la Mata, hijo de Juana Bolaños y esta Juana, hermana de Francisco Espino, en Indias; que falleció dicha Ginebra en el año 1596; tuvieron por hijos a Juana de Bolaños, mujer de Alonso Suarez, y la dotó ante Lope Galán en 1608 y a Leonel Álvarez y Juan Guerra y Lorenzo de Palenzuela. En 7 de Noviembre de 1615, ante Antón de Zerpa.
- Por último añadiremos un amplísimo extracto de nuestra factura del segundo testamento de Diego Álvarez dictado ante el escribano Salvador González en 1620 (AHPLP Legajo 2349):
“En el nombre de dios nuestro Señor y de la virgen nuestra señora a quien tengo por mi abogada e intercesora en todas sus cosas amén sepan cuantos esta carta de testamento e última voluntad vieren como yo Diego Álvarez vecino de esta isla morador de presente en la villa de Guía estando como estoy oprimido de una grave enfermedad en una cama y en mi buen juicio natural cual dios nuestro señor ha sido servido de lo dar...”.
Ítem declaro que yo soy hijo legítimo de Leonel Álvarez y de Isabel Hernández ya difuntos, vecinos de esta isla de Canaria, y después que fueron fallecidos se hizo partición entre mí y mis hermanos y me cupo al pie de tres mil doblas así lo declaro.
Ítem declaro que yo fui casado en haz de la santa madre iglesia con Ginebra de Palenzuela y al tiempo del casamiento me mandó Juan Muñoz Guerra y Pedro Guerra su hijo mil y doscientas doblas con la mitad de la hacienda de viña que tenía en la Vega y tierras de pan sembrar y con la mitad del Lomo que dicen de Espino y así mismo Francisco de la Mata Regidor que fue de esta isla me prometió con la dicha Ginebra de Palenzuela mi mujer trescientas doblas y la dicha mitad del lomo de Espino como parecerá por escritura ante Lorenzo de Palenzuela escribano que fue de esta isla el año de ochenta a que me refiero. Toda la cual dicha hacienda y dote como tengo declarado la tengo recibida de mi suegro y su hijo y del dicho Francisco de la Mata de que, si necesario es, hago carta de recibo en forma.
Ítem declaro que yo vendí todas las tierras que dicen del lomo del Espino en La Vega a Cosme González vecino del Pino Santo en doscientas y ochenta doblas por escritura ante Luis de Loreto, años de ochenta y siete hasta ochenta y nueve.
Ítem declaro que estando yo en la isla de Tenerife la dicha Ginebra de Palenzuela mi mujer compró a doña Francisca de Bolaños y a Ambrosio de la Mata, su hermano, las partes que tenían en la hacienda de la Vega con la casa de la morada de sus padres en precio de doscientas doblas y después que yo vine a esta isla las pagué para encaminar a los susodichos a las Indias de su Majestad donde están, las cuales dichas doscientas doblas pagué de mis bienes y dineros que traje de la isla de Tenerife que cobré de bienes que dejaron mis padres.
Ítem declaro que al tiempo que falleció la dicha mi mujer Ginebra de Palenzuela yo gasté en su entierro 35.368 mrs. como parece por mi libro por menudo en su cuenta.
Ítem declaro que de la hacienda que me dio mi suegro en plantar mucha parte y cercarla gasté muchos dineros de mi patrimonio.
Ítem declaro que después de haber fallecido la dicha mi mujer yo casé en haz de la santa madre iglesia a doña Juana de Bolaños nuestra hija habida en dicho matrimonio con Alonso Suárez Montedoca, hijo de Vicente de Montedoca vecino de la Vega y con ella le mandé en dote todo lo que tenía en la Vega, parral y (.....) y un buey y cascos de echar vino y otras cosas por escritura ante Lope Galán de Figueroa escribano de esta isla a que me refiero lo cual todo se lo tengo entregado.
Ítem declaro que durante el matrimonio entre mí y la dicha Ginebra de Palenzuela hubimos y procreamos por nuestros hijos legítimos y legítimo matrimonio a Leonel Álvarez, a doña Juana de Bolaños mujer del dicho Alonso Suárez, y a Juan Guerra, y a Lorenzo de Palenzuela que hoy viven y en la Vega está Leonel Álvarez y en la isla de Tenerife está Juan Guerra y en las Indias Lorenzo de Palenzuela. Declaro que los dichos mis hijos Leonel Álvarez y Juan Guerra y Lorenzo de Palenzuela no han llevado bienes ningunos ni de mi legítima ni de la de su madre que solamente ha llevado la dote declarada doña Juana de Bolaños con Alonso Suárez,  declárolo para descargo de mi conciencia.
Ítem ruego por amor de dios a Luis Barreto Quintana y al capitán Marcos Verde de Aguilar, regidor de esta isla, sean mis albaceas testamentarios y de mis bienes vendan así  en almoneda o fuera de ella cual más quisieren los que basten a pagar mi testamento y mandas en el contenidas asé el año del albaceazgo como fuera de él, que cual poder tengo tal lo doy a los susodichos y los hagan porque Dios depare quién por ellos otro tanto haga.
Y en el remanente de mis bienes derechos y acciones titulo voz y recurso dejo por mis universales herederos a los dichos Leonel Álvarez y Juan Guerra y Lorenzo de Palenzuela y a la dicha doña Juana de Bolaños con que la susodicha traiga a partición y colación los bienes que le di en dote con su marido Alonso Suárez y trayéndolos, entre y haya parte con sus hermanos, tanto unos como otros.
Ítem declaro que tengo por mis bienes en la casa de la Vega que fue de mi hermana María Álvarez, difunta, que ahora es de los hijos de Pedro del Castillo cuatro toneletes de a doce y trece barriles, mando se cobren.
Y revoco y anulo y doy por ningunos cualesquiera testamentos que haya fecho o codicilios antes de este, quiero que no valgan sino este que otorgo ante el presente escribano este quiero sea mi última voluntad que es fecho y otorgado en la villa de Guía en la morada del dicho Diego Álvarez hoy tres días del mes de mayo del año de 1620 el otorgante que doy fe conozco es el contenido lo firmó aquí de su nombre y fueron testigos presentes a leer y otorgar este testamento Luis Barreto Quintana, Gaspar Ramírez, Pascual Hernández, Hernando de Armas y Francisco de Fuensalida, vecinos de la villa de Guía. Diego Álvarez. Pasó ante mí Salvador González, escribano público.
- Añadiremos para completar la información que hemos localizado la carta de dote de su hija Juana Bolaños (3) a la que Diego hacía referencia en su testamento:
“Diego Álvarez, vecino de la Vega, Leonel Álvarez y Juan Guerra, sus hijos, carta de dote a Alonso Suárez, hijo de Vicente de Montesdeoca y de Antonia Suarez, para que case con Juana Bolaños hija de Diego Álvarez y de Ginebra de Palenzuela por ante Lope Galán en 26 de Septiembre de 1608.”

LEONEL ÁLVAREZ Y LEONOR MÁRQUEZ
En  este peldaño de la escala aportaremos como pruebas de entronque las siguientes:
- Partida de Matrimonio. Iglesia de Santa Mª de Guía, Libro 1, folio 198 vto. Año 1631
"En la villa de Guía en 30 días del mes de junio de 1631 años casé y velé a D. Leonel Suárez hijo legítimo de Diego Álvarez y doña Isabel de Montesdeoca vecinos del lugar de la Vega y doña Leonor Duarte habiendo hecho las tres amonestaciones, fueron testigos el Capitán Alonso de Guzmán, Francisco Carvajal y Salvador Jiménez”. El Br. Gaspar Ruiz Villar.
- Extracto del testamento de Leonel Álvarez  dictado en 24 de mayo de 1647 ante  Martín Suárez de Armas (Legajo 2360):
“Declara que es vecino de Guía y que fue casado en primeras nupcias con Catalina Rodríguez, hija de Ignacio Rodríguez y de María de la Cruz, con la que no tuvo descendencia. Declara que fue casado por segunda vez con Leonor Márquez que  al presente vive, hija de Juan Duarte y de María Lorenzo, con la que le dieron en dote lo que consta en la carta que pasó ante Salvador González, escribano de estas villas. Declara que tuvieron por hijos a Diego, Juan, Francisco, Ginebra y Juana. Nombra albaceas a Leonor Márquez, su mujer y a su hermano (de ella) Baltasar Lorenzo Duarte. Nombra por sus herederos universales a los dichos sus hijos Diego, Juan, Francisco, Ginebra y Juana a partes iguales.  La carta de testamento es hecha en la villa de Guía en 24 de mayo de 1647 en las casas del otorgante siendo testigos Francisco Melián, Sebastián Domínguez y Domingo Barrera y Francisco de León y Felipe la Torre. vecinos de esta isla.”
Fdo: Leonel Álvarez.    Paso ante mí, Martin Suárez de Armas, escribano público.

ESTEBANA GINEBRA DE PALENZUELA DUARTE Y ANDRÉS DE BETANCOR
- Aportamos como prueba de entronque un amplio extracto de la carta dotal de Leonor Márquez Duarte a Andrés de Betancor para casarse con su hija:
“En el nombre de Dios nuestro Señor Amén sepan cuantos esta carta de manda y promesa dotal vieren como yo Leonor Marques Duarte viuda de Leonel Álvarez mi marido y señor que Santa gloria haya,  vecina de la villa de Guía otorgo y conozco por esta presente carta y digo que por cuanto para honra y servicio de Dios nuestro Señor sea tratado y concertado casamiento en que haya de casar y case Andrés de Betancor Cabrera hijo legítimo de Lorente de Betancor y de doña Inés de Oliva, sus padres vecinos  de la Villa de Gáldar, con Estebana de Palenzuela mi hija legítima y del dicho mi marido y porque mediante la voluntad de Dios nuestro Señor el dicho matrimonio tiene efecto le mande en dote y casamiento, el dicho Andrés de Betancor Cabrera con la dicha Estebana de Palenzuela mi hija para ayuda y sustentar las cargas del matrimonio, los bienes siguientes:
Primeramente unas casas bajas terreras que yo tengo en esta villa notorias y conocidas con todo el sitio…la mitad del cercado de tierra de la ladera con media suerte de agua de la Vega de Gáldar que dicen de Las Parraqueras, una fanegada tierra en el lomo, una yunta de bueyes de labrar, una yegua de cercado, una saya nueva, un jubón y ropa de tafetán, una saya y un jubón nuevo, unas enaguas de chamelote de lana colorados y otras de batilla y jubón blanco y dos camisas de Ruan, una cama de campo, dos colchones, cuatro sábanas, seis almohadas, más dos sábanas de colgar que por todos son seis, una colcha blanca y rodapiés, un cobertor de color, cuatro sillas, un baúl nuevo en dorado, una arca de madera, seis servilletas, una tabla, un lebrillo de amasar, dos cedazos, una caldera, un harnero, una cuchara asador y otros trastes de cocina, un bufete de madera, dieciocho arillos de oro, un anillo de oro, dos mantas, una de seda y otro de anacoste, seis platos y seis escudillas dos toallas, una de algodón y otra de hilo, un tonel y una pipa, un tapete barteado, dos cahíces de pan, cuatro de trigo y dos de centeno, una novilla de un año… los cuales dichos bienes le daré y entregaré luego que sean casados y velados en haz de la Santa Madre Iglesia …
En la Villa de Guía a ocho de abril de mil 1657 años… siendo testigos presentes don Esteban de Sopranis y Gaspar de Betancor,  Pedro de Miranda Vizcaíno, vecinos de la villa y de Gáldar”.
Esteban Sopranis Fiesco      Martin Suárez de Armas, escribano publico
- Estebana de Palenzuela dictó dos testamentos, que sepamos, el primero a 14 de marzo de 1684 en Guía ante Cristóbal Suárez de Medina y el segundo que les extractamos  a continuación a 16 de diciembre de 1701 (legajo 2385) ante el mismo escribano:
Testamento de Estebana de Palenzuela
“Declara que es hija legítima de Leonel Álvarez y de Leonor Duarte vecinos de Guía Asimismo declara que es casada y velada  con el alférez Andrés de Betancor hijo de Lorente de Betancor y de doña Inés de Oliva y durante el matrimonio han tenido por hijos a Francisco de Betancor, a Luis de Betancor , a María de Betancor, a Inés de Betancor y a Silvestre de Betancor mis hijos y del dicho mi marido que hoy viven y asimismo tienen por hijo a Josephe de Betancor que es el más pequeño.
Ítem declara que lo que le dieron en dote y casamiento consta de la escritura dotal y  que
Portada antigua iglesia de Guía. FEDAC
durante el matrimonio compraron a su madre Leonor Duarte media fanega de tierra y otra fanegada y media de tierra que compraron a Juan Duarte su hermano para el entierro de mi madre por escritura ante el presente escribano. Ítem declara que compraron al Ldo don Juan Bautista Espino, canónigo que fue de la Iglesia Catedral una casa alta sobradada a tributo que es en la que viven… Ítem declara que cuando su hijo Francisco de Betancor sentó plaza en la leva dio su marido 500 reales en contado y dos vestidos  y su espada… Ítem declara que cuando se casó Luis de Betancor su hijo llevó un vestido y calzón y un arcabuz con sus frascos…
Nombra por albaceas al alférez Andrés de Betancor su marido y a los dichos sus hijos los mayores. Nombra por sus universales herederos a sus hijos y del dicho su marido que son Francisco, Luis, Silvestre, Josephe de Betancor y María e Inés de Betancor.
Otorgado  en 16 de diciembre de 1701 años y la otorgante  no firmó porque dijo que no sabía y a su ruego lo firmó un testigo estando presentes Juan de Torres, oficial de zapatero, Cristóbal Báez, hijo legítimo de Marcos Rodríguez Báez, José Morales, Bernardo Rivero y Esteban Correa vecinos de Guía”.
Fdo. Cristóbal Báez. Pasó ante mí, Cristóbal Suárez de Medina, escribano Publico.

LOS BETANCOR DE GUÍA
A los interesados en continuar el descenso por la escala hasta nuestros días les informamos que la documentación relativa a la continuidad del linaje partir del matrimonio guíense formado por Francisco de Betancor y Melchora de Barrios la pueden encontrar actualizada en el capítulo XVIII de nuestra publicación “Una ascendencia canaria de cinco siglos” (Cam-Pds 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly