sábado, 4 de julio de 2015

LOS MATHEO Y LOS CORONELES DE FUERTEVENTURA, ENDOGAMIA Y PODER

EUGENIO EGEA MOLINA


A. FUERTEVENTURA COMO CONTEXTO
Este escrito de genealogía tiene como marco la isla de Fuerteventura, la segunda en extensión del archipiélago, situada en el oriente, la más cercana al continente africano (97 kms.).
En el siglo XVII, en su visita el capitán general de las islas de la Gran Canaria Iñigo Brizuela, la describió así:
La Isla de Fuerte Ventura esta entre Canaria y Lançarote es de figura como lo enseña la planta, esta de Canaria diez y ocho leguas[i] y de Lançarote tres tiene de largo veynte y cinco leguas y de ancho por la parte donde esta la Villa (Sta. María de Betancuria) siete leguas. De la mar esta la Villa quatro situado en el contorno de lo poblado esta atravesada de levante a poniente las diez leguas, de ella una deessa, llamada (J)Andia[ii]
La ínsula fue de las primeras en conquistarse, con las huestes normandas de Jean de Bethencourt y Gadifer de La Salle, en 1405 estaba plenamente dominaba. Se fundó la capital, denominándose Sta. María de Betancuria (Bethencourt).
Antes de la llegada de los conquistadores se encontraba habitada por los majos, al igual que los de Lanzarote, indígenas provenientes de tribus bereberes del Norte de África. Recientemente el Dr. José Juan Jiménez González,  sitúa su origen en Libia, basándose en sus grabados rupestres alfabéticos y los podomorfos encontrados en ambas islas, utilizando un lenguaje líbico antiguo de Tripolitania[iii].
Las crónicas hablan de la existencia de dos reinos: desde lo que hoy es Betancuria hasta Corralejo, reino de Guise, y la península de Jandía, delimitada por una pared de piedra que iba de costa a costa, de la que era soberano Ayose.
La población de la isla antes de la llegada de los normandos había ido mermando su población pues eran capturados como esclavos y vendidos en Europa. Cuando llegó Bethencourt se hizo una gran cabalgada y los naturales que apresaron vivos se trasladaron a Lanzarote. 
Tras la toma de Fuerteventura, Jean de Bethencourt hace los primeros repartos  de tierras y casas entre los conquistadores y pobladores. Los indígenas que quedaron tuvieron que adoptar una nueva religión, cultura y estilo de vida completamente diferente a la suya.
Este territorio comienza a recibir desde temprano población esclava de otras islas y moriscos del continente.

miércoles, 1 de julio de 2015

II ENCUENTRO DE GENEALOGÍA GRAN CANARIA. PRIMER AVISO


Organiza:
Real Sociedad Económica del País de Gran Canaria (RSEAPGC)
 

Gestiona:
Genealogías Canarias
 

Colaboran:
Sociedad de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Canarias (SEGEHECA)
Centro de Estudios de Canarias "Marqués de Acialcázar.
Instuto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme.
Asociación Canaria de Genealogía e Historia Familiar.
 

Comité organizador:
Presidencia:
D. Tomás Van de Walle Sotomayor, marqués de Guisla-Ghiselin (RSEAPGC)
Secretaría:
Dña. Cristina López-Trejo Díaz
D. Eugenio Egea Molina
(Genealogías Canarias)
Vocalías:
D. Miguel Rodríguez Díaz de Quintana (Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme)
D. Juan Gómez-Pamo Guerra del Río (Centro de Estudios de Canarias "Marqués de Acialcázar")
D. Fernando Rossi Delgado (SEGEHECA)
D. José Luis Martel Curbelo (Asociación Canaria de Genealogía e Historia Familiar).



Fecha: 17, 18 y 19 noviembre 2015 (horario de tarde).
Lugar: sede de la RSEAPG. Las Palmas de Gran Canaria.

lunes, 8 de junio de 2015

LA HUELLA CANARIA EN VENEZUELA


BEATRIZ PESTANA OSUNA

Desde pequeña siempre tuve gran curiosidad e inquietud al escuchar las historias de mi abuelita acerca de las Islas Canarias, entre muchas otras anécdotas en referencia a
Grabado de la autora: Se tuvieron que marchar
nuestro origen y costumbres familiares. Cada sobremesa familiar se convertía en banquete al deleitarme con las historias de abuelita. No faltaron nunca el sabor del gofio isleño, ni la receta secreta de la abuela del famoso mojo canario, el cual te daban a probar...pero jamás daban la famosa receta secreta... Por supuesto no podían faltar el cafecito negro hecho en la greca acompañado del pan de canilla tostado con queso blanco... que nos acompañó muchos desayunos y tardes de merienda en las tertulias familiares…
Soy la tercera generación nacida en Venezuela por parte de mi padre. Mi abuela Carmen Perera Arrocha, madre de mi padre Carlos Rafael Pestana Perera, fue la primera generación nacida en Caracas, a comienzos del siglo XX.
Mis bisabuelos Martina Arrocha Lorenzo y Melchor Daniel Perera Rodríguez, ambos canarios… así como muchos de sus antepasados, originariamente emigrados de Portugal, Andalucía y Toledo a las Islas… desde entonces somos Isleños … por allí desde el siglo XV, XVI… y pare de contar...
Martina nació en Tias, Lanzarote, en el año 1875. Emigró a Venezuela a los cuatro años de edad, en 1879, en compañía de sus padres y hermana: Rufina Lorenzo Rodriguez, 1844 oriunda de la villa de Garafía, en La Palma, Juan Arrocha Martin, de Tias, Lanzarote, y Epifanía de tan solo cinco años de edad. La abuela Rufina estaba encinta esperando su tercer retoño. Sebastián vio la luz en Venezuela a los tres días de llegada la familia al Puerto de La Guaira. 
Partida de bautismo de Martina Arrocha
Melchor Daniel nació en el Puerto de la Cruz en Tenerife, por allá en el año 1871… emigró a Venezuela, cerca del año 1892, con unos primos.
El abuelo Melchor iba en realidad a Cuba a reunirse con su padre Daniel Perera González, quien habia dejado las islas unos pocos años antes… ambos escapando de la milicia española … el barco en el cual viajaba Melchor naufragó en tormenta y encalló en la costa venezolana… así decidió el quedarse en Venezuela ya que “el destino me trajo aquí”... Un par de años más tarde, ya estando Melchor establecido en Caracas, en la zona de La Candelaria, habitada por toda una comunidad canaria… Melchor y Martina unieron sus vidas en matrimonio en el año 1894. Ellos nacieron, casaron y murieron como canarios, aún estando en Venezuela el resto de sus vidas. Nunca renunciaron a su ciudadanía española... Hablaban de las Canarias con esa nostalgia…
Melchor Perera
La abuela Martina siempre compartía su último recuerdo vivo en la memoria de las Canarias… el abrazo de despedida de su tía quien les había acompañado a subir al barco en Tias, Lanzarote, antes de partir, y a quien nunca más volverían a ver…
Cómo era ese carácter canario que observé siempre con admiracion, curiosidad, respeto y hasta un poco de miedo, pues eran de carácter fuerte...especialmente cuando nos llamaban por los dos nombres... ...una combinación de melancolía con dulzura y alegrías… mujeres y hombres fuertes que tuvieron que enfrentar mucha adversidad en nuevas tierras… siempre tener esperanzas, mirar siempre adelante, por un mejor futuro… no mirar atrás… les envolvía un aire de misterio y secretos de un pasado en las islas del cual nunca quisieron hablar… solo entre bromas y risas… detrás de la cual tal vez se salían unas lágrimas... a la abuela se le escapaban anécdotas de ‘La Suprema’ era terrible… los Perera somos de los "cristianos nuevos", eso se sabe en la isla pero de eso no se habla aquí ni allá … en la isla había hambruna y sequía… tantos tuvieron que partir eran muchos… los barcos eran pequeños, de madera… crujían… no eran los cruceros de hoy día, tomaba a veces hasta cinco meses para llegar… venimos de gente muy trabajadora, honesta y humilde pero muy orgullosos de ser quienes somos, con gran personalidad, sentido de origen y unión familiar, orgullosos de ser “isleños,si alguien les preguntaba de donde provenían decían siempre “canarios” curiosamente no hablaban nunca de España … una que otra referencia se salía respecto a ‘la limpieza de sangre’ que exigía España ... al origen converso… las profesiones que les permitían eran solo las artesanales … abuela Carmen me contaba que no les permitían estudiar otras profesiones … tantas historias contaba mi abuela… todas estas historias que enriquecieron mi infancia sembraron esa semilla de la curiosidad, del querer saber, el desempolvar el pasado para entender y honrar la memoria de los nuestros… Abuelos … ¡benditos abuelos!
La familia de mi madre también tiene su memoria y huella canaria… por parte de los Vázquez, Paz, Delgado… eran de Santa Cruz de Tenerife… y por parte de los Oropeza y Viera de la Orotava, Tenerife… Don José Hernández de Oropeza, nacido en La Orotava, llegó a Venezuela  a finales de la época colonial. Hijo de Don Tomás Hernández de Oropeza y de Doña Catalina Viera de Mendoza Hurtado, ambos también de La Orotava. Don José Hernández de Oropeza casó, el 22 de mayo de 1725, con Doña Francisca Rosalía de Urrieta y de Silva, en Carora, Venezuela, cinco frutos nacieron de ese matrimonio del cual desciendo por líneas maternas.
Martina Arrocha con uno de sus hijos
De los recuerdos más hermosos de la abuela Martina el que ella siempre me daba un caramelito de fresa que sacaba del bolsillo de su delantal cuando ya la cansaba de tanto preguntar... ese recuerdo del presente dulce con la esperanza de un mejor porvenir…
Abuela Carmen siempre me pidió que visitara Canarias algún día ya que ellos no lo iban a poder hacer… de memoria me aprendí los nombres, guiada por ella, al terminar cada historia … recuerda: “Tenerife, papá Melchor; La Palma, abuela Rufina; Lanzarote, mamá Martina… en el resto van también los de tu mamá… La Gomera, Fuerteventura, El Hierro, Gran Canaria… a caray!  y hay una isla pequeña que le llaman La Graciosa!... Venezuela… esa se convirtió en nuestra octava isla...”
...Ese deseo de mis abuelas lo logré cumplir en el verano del ano 2011 cuando fui a las Canarias por primera vez… esperando no será la ultima…  gracias al primo Panchin González Perera, en donde me reuní con familiares de las abuelas por parte de los Perera y Arrocha que jamás dejaron las islas, quienes siempre se encargaron de enviarle a las abuelas en Venezuela, puntualmente cada año, en cajas de madera los turrones, el vino, el gofio, y los quesos de cabra deliciosos… preservando así aún más  nuestra memoria canaria… hasta la presente generación que llevamos siempre la huella canaria en la memoria…



sábado, 25 de abril de 2015

NUEVO LIBRO: UNA ASCENDENCIA CANARIA DE CINCO SIGLOS

Estimados lectores de este blog:
Desde diciembre pasado no he compartido con ustedes las pesquisas genealógicas a las que les tenía mensualmente acostumbrados. La razón no es otra que la de un necesario
alto en el camino para poner en orden y revisar los trabajos realizados en orden a su
publicación en un ensayo histórico-genealógico. En esa tarea de revisión me he entretenido durante un tiempo y creo sinceramente que ha valido la pena. Ustedes dirán. Les prometo en todo caso que voy a continuar en breve con la serie de investigaciones de historia familiar canaria, estando en condiciones de anticiparles que ahora mismo estoy enfrascado en la redacción de un artículo sobre los Guerra en la Gran Canaria del 1500 que prometo que va a dar que hablar.
Con el título de “Una ascendencia canaria de cinco siglos” la editorial Cam-Pds me publica esta semana la obra resumen en la que se recogen casi todos mis artículos y conferencias sobre genealogía e historia de Canarias realizados en estos últimos años con la imprescindible participación de Juan Ramón García Torres y otros colaboradores. Son trabajos que en una primera versión, ahora corregida, se han venido publicando en este y otros blogs amigos de la cultura canaria. El prólogo de la obra, que lleva por título “Una nueva ventana a la genealogía canaria” se lo debemos a Juan Gómez–Pamo Guerra del Río, bibliotecario de la Sociedad Científica El Museo Canario, mientras que la ilustración de portada, un acrílico titulado “La casa del olivo” se la debemos al artista canario Alberto Lacave.

sábado, 21 de marzo de 2015

ABUELOS PORTUGUESES. UNA ASCENDENCIA FAMILIAR EN CANARIAS, SIGLOS XV y XVI (y II)

EUGENIO EGEA MOLINA




NOTAS: 
Las letras en azul se corresponden con enlaces web, si es de tu interés puedes pulsar.
Entre paréntesis, el número en su interior, indica el orden de portugueses relacionados aquí (  ).
En cada nominación se indican las fuentes y/o bibliografía utilizada específicamente *. Al final del capítulo se detallan de forma general.


LEME
33. RUY (RODRIGO) LEME BARRIOS (BARROS)
Hidalgo portugués, natural de la isla de Madeira (circa 1499). Primeramente estuvo casado con Leonor Vieira, de la que hubo sucesión.
Hijo de Antonio Leme, natural de Lisboa (1465) y vecino de Madeira, oriundo de Flandes por su abuelo paterno Martín Lemes el mozo que tuvo vecindad en Madeira, y de Catalina Barros, natural y vecina de Madeira.
En Teguise (Lanzarote), a mediados de 1500, contrajo nupcias con MARÍA DE FRANCHI LUZARDO, hija del gobernador de Lanzarote y Fuerteventura, alcaide de la Torre de Sta. Cruz de la Mar Pequeña Diego Cabrera Solier el Bueno, hijo del conquistador y gobernador de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y el Hierro Alonso Cabrera Solier, natural de Córdoba, y de Catalina Dumpiérrez, descendiente del conquistador normando Robin Unpierre, ambos fundadores de la casa Cabrera o de los Coroneles en Canarias; y de Catalina Luzardo Franchi, hija del escribano público de Lanzarote y Fuerteventura Marcos Luzardo, y de Argenta Franchi, originarios de Génova.
Rodrigo Leme murió en Funchal, el 4 de noviembre de 1566; con posterioridad, en la misma localidad, su mujer María Franchi, el 3 de abril de 1591.
En nuestra ascendencia proseguimos con dos de sus hijas:
1. María Luzardo Leme, nacida en Lanzarote (aprox. 1545), casado con Enrique de Bethencurt, vecinos de Tabayesco. Sus padres fueron el conquistador de Gran Canaria y pregonero del Real de Las Palmas Juan Verde Sanabria, natural de Carmona (Córdoba), primero de su apellido en las islas, y María de Bethencourt, descendiente del conquistador Juan Pérez de Munguía (su padre) y los normandos Arriete Perdomo (Proudhome), Maciot Bethencourt que casó con la índigena de Lanzarote, Teguise.
De ellos, llega a nuestro abuelo materno.
2. Leonor Leme Cabrera, natural de Lanzarote (1550), casada en 1579 con el maestre de campo Juan Perdomo de Bethencourt, hijo de otro Juan Perdomo, descendiente de los normandos Perdomo y Bethencour, y de María Bilbao León (prima de su marido, hija extraconyugal de Luis León el valiente o el mozo y la morisca Juana Pérez Salmona (11).
Hasta alcanzar genealógicamente a nuestra abuela paterna, por ambos padres.
* AA: legajos Barrios, Bethencourt y Pedrosa. AHDC: Noticias e índices de testamentos fol 64. AHPLP: FFB legajo Westerling. FDEZ BETHENCOURT (1952) tomo II p 82, 83 y 690.


LÓPEZ (LOPES)
Patronímico derivado del nombre Lope.
34. BALTASAR LOPEZ
Natural de Azores, al igual que su mujer MARÍA DÍAZ, a poco de finalizar la conquista se establecieron en Icod (Tenerife).
Su hijo Francisco López fue esposo de Blanca Luis de Évora, hija del conquistador Juan de Évora, con importantes repartimientos en Icod, y de Leonor Yañez Moreno.
Siguen la línea descendente, hasta llegar a nuestra abuela paterna.
* FDEZ. BETHENCOURT tomo II p 309, tomo III p 644; SERRA RAFOLS; TABARES DE NAVA árbol 49,
50 y 54;

35. JUAN LOPEZ FEO (Joao Lopes Feio), el viejo
Portugués, establecido tempranamente en Telde (Gran Canaria), como labrador y mercader.
Desconocemos el nombre de su mujer.
Nuestra genealogía nos viene por dos hijas:
1. María López casada con Pedro de Burgos, hijo de otro Pedro de Burgos, conquistador de Gran Canaria, nombrado regidor del primer cabildo de la isla (1485-1505).
2. Felipa López Feo celebró matrimonio con el capitán Bartolomé de Tubillejas (circa 1508-1579), hombre de posición social y económica desahogada: alcalde real de Agüimes (1562-1569), mayordomo de su parroquia (1563) y propietario de tierras y esclavos; sabía escribir y hacer cuentas.
Llegan a nuestra abuela paterna, por padre y madre.
* ABREU y GALINDO. AHDC: Noticias genealógicas fol 264. CALLEJA RODRÍGUEZ, y VIERA ORTEGA. GARCÍA-CORREA, C. y RODRÍGUEZ DE CASTRO, R. p 64 y 95. RODRÍGUEZ DÍAZ DE QUINTANA (e); TABARES DE NAVA árbol 59. TARAJANO PÉREZ, p 182.

miércoles, 11 de marzo de 2015

FAMILIAS JUDÍAS EN EL SEÑORÍO DE AGÜIMES DURANTE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVI

RAFAEL RODRÍGUEZ DE CASTRO

Ponencia presentada en el I Encuentro de Genealogía Gran Canaria,
celebrado en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria,
celebrado los días 19-21 de noviembre de 2014. 

1. JUDAÍSMO Y SOCIEDAD Y POLÍTICA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XV
A. POLÍTICA ANTIJUDÍA EN LA ESPAÑA DE LOS REYES CATÓLICOS
En Granada a treinta y uno de marzo de 1492, se decretó por los Reyes Católicos, la
expulsión de todos los judíos y moros que todavía permanecieran en los reinos de su gobierno[1]. Y aunque este conjunto normativo no indica expresamente nada sobre la conversión sí lo hará otro de medidas más extremas de cinco de septiembre de 1499[2], dirigido a toda España y con penas de muerte a quien, descubierto como no bautizado todavía, no hiciera propósito de convertirse. Quedaba claro que quien no se adhiriera a la fe cristiana, la que desde entonces sería la única en dichos reinos, quedaba fuera del orden legal y, por tanto, de lo social, político, económico, etc. El contenido de esta norma estaría vigente a lo largo de todo el siglo XVI. Incluso se endureció en su segunda mitad con la Reforma de Lutero a raíz de la cual se llevaría a cabo una política más inquisitiva hacia todo lo que difería de la fe oficial y única de la Corona. Lo lógico a raíz de esto es pensar que una caracterización judía, por prohibida y, por eficacia política, habría desaparecido durante toda esta centuria. Ya no cabría hablar de judíos desde 1492 en los reinos de España. Ser súbdito en España era incompatible con ser judío.
De la lectura del título del presente trabajo se nos antojaría que éste versará sobre grupos clandestinos al margen de la legalidad, un entramado social paralelo al oficial. Judíos que permanecieron como tales a pesar de su supresión legal. Pero nada más lejos de esto.

B. SUPERVIVENCIA JUDÍA
Hagamos una aproximación al significado de judío en un contexto interno. El colectivo judío tenía y tiene una expresión, y una institución al mismo tiempo, que le permitía tener presente siempre lo que le era más característico y propio: Zikarón, la memoria. Nos lo recuerda un texto de la fuente más antigua judía, el libro de los Tehilim, más conocido entre el público cristiano hispanohablante como “de los Salmos”, concretamente el que se contiene en el número 137:

Junto a los canales de Babilonia, sentados     
                     llorábamos HACIENDO MEMORIA de Sión
De los sauces de sus orillas                           colgamos nuestras cítaras

Allí nuestros cautivadores, nos pedían cantar;
                     quienes nos oprimían, que nos alegráramos

“Cantadnos alguno de los cantos de Sión”
¿Cómo cantar en tierra extranjera los cantos del Señor?

Si no HAGO MEMORIA de ti, Jerusalén          
                     que se me paralice la mano derecha,
que se me pegue la lengua al paladar,  
                     si no HAGO MEMORIA de ti;
Si no pongo a Jerusalén como cumbre de mis alegrías