miércoles, 5 de diciembre de 2018

UN LUSTRO DE ENCUENTROS GENEALÓGICOS EN GRAN CANARIA


En 2013 Genealogías Canarias nos lanzamos  a organizar un encuentro anual de tres días para compartir investigaciones e información sobre genealogía y ciencias afines. A lo largo de estos cinco años hemos contado con biólogos genetistas, historiadores, archiveros, psicólogos, antropólogos, periodistas, arqueólogos, editores, genealogistas e investigadores. Treinta y una ponencias aglutinadoras de temas tan interesantes como el ADN o la huella de los antepasados en el ADN, las asociaciones pías, la población judía en el siglo XVI, los oficios, la toponimia, psicología y genealogía, identidades canarias que cruzan fronteras, personajes sociales y apellidos de Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma y Gran Canaria, asentamiento de los portugueses, Genealogía y Heráldica, prisioneros franceses en Gran Canaria y La Palma en el siglo XIX, perpetuación de la memoria social de los antiguos canarios durante más de cuarenta generaciones, etc., etc.
La genealogía es el pasado, presente y futuro de una persona que se une a otras por un vínculo familiar y que a lo largo del tiempo pierde dicha unión por falta de comunicación. Así, hoy en día los primos terceros apenas se conocen y estoy seguro que muchos de los que en un momento determinado trabajan juntos o tienen amistad, comparten muchas líneas familiares sin saberlo.
La genealogía en si no sería nada sin el complemento de otras ciencias como la historia, sociología, la antropología, la arqueología, la genética, la psicología, etc. Y eso es precisamente lo que intentamos en estos encuentros anuales, la aportación de distintos profesionales que den un enfoque multidisciplinar al proceso evolutivo de los antepasados de una persona.
Carmelo Pérez Rodríguez, cronista de S.B. Tirajana
Cuando nuestras investigaciones van enfocadas a la búsqueda de nuestros ancestros vamos  atravesando  distintas épocas donde las sociedades marcaban sus propias normas sociales y morales cambiando los intereses de las familias. Muchos de los grupos  sociales  hacían gala de sus patrimonios para lo que necesitaban buscar  nuevos signos de identidad que les diferenciara de los demás, signos que indudablemente solo encontrarían en la propiedad y no en la genealogía natural. Así los miembros de una familia casarían entre sí o firmarían consorcios maritales con otras familias más influyentes para subir en el escalafón social. En las familias sin propiedades o con escasos bienes la genealogía que nos encontramos no es de acumulación sino de supervivenciadescubriendo muchas migraciones hacia destinos que les proporcionaran una mejor vida. El conocimiento de lo que ocurría en esa época (plagas de langosta, nombramientos de regidores, etc.,) nos lleva a consultar otras ciencias para encontrar aquella información que la genealogía en sí no nos proporciona.
Las fuentes de documentación complementarias a los registros parroquiales como los protocolos notariales (testamentos, dotes, cartas de obligación, etc.) así como los expedientes de soltería, limpiezas de sangre, etc. Son imprescindibles en una investigación genealógica no solo por la cantidad de datos que aportan sobre la familia sino porque el escribano puede aludir a otros documentos que nos abre nuevas vías para el conocimiento de nuestros antepasados. Además nos va a ayudar a desenredar la compleja dificultad que tiene la genealogía descendente anterior al siglo XX que viene representada de manera caprichosa en un orden caótico de apellidos.
Los estudios de ADN nos van a ayudar a confirmar de manera científica las investigaciones que hemos realizado a través de los libros sacramentales teniendo
José Juan Pestana Brito, biólogo.
claro que el material genético heredado de nuestros padres se ha transmitido según ciertas reglas que incluyen imperfecciones en las réplicas, mutaciones que en definitiva se ha ido acumulando a lo largo de las generaciones y cuyas marcas han ido dejando constancia de nuestra procedencia.
Los canarios cuyos antepasados o parte de ellos, se remontan al período anterior a la conquista difícilmente podrán continuar su genealogía no solo por la irrupción de una nueva cultura ajena a la anterior que impone sus nombres y sus costumbres sino también por la carencia  de registros tal y como los entendemos hoy, sin embargo deseamos conocer cómo vivieron nuestros ancestros para lo cual la arqueología nos va a acercar cada día más a la memoria social que construyeron y que no tuvo continuidad en los descendientes actuales.
Xavi Velasco Velázquez recibiendo diploma de Eugenio Egea
Llevamos los canarios sangre de los distintos pueblos que en su día se instalaron en las Islas aportando distintas culturas y genes. Somos un pueblo formado por migrantes  y que con el tiempo hemos dado riendas a nuestros genes no teniendo miedo a emigrar a otros lugares por necesidad. La antropología nos va a ayudar a entender la integración y adaptación de nuestros antepasados recientes a las nuevas comunidades.
Hoy en día y gracias a la tecnología podemos llevar hasta aquellas personas interesadas, estén donde estén, toda la información que se trasmite dentro de una sala. A través de nuestro blog cada año convertimos en artículos cada una de las ponencias que los profesionales han traído a los Encuentros de Genealogía Gran Canaria. Somos conscientes del esfuerzo que han realizado preparando la ponencia, reorganizando el trabajo e incluso viajando para acudir a nuestra llamada. Ya estamos preparando el del próximo año y queremos compartirlo con todos porque sin ustedes nada de esto sería interesante. 
¡¡¡Muchas gracias!!!















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly