lunes, 19 de noviembre de 2018

FOTOS DEL V ENCUENTRO DE GENEALOGÍA GRAN CANARIA

MARTES 13 NOVIEMBRE 2018

ACTO DE PRESENTACIÓN
de izda. a dcha.: Juan Gómez-Pamo Guerra del Rio (Centro de Estudios Genealógicos Marqués de Acialcálzar) Cristina López-Trejo Díaz (Genealogías Canarias), Miguel Rodríguez Díaz de Quintana y Luis García-Correa Gómez (Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme), Tomás Van de Walle Sotomayor (Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canarias-RSEAPGC), Eugenio Egea Molina (Genealogías Canarias) y Moisés Raya Pérez (Sociedad de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Canarias SEGEHECA).

Mesa coloquio: El ADN DEL DNI. 
De izda. a dcha.; Cristina López-Trejo Díaz, Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, Javier Gil Pérez y Sebastián Quintana Galván (moderador).
Moisés Raya Pérez durante su intervención: Una insólita presencia china en Tenerife en el siglo XIX.
Luis García-Correa, Miguel Rodríguez, Cristina López-Trejo, Eugenio Egea, Javier Gil, Sebastián Quintana y Tomás Van de Walle.


MIÉRCOLES 14 NOVIEMBRE 2018
Eduardo Reguera Castellano en la exposición: Tras la huella de Roque Hidalgo López. Comerciante del siglo XIX.
Carmelo Pérez Rodríguez durante su conferencia: Archivos que salvan vidas.
Ponentes: Eduardo Reguera y Carmelo Pérez.


JUEVES 15 NOVIEMBRE 2018
Marcelo Rodríguez Fuertes, Tomás Van de Walle Sotomayor y Cristina López Díaz.
Marcelo Rodríguez habló sobre Los "afortunados" prisioneros franceses de La Palma.
F. Xavier Velasco Vázquez nos acercó a Ancestros, reliquias y genealogías. La construcción de memoria social entre los antiguos canarios.
Marcelo Rodríguez, F. Xavier Velasco y Cristina López-Trejo.
 Grupo de asistentes.



lunes, 5 de noviembre de 2018

CHACOPINO: UN LINAJE CORSO EN CANARIAS

FRANCISCO JAVIER MARTÍN PÉREZ

En la actualidad, existen en España 203 personas cuyo primer apellido es Chacopino, de las cuales, más de la mitad residen en la provincia de Alicante. Tras Alicante, la provincia en la cual se registra la mayor frecuencia para este apelativo es la de Las Palmas, donde, según los datos procedentes de la Estadística del Padrón Continuo, a fecha de primero de enero de 2017, estaban censadas 20 personas que lo llevan en primer lugar y 18 que lo portan en segundo.
En este trabajo se describe el devenir migratorio de este linaje, desde Córcega, de donde era originario, hasta llegar a Canarias en los años previos a la Guerra Civil Española, en el pasado siglo xx.
El primer protagonista de esta historia, y cabeza de esta estirpe viajera, fue Manuel Jacopino —o Chacopino, forma que con el tiempo habría de tomar este apellido—, nacido el 25 de diciembre del 1726 en la localidad norteña de Bastia, en la ya citada isla de Córcega (Martínez Morellá, 1970: 30). Aunque en la actualidad esta isla es una de las trece regiones que conforman la República de Francia, en la época en que nació nuestro protagonista la isla estaba bajo el dominio de la república de Génova. Manuel Jacopino debió emigrar muy joven a la isla de Tabarka, poco antes de que fuera arrebatada, en 1741, al reino de Cerdeña —al que estaba vinculada desde 1720[1]—, por el bey de Túnez.

viernes, 12 de octubre de 2018

lunes, 24 de septiembre de 2018

LOS DE ARMAS DE VALLE DE GUERRA


Juan Negrín de Armas, I Rey de Armas de las Islas Canarias, su descendencia desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XX (II).


 
Abreviaturas
C.s.: Con sucesión.
S.s.: Sin sucesión.

BREVE MARCO HISTÓRICO, GEOGRÁFICO Y SOCIAL
Valle de Guerra toma el nombre de su fundador D. Lope Fernández de la Guerra, que recibe estas tierras - en el año 1498 - de mano del Adelantado D. Alonso Fernández de Lugo, por su contribución en la conquista de Tenerife. Previamente, el Valle ya habría estado poblado por los guanches, que vivían en cuevas habitacionales situadas en las laderas de la costa. Sin embargo, este plácido rincón del noreste de la isla de Tenerife -
Valle Guerra, 1950. Fondo Vicente Pérez Melián
situado entre Tejina y Tacoronte - comenzará a repoblarse por personas proveniente de los pueblos aledaños y otros puntos de la isla, a partir del s. XVI.
Un ejemplo claro lo vemos en la familia de Armas, quiénes verán en esta localidad un lugar idóneo dónde establecerse, debido al clima benigno con temperaturas suaves durante todo el año, que ofrecen el abrigo de las montañas que lo rodean; y a las lluvias invernales que riegan las tierras fértiles propicias para la explotación agraria. Concretamente, nuestros protagonistas pudieron asentarse - en la primera mitad del s. XVII - en la zona denominada Las Toscas, que es un pequeño grupo poblacional situado no muy lejos de la costa y a poca distancia de la antigua ermita del Santo Nombre de Jesús y Nuestra Señora del Rosario. Por otra parte, la zona más alta del valle la formaban vastas extensiones de terreno agrario, salpicadas de las grandes haciendas de los propietarios absentistas, que poseían sus domicilios en la ciudad de La Laguna. Varios ejemplos serían las de las familias de los Guerra o Carta, que se dedicaban a la producción vinícola; y en cuyas manos tenían la mayor parte de los terrenos de cultivo de Valle de Guerra.
En cuanto a los aspectos sociales, los grandes propietarios y las familias como la de los de Armas podrían mostrar el modelo de cómo estaba organizada la sociedad de esos momentos. Por una parte nos encontramos una clase dominante, compuesta por los hacendados de origen noble y/o de alto rango militar; y por otro lado, la clase dependiente formada por pequeños propietarios, labradores, artesanos, jornaleros y medianeros, empleados en las grandes fincas.
Ante la deficiente situación económica vivida durante estos siglos, por parte de los grupo menos privilegiados, la emigración a Cuba ofreció una solución mucho más eficaz que la de permanecer en la isla. De esta forma, muchos hombres e incluso varios miembros varones de la misma familia partieron hacia la isla de Cuba, retornando en ocasiones con grandes sumas de dinero indiano que invertirían, progresivamente, en la compra de numerosas extensiones de terreno. Esto hizo, como veremos a continuación, que estos pequeños propietarios comenzaran a competir con las familias nobles establecidas con anterioridad. De esta manera, irá surgiendo poco a poco una nueva clase social, denominada burguesía agraria, que estará formada por estos nuevos vecinos acaudalados y terratenientes. Además, esta clase será la que también se vea involucrada en la organización política del pueblo, ostentando cargos como el de alcaldes pedáneos; o bien formando parte de las futuras Sociedades Agrarias. Un reflejo de esto, lo podemos encontrar en un extracto del diario escrito por el Ilmo. Sr. Vizconde de Buen Paso D. Juan Primo de la Guerra: “Salió electo alcalde del Valle de Guerra para el año próximo Domingo Afonso de Armas, vecino del Boquerón, medianero de la Hacienda de Carta...”.

sábado, 22 de septiembre de 2018

V ENCUENTRO DE GENEALOGÍA GRAN CANARIA

ORGANIZAN
Genealogías Canarias
Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria
COMITÉ ORGANIZADOR
Presidencia:
Tomás Van de Walle Sotomayor, marqués de Guisla-Ghiselin.
REAL SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS DE GRAN CANARIA.
Secretaría:
Cristina López-Trejo Díaz
Eugenio Egea Molina
GENEALOGÍAS CANARIAS
Vocalías:
Luis C. García-Correa Gómez
INSTITUTO CANARIO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS REY FERNANDO GUANARTEME
Juan R. Gómez-Pamo Guerra del Rio
CENTRO DE ESTUDIOS GENEALÓGICOS MARQUÉS DE ACIALCÁZAR.
Fernando D. Rossi Delgado
SOCIEDAD DE ESTUDIOS GENEALÓGICOS Y HERÁLDICOS DE CANARIAS.
Raúl Sánchez Molina
CENTRO DE ESTUDIOS AFRO-HISPÁNICOS. UNED.
Lugar de celebración:
Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria.
Plaza Real Sociedad Económica de Amigos del País.
Información:
La entrada será libre y gratuíta, hasta completar aforo.
Programa:
Martes, 13 de noviembre
18’30 Presentación e inauguración
18’45 Mesa coloquio: El ADN del DNI
Moderado por D. SEBASTIÁN QUINTANA GALVÁN.
Participan: D.MIGUEL RODRÍGUEZ DÍAZ DE QUINTANA, D. JAVIER GIL PÉREZ y Dña. CRISTINA LÓPEZ-TREJO DÍAZ.
19’45. D. MOISÉS RAYA PÉREZ
Una insólita presencia china en Tenerife en el siglo XIX
Miércoles, 14 de noviembre
18. D. EDUARDO REGUERA CASTELLANO
Tras la huella de Roque Hidalgo López. Comerciante del siglo XIX.
18,45 D. CARMELO PÉREZ RODRÍGUEZ
Archivos que salvan vidas
Jueves, 15 de noviembre
18’30 h. D. MARCELO RODRÍGUEZ FUERTES
Los “afortunados” prisioneros franceses de la isla de La Palma.
19’15 h. Dr. F. JAVIER VELASCO VÁZQUEZ
Ancestros, reliquias y genealogías. La construcción de memoria social entre los antiguos canarios.



miércoles, 29 de agosto de 2018

JUAN NEGRÍN DE ARMAS, I REY DE ARMAS DE LAS ISLAS CANARIAS. DESCENDENCIA HASTA EL S. XVII EN S. CRISTÓBAL DE LA LAGUNA Y TEGUESTE (I)

INOCENCIO M. DE ARMAS FIGUERAS
DIEGO PÉREZ GONZÁLEZ



La conquista de la isla de Tenerife (1494-1496) ha sido uno de los acontecimientos más relevantes dentro de la Historia de las Islas Canarias,  que muchos autores han dejado
reflejado en una amplísima bibliografía. El gran artífice de esta hazaña fue el ilustre Adelantado don Alonso Fernández de Lugo, que acompañado por sus huestes y hombres nobles pusieron a las islas bajo la custodia de la corona de Castilla. Otras personas
Escudo De Armas recreado por los autores
destacadas, como don Diego García de Herrera y doña Inés de Peraza, Señores de Fuerteventura, vienen a las islas acompañados por muchos sujetos de calidad, en 1444. Una de ellos fue don Juan Negrín, rey de armas -título otorgado por don Juan II Rey de Castilla- hombre de confianza de Herrera y Peraza, que se encuentra en orden preferente en la de sus  acompañantes, como recoge Fray Juan de Abreu Galindo en su Historia de las siete islas de Canaria.

Juan Negrín, como rey de armas, fue testigo en las tomas de posesión de las islas de Gran Canaria (Puerto de Las Isletas, 12 de agosto 1461) y de Tenerife (El Bufadero, 21 de julio 1464) llevadas a cabo por D. Diego García de Herrera. De ésta última existe un traslado oficial del acta notarial de 1708, de don Fernando de Párraga, depositado en el Archivo Histórico Provincial de Tenerife. En él se recoge el acto llevado a cabo por Juan Negrín, situado entre las líneas 15 y 17:“(…) è luego Juan Negrín, Rey de Armas, levanto el pendon, è dixo altas vozes tres vezes: Thenerife, Thenerife, Thenerife, por el Rey D. Enrique de Castilla y de Leon, y por el generoso Cavallero Diego de Herrera mi Señor  (...)”.

Acta del Bufadero

Toma de posesión de Tenerife por D. Diego García de Herrera y actos de homenaje vasallático de los menceyes de la isla. Año 1464. Copia del S. XVI. (recto)

Archivo Histórico Provincial de Tenerife. Protocolo notarial de D. Juan Antonio Sánchez de La Torre, núm. 1106, folio 54.

El  Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, nos ofrece esta definición de Rey de Armas:
1. Especialista en heráldica cuyo oficio consiste en conocer y ordenar los blasones y las genealogías de las familias nobles.
2. En las cortes medievales, oficial que tenía el cargo de transmitir mensajes de importancia, ordenar las grandes ceremonias y llevar los registros de la nobleza de la nación.
De estas acepciones se desprende que el oficio de rey de armas no tiene relación con armas de artillería, sino que tiene más que ver con las armas y armerías heráldicas. En el caso de Negrín, no sólo alzaba pendones por los reyes en actos de proclamación sino que también actuaba como intérprete/mediador (trujamán) entre los pobladores prehispánicos y los castellanos, ya que conocía la lengua de Tenerife, como se recoge en la línea 12 del Acta del Bufadero: 
“(…) e besaron las manos al sobredicho Señor Diego de Ferrera, obedeciéndolo por Señor; presentes los Truxumanes, que ende estavan, los quales eran Rey de Armas (Juan Negrín) que han nombre Lançarote, è Matheo Alfonso y otros muchos, que saben la lengua de la dicha isla de Thenerife (…)”.
El título de rey de armas de Juan Negrín fue heredado por vínculo y mayorazgo por su hijo y  su nieto, Juan de Armas, II Rey de Armas, y Juan de Armas, III Rey de Armas, respectivamente. Observemos que la descendencia de Juan Negrín opta por usar como apellido el oficio de su padre, usando de Armas en sustitución de Negrín. Solamente uno de sus hijos, Pedro Negrín, será quién continúe usando este apellido.
El historiador tinerfeño don Leopoldo de La Rosa Olivera, en El Siglo de la Conquista, menciona a Juan de Armas, III Rey de Armas -nieto de Juan Negrín- cuando hizo la proclamación y alzó pendones en La Laguna, por doña Juana I de Castilla, llamada “la Loca”. Su hijo, Luis de Armas y Sánchez, sacaba el pendón en las fiestas de San Cristóbal. Su otro hijo, Melchor de Armas y Sánchez también portaba el estandarte de la caballería.
Don José Antonio Cebríán Latasa, gran investigador que se zambulle en esos archivos históricos que custodian gran parte de nuestra historia canaria y que dieron como resultado su Ensayo para un Diccionario Biográfico de los Conquistadores de Canarias, nos apunta que: Juan de Armas “el Viejo” (II Rey de Armas) muere hacia 1500 siendo vecino de la isla de Fuerteventura -después de haber renunciado a la vecindad en Tenerife- donde deja a su viuda e hijos, que serán los troncos de los Armas tinerfeños.
El apellido de Armas, como hemos visto, tiene su origen en el título de rey de armas. La palabra "rey" fue desapareciendo gradualmente, quedando sólo de Armas, que también atravesó por una evolución que va desde dearmas o Darmas hasta su forma con apóstrofe D'Armas, que era como se reproducía por escrito su forma oral sin guardar una estricta norma ortográfica. Por economía del lenguaje, oral como escrito, también puede aparecer simplemente Armas. Con esto, en las próximas líneas desarrollaremos la genealogía de Juan Negrín desde su casamiento con doña María del Valle hasta el nacimiento de doña Gaspara de Armas (mitad del siglo XVII), que son antepasados directos de los autores. Pero antes, ¿Cuál es el estado de la cuestión sobre la procedencia de Negrín? Las teorías que suplen la falta de información exacta son variadas, aunque   según los datos que nos ofrece Cebrián Latasa, en su Ensayo para un Diccionario Biográfico de Conquistadores de Canarias: “se podría tratar de una persona nacida en la década de 1410, pudiendo ser hijo de algún francés de los primeros venidos a las islas...”. Recordemos que el normando Jean de Bethencourt en tres navíos con hasta doscientos hombres embarcaron hacia las islas, según apunta el historiador  Abreu Galindo en su Historia de la Conquista de las siete islas de Canaria; e incluso este autor nos presenta la lista de los hombres que lo acompañaron. En esa lista se encuentra Ybone de Armas: “a primeros de mayo año de 1400, llevando pilotos y marineros diestros (…) Vinieron en su compañía muchos caballeros mancebos, como fueron (…) Ybone de Armas”.

miércoles, 8 de agosto de 2018

MOLINA EN CANARIAS. PREDECESORES DEL LINAJE MOLINA QUESADA EN TENERIFE Y GRAN CANARIA

EUGENIO EGEA MOLINA  orcid.org/0000-0002-9433-6298 
CRISTINA LÓPEZ-TREJO DÍAZ orcid.org/0000-0003-4409-9260
FRANCISCO ALEMÁN GONZÁLEZ


1. INTRODUCCIÓN

Las presentes notas son fruto del hallazgo de nuevos datos encontrados a través de la continuación de las pesquisas genealógicas que van aumentando el conocimiento. En este caso, sobre la línea Molina Quesada que legó el apellido Molina a sus descendientes en Canarias desde su establecimiento hace más de cuatro siglos y medio, con unas dieciocho generaciones hasta la actualidad. De esta manera, hemos complementado con estas aportaciones algunos aspectos que completan anteriores escritos que hemos publicado; centrándonos en los precursores que han dejado su descendencia en Canarias, y particularmente en Tenerife y Gran Canaria, llenando algunas lagunas sobre Juan de Molina Quesada y su hijo Diego de Molina Quesada [1].

Y es que la genealogía, como área del conocimiento humano, se va desarrollando a la luz de nuevos hallazgos, verificando o desechando hipótesis, mediante la investigación que da objetividad y rigor científico. Siendo imprescindible la contrastación mediante la alusión a las fuentes utilizadas, es decir convertirse en público, contrastable y verificable. Aspecto que en la genealogía histórica carecía de importancia, y en la que prevalecían los criterios de autoridad y tradición; razones por las que aún nos quedan muchos mitos por desenterrar, porque si hay algo que consideramos es que la realidad es más enriquecedora y supera a la ficción.

En esta dirección, la revisión y la adición de datos disipan algunas sombras para resolver algunos interrogantes sobre el comienzo de esta familia en las islas. A partir de aquí, no hay que obviar la aparición de otras preguntas, un reto constante que engrandece la ciencia.

Volviendo a la familia Molina-Quesada en Canarias es destacada por Francisco Fernández de Bethencourt, nuestro genealogista universal y precursor de la genealogía moderna, del que en estos días, el 27 de julio, se cumplió 168 años de su nacimiento en Arrecife de Lanzarote, y que podría ser una fecha a institucionalizar y conmemorar anualmente como “Día de la Genealogía Canaria”-, en su magna obra Nobiliario y Blasón de Canarias, publicado en 1878, en su tomo II (p 191-250),y posteriormente en la ampliación y actualización del mismo por una Junta de Especialistas, aparecido como Nobiliario de Canarias, coordinada por el prof. Juan Régulo, en su tomo I editado en el año 1952 (p 545-606).

Úbeda
En ambas obras se refiere como una ilustre ascendencia, originaria del señorío Molina de Aragón (Guadalajara), cuyo primer Señor fue Manrique de Lara, de los condes de Castilla, cuya descendencia indistintamente tomó los apellidos Manrique de Lara y de Molina. Actualmente, el título del señorío de Molina está en posesión de la monarquía española. En época de la reconquista, uno de sus descendientes, Pedro González de Molina, sirvió al rey Fernando en la conquista de Úbeda y Baeza, constando en los heredamientos. Se trata de los Molina de Úbeda, de la que provienen los Molina Quesada estableciéndose en Canarias  dos de sus ramas:

- La de Molina Quesada fundada por Juan de Molina Quesada, de quién trataremos. En la que hasta ahora, únicamente se ha considerado su descendencia en Tenerife -de hecho, Fernández Bethencourt (1878) utiliza el título Casa Molina Quesada de Tenerife-  y de la que poco se ha mencionado la que su hijo Diego ha dejado en Gran Canaria.

Escudo Molina de Aragón
- La de los Marqueses de Villafuerte, por ser esta una de su descendencia, que partió del capitán Francisco de Molina, sobrino del nombrado Juan de Molina Quesada [2].

Para ilustrar la distribución actual de las personas apellidadas Molina, no todas con el mismo origen familiar, de acuerdo al padrón del INE de 2017, existen 244.885 personas apellidadas Molina, de las que 7.306 residen en Canarias, es decir un 2,9%. En las islas, son vecinos de la provincia de Las Palmas 4.130, un 56,5% de Canarias, y en la provincia de Sta. Cruz de Tenerife 3.176, lo representa el 43,5% [3].

Centrándonos en Gran Canaria, habitan mayoritariamente en la zona noroeste de las localidades de Guía y Gáldar, así como en Las Palmas de Gran Canaria pero con orígenes en la citada zona, descendientes de Diego de Molina Quesada.

A continuación dejamos unos retazos biográficos y genealógicos de Juan de Molina Quesada, pionero de su linaje en Canarias, y de uno de sus hijos, Diego de Molina Quesada que dejó su descendencia en Gran Canaria. Esto, acompañado de algunas de sus circunstancias, tiempo y espacio, de personas en su entorno familiar, económico y social, de forma personal e identificada con sus nombres propios, presentando novedosos datos que han podido extraerse de documentos y bibliografía


[1] Egea Molina, E. (2012a, 2012b, 2013a y 2013b).
[2] Fernández Bethencourt, F. (1878 y 1952).
[3] Instituto Nacional de Estadística: Padrón de 2017, publicado el 19 junio 2018 y visto 16 julio 2018.

Printfriendly