martes, 29 de julio de 2014

LOS BETHENCOURT EN EL VALLE DE ALMÁCIGA, TAGANANA (TENERIFE)

MILAGRO BETHENCOURT CRUZ


Almáciga- Taganana (Tenerife)
Después de recorrer un camino serpenteante que parte desde el pueblo de San Andrés, llegué a Almáciga, un pequeño caserío ubicado en la vertiente norte del macizo de Anaga, en el vi por primera vez la casa perteneciente a mi familia, era un vivienda tradicional, de planta rectangular de paredes blancas y puertas y ventanas de madera color verde, con un patio empedrado desde donde puede ver un hermoso paisaje, en primer plano un grupo de casas blancas, al fondo el mar, a lo lejos los roques de afuera y de tierra, y girando la mirada el valle de Almáciga, los roques de Anjua y el Roque Negro del Pijaral y un manto de nubes que cubría las montañas. Desde ese momento una pregunta recorría mi pensamiento ¿Cuándo llegarían mis primeros familiares a este lugar?. Años mas tarde comencé mi particular camino hacia el pasado para conocer los orígenes de la familia, metí en mi maleta mucho entusiasmo, igual cantidad de paciencia, muchas horas de lectura y sobre todo horas de charlas con familiares y amigos.

HICE MI PRIMERA PARADA: MI ABUELO GONZALO
Gonzalo Bethencourt Perdomo 
y Concepción de Castro Izquierdo
 
Gonzalo Bethencourt Perdomo, era la tercera generación en nacer en Almáciga, había nacido en el año de 1893 [1], siendo el primero de cuatro hermanos. Al igual que sus hermanos se dedica a la agricultura. Se casa en la iglesia Parroquial Matriz de Nuestra Señora de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife en el año de 1922 [2], con Concepción de Castro Izquierdo, nacida en Caracas de padres isleños, Rafael de Castro Molina y Juana Izquierdo de León.
Dada la situación social y económica que vive la isla decide emigrar a Venezuela donde ya tiene algunos familiares. Marchan con él su esposa Concepción sus hijos Antonia, Gonzalo, Adalberto y Juan (este último de forma irregular), llegando a la Guaira, residirán en Caracas y Puerto de la Cruz, estado Anzóategui donde morirá años mas tarde.Durante su vida se desplaza durantes varias ocasiones a visitar al resto de su familia residente en Tenerife.

SEGUNDA PARADA: EL BISABUELO DOMINGO
Domingo Bethencourt Izquierdo, al igual que su padre e hijo nace en las llamadas casas altas, Almáciga, en el año de 1869 [3]. Se casa con su prima Antonia Perdomo Izquierdo un 22 de febrero de 1892 [4] en la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves en Taganana. Padre de cuatro hijos: Gonzalo, Blasina, Antolin, y Francisco, de ellos la niña no llegaría a la edad adulta. De mi bisabuelo Domingo descubriría su habilidad para los negocios, su participación en varias ocasiones como jurado para los juicios en la vecindad de Taganana, la anécdota del robo de una cantidad de dinero y un reloj de plata, caso poco común para época. En el año de 1916 el ayuntamiento de Santa Cruz le nombra cartero para Almáciga con una paga de 100 pesetas anuales. Aparece censado por primera vez en el padrón municipal de Santa Cruz del año de 1885, viviendo con su abuela Francisca Izquierdo. Muere a los 59 años, el 15 de abril de 1928.

lunes, 28 de julio de 2014

LOS VIAJES DE TENESOR A LA CORTE DE LOS REYES CATÓLICOS (y II)


FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
Conferencia pronunciada en el Capítulo Extraordinario del Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme. Gáldar, 24 de julio de 2014.
SEGUNDA PARTE: CONJETURAS SOBRE OTROS VIAJES
El decenio 1485-1495 una vez enteramente pacificada la isla con la colaboración de Tenesor,
lo cual incluye en febrero de 1485 la deportación de un numeroso contingente de alzados, se caracteriza por la llegada continua de pobladores al Real de Las Palmas y a Telde y el reasentamiento en Gáldar de los nobles canarios que enlazan a sus hijas con los conquistadores castellanos en una entente plagada de tensiones, agravadas con las levas forzosas para hacer cabalgadas en La Palma y Tenerife en busca de esclavos y ganado.
Como vasallo del rey de Castilla, don Fernando de Guadarteme recibirá durante esa década ciertas llamadas para su incorporación, con su milicia indígena canaria, a diversas acciones de guerra de mayor entidad: contra el reino de Granada, al menos en la campaña del 87; contra la insurgencia gomera por la muerte de Hernán Peraza en el 88; y con toda certeza en los años 90 a las expediciones de conquista de La Palma y Tenerife.
Las quejas de los pobladores europeos por la relevante presencia de la nobleza indígena en el norte de la isla se saldarán con una cédula real de septiembre de 1491 que ordena que evacuen la isla los canarios que excedan de los cuarenta vecinos (con sus familias respectivas) que habían sido autorizados por el rey a permanecer en ella tras las capitulaciones de Córdoba de 1482. Las expediciones de Alonso Fernández de Lugo para ir a la conquista de La Palma y posteriormente de Tenerife serán la válvula de escape que evite que Fernando Guadarteme tenga que elegir entre los que pueden quedarse en su tierra y los que han de partir. En este convulso marco histórico se tienen indicios de algunos viajes de Tenesor a la Corte que pasamos a describir.

LOS VIAJES DE TENESOR A LA CORTE DE LOS REYES CATÓLICOS (I)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA

Conferencia pronunciada en el Capítulo Extraordinario del Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme. Gáldar, 24 de julio de 2014.

PRIMERA PARTE: CERTEZAS
Los dos viajes de Tenesor sobre los que tenemos plena certeza tuvieron lugar en 1482 y en 1483, postreros años de la guerra de Canaria, conflicto que se desarrolló, como sabemos, en
Retrato idealizado de Tenesor Semidan
dos períodos bien definidos por la diferente actitud de sus capitanes de guerra. Durante la primera fase (1478-1480) Juan Rejón establece el Real de Las Palmas después de ganar la batalla del Guiniguada y asegura la presencia castellana venciendo a los portugueses en el desembarco de Las Isletas aunque sufre algunas derrotas en sus correrías por el interior debido a la falta de bastimentos y a frecuentes disensiones entre los capitanes castellanos por la estrategia a seguir que culminan con el ajusticiamiento del primer gobernador Pedro de Algaba.
Durante la segunda fase (1480-1483) que es aquella en la que se encuadran los dos primeros viajes de Tenesor, Pedro de Vera con numerosos refuerzos y mando unificado (político y militar) reactiva la campaña con razias de destrucción en ambos reinos indígenas que parten desde el Real y también desde la Torre de Agaete después que esta se construyera en 1481 para abrir un segundo frente. Una de estas correrías supone la muerte en mala lid de Doramas que cambia el signo de los enfrentamientos. Es entonces que se manifiesta la debilidad de los guadartemes que tratan de pactar la rendición salvaguardando libertades y franquezas de los canarios al tiempo que denuncian la crueldad de los métodos de conquista. Primero fue el Guadarteme de Telde, Aymedeyacoán, acompañado de seis guayres, quien se presenta en 1481 en la corte de Calatayud, prestando vasallaje a los Reyes Católicos, aunque luego esta legación iba a ser secuestrada por orden de Pedro de Vera antes de su viaje de vuelta, quedando descabezado el reino. Más tarde en 1482 es Tenesor Semidán el Guadarteme de Canaria, una vez reunificados los dos reinos por muerte de Bentagao y cautiverio de Aymedeyacoán , con cuatro de sus guayres, quien se presenta en la Corte de Córdoba para sellar las paces en unas circunstancias forzadas que trataremos de desvelar en este estudio y que determinarán en un corto espacio de tiempo la rendición de la isla.

sábado, 26 de julio de 2014

LOS CARTAYAS EN CANARIAS (I)

CAMILO J. BARROCAL DÍAZ-FLORES

INTRODUCCIÓN
No consta que personas con el apellido Cartaya probaran su hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid, ello no descarta su nobleza ni que no se hiciera la probanza de hidalguía en
Castillo en Cartaya (Huelva)
otras Chancillerías u Órdenes Militares.
Se sabe que los Cartaya tuvieron su radicación en las Islas Canarias. (“Los Apellidos en Canarias”. Carlos Platero Fernández.)
Es probable que el apellido Cartaya provenga del topónimo que da nombre a la villa onubense de Cartaya, creada como plaza fuerte por don Pedro de Zúñiga, señor de Gibraleón, con la construcción de sus defensas en el primer cuarto del siglo XV, y es también por ese motivo lo más probable que Juan Cartaya, grancanario, recibiera el apellido del topónimo de la villa homónima de Cartaya, que en la actualidad pertenece a la provincia de Huelva.
Juan Cartaya, según consta en los documentos más antiguos encontrados, es el primero de todos los que ostentan el apellido Cartaya.
El investigador Cebrián Latasa recoge algunos datos obtenidos en el Archivo Municipal de La Laguna que aparecen en su obra monográfica sobre los conquistadores de Canarias en la que dice textualmente: "Cartaya, Juan de, grancanario, conquistador de la Palma y Tenerife. Vecino en Taoro, podría ser hermano de Alonso Díaz, conquistador. Como conquistador recibió tierras en Higa (Orotava), y el Realejo - Taoro-, Icod de los Trigos y Güímar. Murió antes de 1508. Se encuentra escasamente documentado, por razón de ser vecino de Taoro y debido a su pronta muerte, circunstancias que se encuadran en las pérdidas documentales, tanto parroquiales como de escribanías públicas. Casó con María de Cális. Hijos: Alonso Cartaya, casado con Juana Vizcaíno. Juan de Cartaya el Mozo, casado con Lucía Hernández y Ana de Cartaya, casada con Juan de las Casas (AMLL, Archivo Municipal de La Laguna).“
El apellido CARTAYA nació durante la conquista de Canarias y se le otorgó a los familiares, colaterales y descendientes del guayre Maninidra Semidán.

martes, 24 de junio de 2014

APELLIDO CASTRILLO (y IV)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN R. GARCÍA TORRES
TRES INFORMACIONES DE NOBLEZA DE LOS CASTRILLO
A.INFORMACIÓN DE LIMPIEZA DE FRANCISCO BETANCOR
(Ante el escribano Andrés Álvarez de Silva Legajo: 1951, año: 1663)
El Capitán don Francisco de Betancor Camacho, regidor de esta isla marido y conjunta persona de doña Margarita Castrillo, hermana legítima del Capitán don Juan Gómez Castrillo, familiar del Santo Oficio, digo que al derecho de los susodichos conviene ad perpetuam rei memoriam probar y averiguar de cómo son hijos legítimos de legítimo matrimonio del Alférez Andrés Gómez Castrillo familiar que fue de esta inquisición y de María Felipe Hidalgo y nietos por parte del dicho su padre de Francisco Castrillo; y bisnietos por esta línea paterna de Cristóbal Gómez Castrillo todos vecinos y naturales de la villa de Guía en esta isla. Y como los susodichos son legítimos descendientes de Juan Gómez Castrillo conquistador de esta isla el cual vino a ella en compañía del Capitán General Don Alonso Fernández de Lugo y por haberse casado el dicho Juan Gómez Castrillo en la dicha villa se quedó en ella, el cual era hombre noble, caballero hijodalgo notorio descendiente de la casa de Castrillo en el Reino de León y se sabe por público y notorio por las noticias que ha habido de padres a hijos todo lo cual constaba de los libros y protocolos antiguos en que estaban todos los orígenes y ascendencias de los conquistadores y pobladores que quemaron los enemigos cuando infestaron esta isla y por tal hombre noble fue habido y tenido y comúnmente reputado y lo fueron y han sido los dichos sus hijos, nietos, y
Río Porma en León
bisnietos y rebisnietos y todos los de esta línea y como tales hombres nobles hijosdalgo han tenido en la republica y dicha villa de Guía oficios honoríficos de alcaldes y diputados para el gobierno de la republica y como tales hijosdalgo han sido y son libres y exentos de contribuciones, pechos, sisas y alcabalas y han estado y están en esta quieta y pacífica posesión sin contradicción alguna = A vuestra merced pido y suplico mándeseme reciba información al tenor de este pedimento cometiéndola en la dicha villa de Guía donde son vecinos los testigos que de ello saben a personas de satisfacción y fecha se sirve de mandar que quedando en poder del presente escribano testimonio auténtico de ella se me dé original para presentarla a donde mis partes convenga interponiendo y me den una y otra su autoridad y decreto judicial y pido justicia y en lo necesario (......) por Francisco de Betancor.

viernes, 13 de junio de 2014

LOS CASTRILLO Y LOS DORAMAS (III)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA 
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES
NUEVA DISQUISICIÓN ACERCA DEL FUNDADOR
¿Y si Pedro Castrillo y Juan Castrillo fueran la misma persona? Nuestro apreciado documentalista Juan Ramón García Torres me plantea que es posible que se pueda haber dado una confusión entre las abreviaturas de Pedro (Pº) y Juan (Jº) por parte de los transcriptores de la partida de bautismo de 1514 en la que aparece el nombre de Juan. El documento del que extrajimos el dato es una copia del libro primero de Gáldar cuyo original se ha perdido.
Si así fuera, todo cuadraría en la dirección que defienden los genealogistas consultados ante los que me pliego. El nuevo contexto que proponemos sería el siguiente: el hidalgo leonés Pedro Gómez de Castrillo, casado con Leonor Hernández Márquez, habría llegado a la isla a fines del siglo XV huyendo de la inquisición en compañía de sus hijos mayores, los tres hermanos Gómez de Fregenal, nacidos antes de 1590. Pedro pudo tener con posterioridad un segundo matrimonio en Gáldar con mujer conversa, quizá una hija de Pedro de Lepe, el que ejerce de padrino en el nacimiento de Andrés en 1514, del que procederían el tal Andrés, Rodrigo Márquez y quizá Francisco Castrillo.

viernes, 6 de junio de 2014

APELLIDOS OJEDA Y CASTRILLO (II)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES 
APROXIMACIÓN AL ORIGEN DE LOS GÓMEZ CASTRILLO
Hemos de reconocer que al dar comienzo a este trabajo pensábamos que Juan Castrillo era el fundador de la estirpe en Gran Canaria a tenor de la información de limpieza de sangre que les transcribiremos en la tercera y última parte. Estas eran nuestras disquisiciones iniciales:
“1514 Bautizo de un hijo de Juan Castrillo e de su mujer, son convertidos, llamado Andrés. Padrinos: Pedro de Lepe e Luisa de Guzmán e la mujer de Miguel de Trejo”.
Este es el documento más antiguo al que habíamos tenido acceso (Libro primero de bautismos de Gáldar) acerca de los Castrillo. Como han podido leer se trata de la partida de bautismo de Andrés, un hijo de Juan Castrillo y de su mujer en la que constan como padrinos nada menos que la hija de Arminda Masequera (Luisa de Guzmán) y la mismísima Guayarmina (Margarita Fernández).
En dicho documento se precisa sin ningún margen de duda el carácter de conversos de ambos cónyuges y asimismo su condición de vecinos y no naturales, es decir que han nacido fuera de la isla. El nombre y procedencia de su esposa es para nosotros un enigma.