viernes, 3 de junio de 2016

APELLIDO SUÁREZ: CRISTÓBAL SUÁREZ CARREÑO E ISABEL LÓPEZ (y II)

LEONARDO ARENCIBIA RODRÍGUEZ
JUAN R. GARCÍA TORRES
FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA

(Y APUNTES SOBRE EL ORIGEN DEL APELLIDO NARANJO EN GC)
Como habíamos anticipado a los lectores, esa segunda parte del artículo estará dedicada a la descendencia de un hijo de Cristóbal Suárez e Isabel López llamado Antón Suárez Carreño cuyo entronque ha quedado bien acreditado en la primera; pero antes de acometer el descenso por la escala hagamos una pequeña reseña sobre la importancia del apellido Suárez  en el conjunto de España:
EL APELLIDO SUÁREZ EN ESPAÑA SEGÚN EL PADRON DE 2015
Según datos recientes del INE 120.000 ciudadanos españoles llevan el Suárez como primer apellido y otros tantos como segundo, siendo tan solo 3400 las personas que lo tienen como primer y segundo apellido. Del total que eso supone en toda España, unas 245.000 personas, la mayor concentración de Suárez se da en la provincia de Asturias, el probable lugar de origen, con unas 45.000 personas; seguida de Las Palmas con 44.000; A Coruña y Madrid con 20.000 cada una; Santa Cruz de Tenerife, Barcelona y Sevilla con aproximadamente 12.000 cada una; y Pontevedra y León con 7.000 cada una. En estas 10 provincias se concentran 180.000 personas que portan este apellido, casi el 75% del total.
Con estos datos el Suárez se coloca en el ranquin de los primeros apellidos españoles en el puesto nº 32, siendo García, González, Rodríguez, Fernández y López los que encabezan la clasificación. En la provincia de Las Palmas se sitúa sin embargo en un privilegiado puesto número 7 detrás de Rodríguez, Santana, González, Hernández, García y Pérez.  Estamos pues en disposición de decir que en esta isla de Gran Canaria  Suárez es un apellido muy común y que en la generalidad de los casos sus portadores actuales son descendientes por una u otra línea de los hermanos Cristóbal Suárez Carreño y Alonso Suárez de Albaida bien sea a través de sus esposas legítimas, Isabel López y María Guerra respectivamente, o bien a través de sus esclavas o mancebas.
Debemos destacar por otra parte que los datos señalados son coherentes con la historia de la familia judeoconversa Suárez Carreño, principal responsable, aunque no única por supuesto, de la difusión de este apellido en las islas. Desde sus orígenes altomedievales en el norte asturiano se propaga en la Plena Edad Media por Galicia y León, para luego extenderse en la Baja Edad Media por Andalucía y dar el salto posteriormente, a comienzos de la Edad Moderna, hacia Canarias y América.

CONTINUIDAD DEL LINAJE
ANTÓN SUÁREZ Y  FRANCISCA DE MOLINA:
Hijos de este matrimonio, según el exhaustivo estudio de Leonardo Arencibia, son:
a)  Catalina Suárez, casada con Luis Jiménez, quien, hijo de Luis Jiménez y María Francisca Rodríguez, fue bautizado el 1 de febrero de 1508.
b)  Alonso Suárez (por quien sigue la línea) quien casó en primeras nupcias con  Leonarda Ramírez, viuda de Francisco Pérez Cabrejas, hija de Juan Sánchez Negrín y Antonia Ramírez, y, en segundas nupcias, con Juana Navarro, viuda de Diego González e hija de Francisco Navarro y Francisca Núñez de Montesdeoca.
c)  Juana Suárez, bautizada en Las Palmas en 1520, casada con Alonso Romero.
d)    Francisca Suárez, bautizada en Las Palmas en 1524, casada con Alonso de Cisneros.
e)   Juan Tello, regidor que fue de Gran Canaria, nacido probablemente después de 1525, casado con Francisca Hernández Muñiz, hija de Juan Fernández del Ribero y de Ana Hernández Muñiz. Solo como curiosidad diremos ahora que una hija de este regidor casada en Telde en 1568 con Vicente López se llama Francisca de Molina, como su abuela.
PRECISIONES DE LEONARDO ARENCIBIA ACERCA DE JUAN TELLO
Al parecer hay varios genealogistas que afirman que Juan Tello es fruto de un segundo matrimonio de Antón Suárez Carreño con Leonor Tello antes de que esta se casara con su hermano Cristóbal Suárez Carreño, afirmación que no podemos en absoluto compartir por lo que estamos en la obligación de exponer nuestros argumentos:
En primer lugar diremos que en 1552 Antón Suárez Carreño dota a su sobrina Isabel Suárez, hija de Cristóbal Suárez Carreño, difunto, y de Leonor Tello. Añadiremos que el 24 de agosto de 1555 Juan Tello y su hermano Alonso Suárez, dan un poder a un tal Francisco de Herrera para que les represente en un posible pleito por la herencia de sus padres, Antón Suárez Carreño, fallecido en 1555, y Francisca de Molina, al igual que lo hará su hermana Catalina, todos ante el escribano Pedro de Escobar; y el 13 de septiembre del mismo año ante el mismo escribano junto a sus hermanos Alonso, Juana y Francisca, aceptan la herencia y desisten del pleito. Por último señalaremos que Catalina Suárez, posiblemente la primera hija de Antón y Francisca, en su testamento de 1558 ante Francisco Henríquez Melián, cita entre sus hermanos a Juan Tello y dice que hicieron escritura del reparto de la herencia de sus padres, Antón y Francisca, en 1556 ante Pedro de Escobar. Por todo lo dicho queda en nuestra opinión totalmente descartado un segundo matrimonio de Antón Suárez Carreño con Leonor Tello. La razón de que este hijo tome el apellido Tello, puede tener tiene una explicación más sencilla  y es que uno de los antepasados andaluces de los Suárez Carreño se llamó al parecer Catalina Téllez, en referencia, según cierta genealogía, a la esposa de Suer Fernández Carreño quienes son abuelos de los dos hermanos que se establecen en Gran Canaria, Alonso y Cristóbal.
Queremos destacar por otra parte, de entre los hijos habidos  por el regidor  Juan Tello y su esposa Francisca Hernández, a Antón Suárez Tello, casado con María de Orellana Osorio de Vergara con la que tiene numerosa descendencia y  del que nos consta en un memorial de Simancas del año 1586 que sus padres le hicieron donación en forma de patronazgo del tercio y remanente del quinto de todos sus bienes.
A este Antón Suárez Tello, al igual que le pasó a su primo Cristóbal Suárez Carreño (el hijo de Antonia Suárez y Alonso Sánchez), lo han confundido varios genealogistas también con su abuelo Antón Suárez Carreño, casado como ya hemos visto con Francisca Molina, y, aunque creemos que no es necesario repetir los mismos argumentos, baste observar las fechas de bautismo de sus hijos, además de que su mujer, María de Orellana Osorio, viuda, da poder a su hija Isabel Vergara Osorio, viuda de Luis Trujillo Osorio, en 1628, es decir, al menos 128 años después del probable nacimiento de Antón Suárez Carreño, el abuelo de su marido, el casado con Francisca Molina, matrimonio del que nos consta el bautismo en los años 20 del siglo XVI de algunas de sus hijas, como ya ha quedado indicado.

CONTINUIDAD DEL LINAJE
ALONSO SUÁREZ CARREÑO Y LEONARDA RAMÍREZ
Acerca de estos dos personajes de nuestra historia familiar tenemos noticias de alguna  de sus apariciones ante los escribanos Luis Fernández Rasco y Alonso Hernández que nos hablan de la viudedad de Leonarda hacia mediados de siglo y de graves problemas en el convenio de su posterior segundo matrimonio con Alonso Suárez así como de la existencia de algunos impagados del citado Alonso, su segundo marido:
A 8 de enero de 1552 ante LFR
“Poder general que Leonarda Ramírez, mujer que fue de Francisco de Cabrejas, vecino, difunto, da al señor Pedro Negrín, escribano público de Fuerteventura ausente para que cobre de Bastián Negrín  vº de Fuerteventura toda la renta que le debe de unas tierras y ganados que ella tenía arrendados a Catalina de Saavedra…”
A 17 de diciembre de 1557 ante AH
“Poder especial que Leonarda Ramírez, viuda, vecina, da a Pedro Jerez de Godoy, estante en Sevilla, a Diego Jerez de Évora, hijo de Martín de Évora, y a Diego de jerez para que presenten en Sevilla una carta y provisión requisitoria del doctor Mejía, gobernador de Gran Canaria, extendida a su ruego, contra Alonso Suárez, vecino, en razón de que se arraigue de fianzas en el pleito matrimonial habido entre ellos” Testigos: Jerónimo de Valdés, Alonso de  Morales y Gaspar López. Por no saber, firma Gaspar López.
A 31 de noviembre de 1558 ante AH
“Poder general que Isabel (sic) Ramírez, mujer de Alonso Suárez, otorga a Bartolomé Suárez, mayordomo del conde de Gelves. Otrosí especial para que presente en grado de apelación ante el Obispo de Sevilla y ante su Provisor y Tribunal Arzobispal ciertos autos y determinaciones del licenciado Avalos, vicario de Gran Canaria, tocantes al matrimonio entre la otorgante y su marido y otros asuntos referentes a la causa pronunciada en su perjuicio”. Testigos: Pedro Jiménez Casasola, Cristóbal Ramírez y Salvador Pérez, vecinos. Firma Pedro Jiménez por no saber
En 18 de abril de 1560 Alonso Suárez es citado como deudor en el testamento de un tal Melchor Martín, esposo de María Perera, quien declara que este le debe 9 doblas que le prestó sin contrato ni albalá para pagar el tributo de un caballo que fue de Juan de Civerio y además le debe el salario de casi dos años a razón de dos doblas y media mensuales por servirle en coger todo el diezmo de corderos, queso, miel y lana, menos dobla y media que recibió a cuenta, y lo que valiere por haberle ayudado a coger en la Vega las arvejas y el agosto y entregarle el producto de su venta por lo que recibió un buey, medio cahíz de trigo y una capa de luto bien traída; manda que se saque la cuenta y lo que resultare a su favor se entregue a sus herederos.
COMENTARIOS
-El primer marido de Leonarda es un Cabrejas, es decir, un descendiente de la saga del conquistador Francisco de Cabrejas y de su esposa indígena, Catalina Guadarteme, hija del Guayre Autindana y nieta del guadarteme Aymedeyacoán. Creemos que Francisco es el niño nacido en Las Palmas en 16 de agosto de 1505, hijo de Francisco de Cabrejas y Catalina de Cabrejas (sic) por lo que habría fallecido antes de los 50 años.
-Consta en Cebrián Latasa que este matrimonio tuvo al menos cinco hijos por lo que
Busto de Aymedeyacoán en Calatayud
hemos de deducir que Leonarda contaba con más de 30 años cuando enviudó de su primer marido. Opinamos por otra parte que sus esponsales alrededor de 1554 con Alonso Suárez  constituyen un matrimonio de conveniencia puesto que su segundo marido vive rodeado de deudas. No sabemos cuál fue el motivo de desencuentro ante la justicia en el momento del casamiento pero lo cierto es que el matrimonio fue consumado pues una hija de ambos, nuestra ascendiente Antonia Suárez, llegó al mundo en 1555.
-Alonso, como ya se ha dicho, casará posteriormente en segundas nupcias con la también viuda Juana Navarro, hija de Francisco Navarro y Francisca Núñez de Montesdeoca. En 1588 Juana, como viuda de Diego González otorga carta de dote para casar a una de sus hijas, lo cual parece querer decirnos que su nuevo matrimonio fue muy tardío.

ANTONIA SUÁREZ CARREÑO Y VICENTE DE MONTESDEOCA
INFORMACIÓN DE LIMPIEZA DE SANGRE DE VICENTE MONTESDEOCA Y ANTONIA SUÁREZ
“Certifico que en el Tribunal de la Inquisición que hubo en estas provincias se hicieron informaciones de la naturaleza, legitimidad y limpieza de la sangre de Vicente  Montesdeoca y Antonia Suárez su mujer, y en ellas consta la genealogía del tenor siguiente:
Padres del dicho: Juan de Montesdeoca natural de esta Ciudad de Canaria  y  vecino de La Vega, y María Lorenzo natural y vecina de La Vega.
Abuelos paternos: Vicente de Montedeoca natural de España, no sabe de qué parte vino porque  ha mucho tiempo que fue vecino de esta Ciudad; y Juana Hernández, su mujer, natural de España, no sabe de qué parte vino.
Abuelos maternos: Isabel de Talavera natural de estas islas no sabe de qué lugar de ellas, fue vecina de La Vega. Domingo Hernández natural de Portugal en la ciudad de Évora y vecino que fue en el dicho lugar de La Vega.
Padres de la dicha Antonia Suárez: Alonso Suárez Carreño, vecino de La Vega y natural de ella, y Leonarda Ramírez, natural de Terore, su mujer.
Abuelos paternos: Antón Suárez no sabe de dónde es natural aunque oyó decir que era de España y que fue vecino de La Vega. Francisca Molina, natural a lo que entiende de La Vega.
Abuelos maternos: Juan Sánchez Negrín, natural de Fuerteventura y vecino de Terore. Antonia Ramírez, natural de Terore y vecina a lo que oyó decir,
Y practicadas las referidas informaciones en los lugares de sus respectivas naturalezas según escrito de dicho tribunal, y vistos por el Sr Inquisidor Don Pedro Hurtado de Gaviria las aprobó y dio por bastantes para que los nominados Vicente Montesdeoca y Antonia Suárez fueren familiares  de dicho establecimiento. Según que todo consta de las mencionadas informaciones cuyos originales quedan en el Archivo de dicho Tribunal a que me refiero, en fe de lo cual doy la presente en virtud de decreto inserto en la Ciudad de Gran Canaria a 5 de julio de 1826”.  Pedro de Retolaza Secretario
EXTRACTO DEL TESTAMENTO DE VICENTE DE MONTESDEOCA ANTE  SEBASTIÁN SAAVEDRA  LEGAJO 998  FOLIO 83 FECHA: 2 de Junio de 1623     
“Y cumplido y pagado este mi testamento y mandas en él contenidas (...) y nombro por mis legítimos herederos  en todos mis bienes a (...roto...) Montesdoca, a doña Isabel de Montesdoca, Juan Montesdoca y Alonso de Montesdoca Suárez y Luis de Montesdoca mis hijos legítimos y de la dicha Antona Suárez mi legítima mujer  para que como tales mis herederos hayan y hereden los dichos mis bienes por iguales partes…”
Vicente casó en segundas nupcias con Catalina Rivero pero no tuvo con ella sucesión. Así pues los hijos citados son todos de su primer matrimonio con Antonia Suárez. Observemos sin embargo que por rotura del documento nos falta por identificar a un hijo de estos. Desconocemos por otra parte si Luis de Montesdeoca tuvo o no descendencia. De los dos restantes tenemos algunas certezas: Isabel casó con Juan Guerra Palenzuela, hija de Diego Álvarez y Ginebra de Palenzuela, con sucesión; y  Alonso de Montesdeoca casó con Juana Bolaños, la hermana de su cuñado Juan Guerra, igualmente con sucesión.
NUEVAS DE ÚLTIMA HORA
Un correo de última hora de nuestro extraordinario colaborador, Leonardo Arencibia, cuando este artículo estaba listo para publicación, nos aporta esta valiosa información: “Antonia Suárez Carreño (o Tello) se bautizó en El Sagrario el 18 de febrero de 1555 y se casó en La Vega con Vicente de Montesdeoca en 1578. En ese mismo año había sido dotada para casarse por el canónigo Gregorio Trujillo, hijo de García de Osorio e Isabel de Vergara. Esto está fuera de toda duda: lo vi en un legajo en el AHP aunque no apunté el escribano ni el motivo por el cual el canónigo la dotaba y, aunque lo he vuelto a buscar para precisar fecha y motivo, no me ha sido posible encontrarlo porque muchos legajos están ahora retirados”. Su palabra evidentemente nos basta.
Nos aporta además Leonardo Arencibia que Vicente y Antonia tuvieron al menos nueve hijos de los cuales llegaron a la edad adulta los siguientes:
-Alonso, bautizado en El Sagrario en 1581 que es el que casa con Juana Bolaños.
-Isabel, bautizada en El Sagrario en 1583 y casada con Juan Guerra Palenzuela.
-Luis, cuyo bautismo no aparece, casado en 1616 con Isabel Quintana en Teror, hija de Salvador Quintana y Juan Rivero, con sucesión.
-María, bautizada en 1595 en La Vega de quien desconocemos las circunstancias pero que debe ser la hija cuyo nombre aparece roto en el testamento de su padre.
-Juan, bautizado en El Sagrario en 1596, por quien seguirá la línea.
-Y antes que este hubo otros tres Juanes que debieron morir en la infancia y también una Antonia.

EL ENIGMA DE LA DOTE DE ANTONIA SUÁREZ
Interesado en el enigma que plantea Leonardo acerca del misterioso canónigo que otorga la dote a Antonia Suárez para casarse con Vicente de Montesdeoca hemos podido averiguar  que Gregorio Trujillo, el donante, es hermano de Martín de Osorio, primer marido de Ana Suárez Tello, nacida en 1570 en Las Palmas, hija de Juan Suárez Tello y Francisca Hernández. Es decir que la tal Ana y Antonia son primas hermanas.
Ocurre además que el canónigo y su hermano son  hijos de García de Osorio e Isabel de Vergara. Si revisan los lectores la primera parte de este trabajo podrán comprobar que García de Osorio es  hijo de Gregorio Trujillo, de ahí el nombre y apellido de su nieto, y de Francisca Osorio; y que  Isabel de Vergara es una hija de Cristóbal de Vergara y Catalina Suárez y que esta Catalina Suárez es hermana  de Antón Suárez el casado con Francisca Molina, abuelos de Antonia Suárez. Tienen ambos por tanto, donante y donataria, como ascendientes comunes a sus bisabuelos Cristóbal Suárez Carreño e Isabel López. Todo queda en familia.
Tengamos en cuenta, en todo caso, siguiendo a Pedro Carmelo Quintana Andrés y su trabajo El cabildo Catedral de Canarias y sus prebendados (1483-1820), que las canonjías solían ser adquiridas por parte de determinados grupos familiares detentadores del poder local, aun cuando los candidatos no contasen con preparación suficiente, y que los ingresos obtenidos solían ser redistribuidos entre los familiares a través de distintas fórmulas entre otras la dote de las mujeres casaderas.
“En 1592 un informe del obispo Suárez de Figueroa indica que de los treinta capitulares dos son sabían nada y tres no conocían el latín siendo uno de ellos Gregorio Trujillo promovido a canónigo con solo 16 años…”
JUAN DE MONTESDEOCA SUÁREZ Y JACOBINA DE TROYA ARENCIBIA
Juan Montesdeoca y su hermano Luis fueron designados los albaceas testamentarios de su padre. Señalaremos a continuación algunas menciones expresas a Juan en dicho testamento:
- “Ítem declaro que al tiempo que se fue de esta isla Juan de Montedoca mi hijo legítimo para las Indias de Su Majestad le di y llevó 2.438  reales en vinos y otras cosas de que se valió y aprovechó, declarolo así para que se sepa y se le cuente en lo que él herede…”
- “Ítem quiero y es mi voluntad  el dejar como por la presente le dejo al dicho Juan de Montedoca mi hijo un esclavito mulato llamado Salvador  hijo de Juana mi esclava que será de edad de un año el cual le dejo por el amor que le tengo para que no entre en cuenta de su legítima...”
-“Ítem quiero y es mi voluntad dejarle a Juan de Montedoca mi hijo legítimo un esclavo negro llamado Antón para que sea suyo el cual lo haya y lleve en cuenta de su legitima en 150 doblas”.
- “A dicho Juan Montedoca le dejo y señalo en las tierras que tengo en el llano de Autiaca un pedazo en que podrá haber 14 o 15 fanegadas de tierras que se las dejo y  señalo a precio de 18 doblas por fanegada, digo a 20 doblas”.
-“Ítem dejo y señalo al dicho Juan de Montedoca mi hijo otro pedazo de tierra que lindan con las que dejo a Luis su hermano (en la hoya del molinillo)… que serán 4 fanegadas en precio de 20 doblas cada una…”
Mostramos a continuación la partida de su matrimonio:
Iglesia Nuestra Señora del Pino, Teror, Libro 1 - Folio 24 Vto - Año 1625
"En 24 días del mes de junio de 1625 años casé a Juan de Montesdeoca, hijo de Vicente Montesdeoca y Antonia Suárez, vecinos de La Vega, y doña Jacomina, hija de Juan de Troya Galdona y de María Traviesa, vecinos de este lugar; fueron padrinos Serafín de Arencibia y doña Melchora de Arencibia, testigos Juan de Quintana, Andrés Ortega, Baltasar González y no hubo impedimento alguno en fe de lo cual lo firmé de mi nombre, ya están velados”.  El Br. Morales Párraga.
Ascendencia de Jacomina de Troya en cuatro generaciones:
ISABEL MONTESDEOCA ARENCIBIA Y DIEGO NARANJO
Partida de Matrimonio Iglesia de Santa Brígida (La Vega), Libro 2 - Folio 46 Vto - Año 1655
"En el lugar de la Vega en 17 días del mes de septiembre, año de 1655, Yo el Bachiller Matheo Lorenzo teniente de Cura del dicho lugar Casé in facie ecclesiae a Diego Naranjo, viudo, vecino de este lugar y doña Isabel de Montesdeoca, hija legítima de Juan de Montesdeoca y doña Jacomina de Arencibia, vecinos de este lugar … siendo testigos el Capitán Juan de Quintana y Blas de Quintana familiar del Santo Oficio y otros muchos vecinos de este lugar y lo firmé”. El Bachiller Matheo.
En el cuadro anterior damos la ascendencia de Diego Naranjo en tantas generaciones como nos ha sido posible documentar.
Copiamos a continuación íntegramente la partida de defunción de Diego Naranjo porque es un valioso documento que nos informa de su vecindad en el puerto de Las Galgas y de la amplia descendencia que tuvo de sus dos matrimonios.
Iglesia de Santa Brígida (La Vega), Libro 1 - Folio 75 Vto - Año 1681
"En 15 de febrero de 1681 murió Diego Naranjo, Ministro del Santo Oficio de la Inquisición de estas islas, vecino del puerto de las Galgas jurisdicción de este lugar de la Vega otorgo su memoria de testamento ante testigos en 9 de dicho mes de febrero de dicho año, debajo de cuya voluntad murió, enterrose en esta parroquial de Santa Brígida de este dicho lugar en sepultura de la Iglesia en la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, limosna de treinta reales, mandose le hiciesen los tres oficios acostumbrados el cuerpo presente, cabo de nueve días y cabo de año los cuales se hicieron por mi Luis Fernández de Vega Cura de este dicho lugar, mas doce le dijeron por su alma, veinte misas rezadas a ciertas devociones las cuales se apuntan en este libro y se hallaron firmadas de quien las dijere, dejó otras veinte misas por las ánimas del purgatorio y otras diez más por su hija Leonor Suárez que está asentada su clausura antes desta, dejó por albacea al licenciado D. Francisco Navarro y Montesdeoca, presbítero y ministro del Santo Oficio, dejó por herederos a Balthasar Hernández Naranjo y Juan Rivero sus hijos del primero matrimonio que contrajo con Cathalina Suárez su primera muger y del segundo que contrajo con Isabel de Montesdeoca su segunda muger  tuvo por hijos a Juan Naranjo, Alonso Naranjo, Bartholomé Naranjo, Thimoteo, Francisco, Jacomina, Bernardino, Paula y Florentino, el primero de estos tendra 23 o 24 años, todos los demas son menores de edad y a todos dejó por sus legítimos herederos por iguales partes, esta al tanto de la memoria en este libro con los demás y lo demas constara de dicha memoria en fe de lo cual lo firmé”.  Luis Fernández de Vega.
En cuanto al topónimo recogemos una cita de Humberto Pérez en su prestigioso blog “Mi Gran Canaria: Origen y noticias de sus lugares” que nos ayuda a situarlo en el territorio del término de La Vega. Según este autor el lugar se conoce hoy con el nombre de Siete Puertas.
Hay una clara mención al lugar en las Ordenanzas del Cabildo General de 1531 cuando al
Cantera de Siete Puertas. FEDAC
referirse a la guarda de ganado describe el Camino Real del centro de la isla se dice: “partiendo de la Vega de Santa Brígida ...a dar a unas cuevas de ganado de la de Juan de Sanlúcar y  de ahí el lomo abajo a dar a los silos al Lentiscal y de ahí el camino que va a dar al ingenio del licenciado de la Coba y de ahí  derecho al camino que va de esta ciudad al puerto de las Galgas y  de ahí el dicho camino arriba a la madera hasta las tierras del calafate de ahí a dar entre las tierras del Gallego a las de Juan Andújar...”.
PAULA NARANJO MONTESDEOCA Y FRANCISCO DE QUINTANA
Partida de Matrimonio Iglesia de San Lorenzo, Libro 1 - Folio 26 Vto - Año 1696
"Domingo 18 días del mes de marzo de 1696 años a las tres horas  de la tarde poco más o menos fueron casados según orden de nuestra Santa Madre Iglesia Francisco de Quintana hijo legítimo de D. Domingo Antonio y de Brígida de Candelaria vecinos de la Vega y Paula María Naranjo hija legítima de Diego Naranjo y de doña Isabel de Montesdeoca, difuntos, vecinos de este lugar siendo testigos presentes el Alférez Antonio González Travieso, Blas de Ojeda, Melchor (...) todos vecinos de dicho lugar y otras muchas personas y para que conste lo firmé”. Joan González Traviesso.
ISABEL NARANJO DE QUINTANA Y SALVADOR PÉREZ SOCORRO
Partida de Matrimonio
Iglesia de Santa Brígida (La Vega), Libro 4 - Folio 56 Vto. - Año 1729,
“En el lugar de la Vega en 14 días del mes de Marzo de 1729 años Yo Blas Monzón Ávila y Vega Presbítero y Notario del Santo Oficio con licencia de D. Diego Fernández de Vega cura de este dicho lugar casé in facie ecclesiae a Salvador Pérez Socorro natural de este dicho lugar hijo legítimo de Matías Pérez y de Francisca Suárez Socorro vesinos de este dicho lugar y a doña Isabel Naranjo de Quintana natural de este dicho lugar hija legitima de D. Francisco de Quintana y de doña Paula Naranjo difuntos vecinos asimismo de este dicho lugar, fueron testigos D. Bernardino Naranjo, D Joseph Naranjo y D Salvador Naranjo y otros muchos y lo firmé.“ Blas Monzón Ávila
Con la desaparición del apellido Naranjo y la aparición del apellido Socorro al que dedicaremos otro trabajo más adelante  daremos por hoy terminada la tarea, no sin antes hacer una recapitulación sobre el origen del apellido Naranjo mostrando nuestras  primeras notas para un estudio a fondo de este linaje.

APUNTES PARA UN ESTUDIO SOBRE EL ORIGEN DEL APELLIDO NARANJO
Dicen los que han estudiado el apellido que puede tener carácter toponímico en referencia al Monte del Naranco en Asturias donde estaría su origen remoto al igual que el del apellido Suárez. No hay dudas sin embargo de que salta a Canarias desde Andalucía
Carlos Platero en su obra “Los apellidos en Canarias” nos dice  lo siguiente al respecto del primero de tal apellido en Canarias: “Alonso Martín Naranjo, natural de Almonte, Huelva, estuvo presente en la conquista de Gran Canaria donde luego se avecindó por la comarca de Teror y casado con la nativa Elvira de Ramos fue el tronco de los Naranjo isleños que se extendieron no solo en esta isla sino también en el resto del archipiélago”
Naranjo de Bulnes. Foto: Manuel Suárez, fotosmundo.net
No aparece sin embargo ningún conquistador de Gran Canaria con ese nombre ni en Cebrián Latasa ni en Manuel Lobo por lo que cuestionando esa posibilidad nos propusimos indagar sobre el asunto.
En el Libro de repartimientos de Gran Canaria de Ronquillo y Aznar (Petición nº 208)  hemos localizado  una declaración como testigo de un tal Alonso Naranjo del año 1547 en la que este se presenta como labrador y vecino de la  isla.
Rastreando protocolos hemos comprobado por otra parte que el mismo personaje otorga en 1558 ante el escribano Alonso Hernández un poder general a cierto procurador de causas para que lo represente en un pleito que sostiene contra Juan de Villanueva y Gaspar Hernández, su yerno (este puede ser el marido de Inés de Ojeda, abuelo de Catalina Suarez, la mujer de Diego Naranjo).
Las coordenadas temporales citadas nos indican que es imposible que Alonso Naranjo por mucho que viviera, haya podido ser partícipe de la conquista. Nosotros estimamos con nuestras propias cuentas que debió haber  nacido sobre el cambio de siglo.
Una prestigiosa genealogía en Internet ubicada en users.skynet.be Antepasados de Mayec Ransel Seral  nos viene a aclarar las cosas, creemos que con fiabilidad:
“Alonso Martín Naranjo, vecino de El Laurelar, alférez de las milicias de Teror, nació hacia 1508 en Almonte, La Palma del Condado, Huelva (Andalucía) y se estableció en Gran Canaria hacia 1528. Es hijo de Diego Pérez Naranjo y de Leonor Martín. Su esposa, Elvira Ramos, nacida en Gáldar, es hija de Benito González, poblador  castellano y de Constanza Rodríguez, natural de Gáldar”
Hijo del tal Alonso según esta genealogía es Juan Naranjo casado con María Suárez con amplia descendencia en La Vega en los años 90 del siglo XVI. Parecen fechas muy tardías para ser un hijo de Alonso y Elvira si admitimos según Miguel Rodríguez Díaz de Quintana que estos se casan en 1531 por lo que nos planteamos inicialmente que Juan podría ser  un nieto y no un hijo del fundador. Leonardo Arencibia nos corrige sin embargo diciéndonos “que Juan sí puede ser hijo de Alonso y Elvira si se tiene en cuenta que  su hermana Constanza se bautiza en 1553 con lo que si Juan es posterior a ella es fácil que se casara en torno a 1580 y yo tengo en mis archivos que el primer hijo de Juan y María es un tal Alonso, llamado como su abuelo, bautizado en 1583”. Nos plegamos de inmediato a estos razonamientos de peso que nos obligan a descartar la dudosa fecha de 1531 para el casorio del primer Naranjo. Si efectivamente llegó en 1528 el fundador de la estirpe, su matrimonio con Elvira tuvo que ser muy posterior.
En nuestro árbol tenemos documentado como hijos de dicha pareja originaria a Constanza Rodríguez, la esposa del portugués Domingo Hernández, que se llama como su abuela canaria; a Isabel García, casada con Andrés Pérez; y a Francisco Pérez Naranjo, el abuelo de nuestro Diego, bautizado en Las Palmas en 1538  quien, como puede verse, tiene los apellidos de su respectivo abuelo andaluz.
En la revista Asociación Canaria de Estudios Históricos rey Fernando Guanarteme
aparece una reseña que dice: “Elvira Ramos nacida en Gran Canaria, casa en 1531 (¿) con el alférez de las milicias isleñas Alonso Martin Naranjo, natural de Palma del Condado, paraje de la villa de Almonte, en la actual provincia de Huelva y establecido en Las Palmas. Era hijo de Diego Pérez Naranjo y de Leonor Martin, vecinos de la referida Villa de Almonte. El matrimonio pasó a residir a la comarca de Teror, en cuya iglesia de Nuestra Señora del Pino recibieron sepultura los cónyuges en enterramiento propio”.
Para completar la documentación existente acerca del origen de los Naranjo acudimos finalmente al cronista fray Juan Suárez de Quintana quien en su Relación genealógica (manuscrito del Museo Canario) nos dice:
“…dicho apellido trae su origen en el reino de España, de la villa de Almonte, en el arzobispado de Sevilla. Y son los primeros de este apellido Diego Pérez y Leonor Martín, vecinos de la villa de Almonte; estos tuvieron a Alonso Martín Naranjo quien vino a Gran Canaria y casó con Elvira Ramos quienes fueron vecinos el Laureal, término de Teror; estos tuvieron muchos hijos…”
Según el fraile, Alonso y Elvira tuvieron a:
- Ana Martín Naranjo que casó con Juan González, familiar del Santo Oficio. Confirmamos este dato con la siguiente nota del Archivo Diocesano: “Juan Pinto y María Bolaños, hijos  de Juan González y María Bolaños, transacción con Ana Martín, viuda del dicho Juan González de quien fue sus segunda mujer, folio 78 año 1606”
- Domingo Hernández que casó con Constanza Rodríguez (es uno de tantos errores del fraile pues Domingo es yerno y no hijo de Alonso y Elvira).
- Francisco Naranjo casado con María Morales, padres de Alonso Naranjo (mi ancestro) el casado con Juana Rivero.
Fray Suárez termina diciendo con loable modestia: “Muchos más descendientes de Alonso Martín Naranjo y de Elvira Ramos hay en La Vega y Teror y otros lugares de la isla los que ahora no tengo presentes con la verdad que pide la historia o razón genealógica”
Para justificar la corrección que hemos hecho al fraile, que es un meritorio genealogista del siglo XVIII, adjuntamos por último unas notas obtenidas en El Museo Canario referidas a Constanza Rodríguez:
-En la revista Asociación Canaria de Estudios Históricos rey Fernando Guanarteme
aparece una reseña de esta Constanza Rodríguez Naranjo nacida en el Laurelar de Teror en 1553 que dice: “Casó con Domingo Hernández, natural de Braga, en Portugal. Fueron primero vecinos de Las Palmas y posteriormente se establecieron en Teror. En 1618 se instrumentó la partición de los bienes del cónyuge ante Sebastián Saavedra, escribano de Las Palmas”.
Terminaremos el artículo con otra cita toponímica de Humberto Pérez obtenida de las Ordenanzas del Concejo de 1531 cuando se regula «la guarda de las sementeras y vegas sembradas», y concretamente el deambular con puercos por los caminos:
“Otrosí que los puercos no puedan andar en todo lo defendido de estos mojones que aquí irán declarados los cuales vayan el primero desde (…) y de ahí a atravesar el dicho barranco por una linde de tierras de Fernando de Torres y de Denis Afonso a dar al almogade (sic) y de ahí a una vereda que sube por las tierras de Cristóbal Ramírez a dar a las tierras del Espartero a dar a la Caldera a dar al laureal y a las tierras de Porras que son en Terore y por encima de las dichas tierras a dar al Parral de Juan de Troya…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly