sábado, 3 de enero de 2015

CASA POGGIO Y SU UNIÓN CON DÍAZ-FLORES

CAMILO J. BARROCAL DÍAZ-FLORES
HISTORIA DE LA CASA DE POGGIO
Según afamados autores y antiguos manuscritos, el origen de la familia Poggio piérdese en la oscuridad de los tiempos medievales. Su Solar primitivo radicó durante varias centurias
en la ciudad de Lucca, en Italia, y de él arrancaron ilustres ramas que fueron extendiéndose por otras regiones de la gran península mediterránea, de una de las cuales, la establecida en la aristocrática República de Génova, proceden directamente los Poggio de nuestras islas.
La abundante bibliografía que este linaje nos ofrece constituye indiscutible prueba de su notoria importancia. Eugenio Gamurrini, genealogista italiano, publicó su historia en 1671 remontándola hasta Arnicanso, que floreció en el primer tercio del siglo VIII; Hipólito Adolfo Taine, en su Filosofía del Arte, se refiere con elogio a la familia de los Poggio de Lucca.; Torcuato Tasso hace mención de los Poggio en diversos pasajes de su Jerusalén Libertada; Don Juan Félix de Rivarola en su Descripción histórica de la Serenísima República de Génova, impresa en Madrid en 1729, trata de esta noble prosapia; el capítulo XXXV de la Descripción genealógica de las Casas de Mesa y Ponte dedícalo su autor, el Presbítero Don Antonio Ramos, a reseñar la rama de los Poggio de Canarias; nuestro historiador Viera y Clavijo cita con encomio a los miembros de ésta; y, finalmente, en las obras de los Académicos Don Francisco Fernández de Béthencourt y Don Agustín Millares Carló tiene la misma, también, honrosísimas memorias.
Los hermanos Amaro y Guillermo Poggio, Conquistadores de Jerusalén y Antioquía; Gerardo Poggio, uno de los primeros Caballeros que pertenecieron a la milenaria Orden Militar de Malta; Juan Francisco Poggio, humanista italiano muerto en 1459; y el Cardenal Don Juan Poggio, Nuncio de Su Santidad en la Corte del Emperador Carlos V, cuéntanse entre el crecido número de personajes famosos que en todas épocas ha producido el apellido a que se refiere el presente capitulo.
En La Palma, isla en que fijaron su residencia en nuestro Archipiélago, ocuparon los Poggio desde su arribo y mantuvieron siempre el rango privilegiado que por su abolengo correspondíales; fueron Castellanos y Gobernadores de todas sus fortalezas, previo pleito homenaje como Caballeros Hijosdalgo notorios; desempeñaron elevados puestos en las Milicias isleñas; pertenecieron a su secular Cabildo en calidad de Regidores Perpetuos y hereditarios; ejercieron la Jurisdicción Real en la Isla como Tenientes Generales y Alcaldes Mayores; eligióseles varias veces por Priostes de la noble Hermandad de la Vera Cruz; obtuvieron autos confirmatorios de Hidalguía y limpieza de sangre en informaciones practicadas ante las Justicias ordinarias; disfrutaron cuantiosos Mayorazgos y honoríficos enterramientos y patronatos, y enlazáronse sucesivamente con las mis encopetadas familias del País.
Esta su indubitable Nobleza ha sido probada recientemente, una vez más, con motivo del ingreso (1945) de los hermanos Don Diego y Don Ángel Benítez de Lugo y Ascanio García de Mesa y Poggio, de la histórica Casa de los Marqueses de Celada, en la ínclita, Soberana y Hospitalaria Orden Militar de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta).

I. Felipe Poggio.
Felipe Poggio y su legítima mujer Bárbara de Castilla, nobles vecinos de la ciudad de Génova, en donde vivieron hacia fines del siglo XVI y comienzos del siguiente, forman el tronco de los Poggio de La Palma, según escribe el Presbítero Don Antonio Ramos en la página 116 de su Descripción genealógica de las Casas de Mesa y Ponte. Hijos suyos fueron:
1. Juan Ángel Poggio, que pasó a Canarias, como se indicará en el párrafo inmediato.
2. Francisco Bautista Poggio, nacido en Génova. Falleció en dicha ciudad el 13 de marzo de 1699 y dejó por herederos a sus primos hermanos los hijos de su tío Juan Ángel, por su testamento otorgado a 31 de diciembre del año anterior, ante el escribano Silvestre Morelio.

II.Juan Ángel Poggio.
Fundador de la familia de su apellido en La Palma, era natural de Génova, ciudad en la que nació en 1595. Después de residir algunos años en Gran Canaria, trasladóse hacia 1627 a Santa Cruz de La Palma, donde ejerció los cargos de Juez Subdelegado de Indias, de Tesorero de la Santa Cruzada por nombramiento del Consistorio insular y de Maestre de Campo de sus Milicias provinciales, en las que comenzó a servir a poco de llegar al País, como Capitán en el lugar de Puntagorda, en virtud de título expedido, el 4 de agosto de 1632, por Don Juan de Rivera Zambrana, del Consejo de su Majestad, Capitán General del Archipiélago y Presidente de su Real Audiencia.
Encontrándose en Las Palmas, confirió poder al Capitán Don Santiago Fierro y Bustamante, para que en su nombre contrajese matrimonio con Doña María Maldonado y Monteverde,
Firma de Juan Ángel Poggio. Archivo Acialcázar
cuya ceremonia nupcial celebróse en Santa Cruz de La Palma, parroquia matriz del Salvador, el 24 de marzo de 1630.
Doña María, nacida en esta ciudad y bautizada en la misma iglesia del Salvador a 29 de diciembre de 1612, era hija del Maestre de Campo Don Andrés Maldonado, Alguacil Mayor de La Palma, y de Doña María de Monteverde Van Dalle; nieta paterna de Luis Maldonado, Capitán de Milicias y jurado de la Isla, y de Doña Isabel Sánchez de Ortega; y bisnieta por esta línea de Francisco García Camacho, acaballero Hijodalgo de Marchena, -dicen las informaciones de sus descendientes-, y de Doña María Rodríguez Maldonado, su legítima esposa.
Por su ilustración, honorabilidad y amor a sus convecinos y a la patria adoptiva, fué Juan Ángel Poggio uno de los caballeros más prestigiosos de su época en La Palma. En su citado Título de Capitán se expresa que .con su hacienda rescató ocho cautivos... sin otra mira ni interés que hacer bien a sus vecinos; en 1639 estuvo en Madrid a ruego y can poderes de los interesados en los ingenios de Argual y Tazacorte, para oponerse a la compra de la jurisdicción de estos lugares que pretendía obtener de la Corona el Maestre de Campo Don Nicolás Massieu, sobre lo cual hubo pleito de mucha consideración y costo; en un expediente iniciado el 18 de noviembre de 1641, acerca del castillo del Barrio del Cabo, se expone el razonado parecer de Poggio favorable a su reconstrucción; y más adelante, en 6 de mayo de 1653, figura firmando con Don Pedro de Guzmán Ayala y Rojas y otros significados sujetos un escrito dirigido al Vicario de la Isla Don Pedro de Escobar Pereira en el que se solicitaban varias reformas y nuevas edificaciones en la casa hospedaje que había anexa al Santuario de la Virgen de las Nieves, de cuyos departamentos destinábase uno para alojarse el Cabildo, con motivo de las fiestas, y otro al Mayordomo de la venerada Imagen.
Testó el Maestre de Campo Poggio el 22 de junio de 1661, ante el escribano Juan de Alarcón, y murió a 27 de junio del inmediato año de 1662; fue enterrado en la capilla mayor del convento de San Francisco, en la sepultura familiar de los Monteverde, fundada por Melchor de Monteverde, Esclavín de Amberes y Caballero de la Espuela Dorada y de la Banda, abuelo materno de su esposa. Esta señora le siguió a la tumba cuatro años más tarde, en agosto de 1666, bajo testamento otorgado ante el mismo Alarcón.
Tuvieron la dilatada descendencia que aquí detallamos:
1. Don Juan Bautista Poggio y Maldonado, que nació el 16 de junio de 1632 e hizo los primeros estudios en la ciudad de su nacimiento, trasladóse después a Salamanca, en cuya célebre Universidad obtuvo el grado de Licenciado en Leyes en 1655.
2. Don Andrés Poggio y Maldonado, Sargento Mayor de Milicias provinciales.
3. Doña Francisca Poggio y Maldonado, que murió contando sólo catorce años de vida, el 23 de octubre de 1649, a consecuencia de la explosión de un barril de pólvora, producida en los bajos de la casa habitación de sus padres, cuando se encontraba “en la sala de la lonja do se pegó el fuego”, según dice en su Diario el cronista Don Andrés de Valcárce1 y Lorenzo. Había nacido el 16 de abril de 1635.
4. Don Luis Poggio y Maldonado, nacido el 16 de marzo de 1636 y bautizado a 25 del mismo mes, muerto en la infancia.
5. La Reverenda Madre Sor Juana de San Joaquín, monja profesa en el monasterio de clarisas de Santa Cruz de La Palma. Nació el 15 de octubre de 1637 y fué bautizada el día 25 inmediato.
6. La Reverenda Madre Sor María de Santa Florentina, nacida el 17 de octubre de 1638 y bautizada el 29 del mismo mes, fue también, como su anterior hermana, religiosa en el convento de Santa Clara.
7. Don Agustín Poggio y Maldonado, nacido el 26 de agosto de 1641 y bautizado el 7 de septiembre siguiente. Estudió en Salamanca la carrera de Derecho y -como su hermano Don Juan Bautista- abrazó después la sacerdotal. Falleció joven, el 15 de agosto de 1669, y fué enterrado en la iglesia del convento de San Francisco, en la bóveda de los Monteverde, sus progenitores maternos.
8. Doña Dorotea Poggio y Maldonado, que murió en la niñez. Nació el día 6 de febrero de 1643 y fué bautizada a 14 del mismo mes.
9. Don Gabriel Poggio y Maldonado, nacido el 22 y bautizado el 27 de marzo de 1644, que también falleció de corta edad.
10. Doña Petronila Poggio y Maldonado, nacida el 23 de junio de 1615 y bautizada el día 28, murió célibe el 16 de agosto de 1701, bajo disposiciones testamentarias otorgadas en 20 de junio anterior, ante Antonio Jiménez, escribano público.
11. Don Felipe Bautista, sucesor en la Casa.
12. El Muy Reverendo Padre Fray Victoriano Poggio y Maldonado, religioso de la Orden de Predicadores, nació el 12 de enero de 1650 y recibió el bautismo el día 20. Al tiempo de profesar, renunció, en favor de su hermana Doña Petronila, a la herencia de sus padres.
13. Don Ambrosio Poggio y Maldonado, Capitán de Milicias, fundó una Capellanía por escritura otorgada, el 21 de marzo de 1714, ante el escribano Don Andrés de Huerta, nombrando por Patrono de ella a su hermano Don Felipe Bautista. Testó ante el mismo escribano el 27 de octubre de 1724 y falleció, sin tomar estado, el 21 del siguiente mes de noviembre, siendo inhumado en el sepulcro de sus mayores, sito en la iglesia del convento franciscano. Había nacido -como todos sus hermanos, en Santa Cruz de La Palma-, el 7 de agosto de 1651, y recibido las aguas bautismales en la parroquia1 matriz del Salvador.

III. Felipe Poggio Maldonado
Don Felipe Bautista Poggio y Maldonado del Castillo y Monteverde nació en Santa Cruz de La Palma a 7 de agosto de 1647, recibió el bautismo el día 19 inmediato en el Salvador, apadrinándole Don Ventura Salazar de Frías, Caballero profeso del Hábito de Calatrava, y fué Capitán de las Milicias provinciales, Administrador de Rentas Reales en La Palma, Juez Subdelegado de Indias, Prioste de la noble Hermandad de la Vera Cruz, elegido en 1682, y Alcaide y Gobernador de todas las fortalezas de la Isla, por acuerdo del Cabildo en sesión del 4 de enero de 1678, aprobado por el Capitán General de Canarias Don Jerónimo de Velazco, de la Orden de Santiago, en Título expedido en La Laguna con fecha 9 de febrero siguiente, ilustre empleo del que tomó posesión a 25 de marzo del mismo año, prestando al efecto, en el castillo principal de Santa Catalina, el juramento y pleito homenaje de estilo, como caballero Hijodalgo notorio, según fuero de España.
En 16 de mayo de 1703, por ante Antonio Jiménez, escribano público, instituyó Mayorazgo de sus bienes en favor de su único hijo varón Don Juan Mateo, y pasó a mejor vida, a los setenta y cinco años de edad, el 27 de abril de 1723, con testamento otorgado, ante el escribano Don Andrés de Huerta, el día 25 anterior.
Recibió sepultura en el panteón de los Monteverde, sus familiares maternos.
Desde el 8 de febrero de 1710 estaba viudo de Doña María de Escobar y Guzmán, natural de Santa Cruz de La Palma y bautizada en la parroquia matriz del Salvador el 25 de julio de 1670, con quien había contraído enlace matrimonial, en esta iglesia, el 28 de mayo de 1697, la cual era hija del Capitán y Sargento Mayor Don Matías de Escobar y Pereira, Regidor Perpetuo Decano de La Palma, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición y Prioste en 1649 de la noble Hermandad de la Vera Cruz, nacido el 8 de marzo de 1618, y de Doña Inés de Guzmán y Montiel, casados en Icod (Tenerife), parroquia del Evangelista San Marcos, el 16 de julio de 1664, hija esta señora de Don Juan de Guzmán y Aguiar y de Doña María de Montiel y Rojas.
Don Matías fue hermano de Don Pedro de Escobar y Pereira, Arcediano de la Santa Iglesia Catedral de Canarias, desde el 24 de junio de 1670, y Obispo electo de Puerto Rico, cuya consagración no llegó a efectuarse por haberle sorprendido la muerte; hijos los dos del Capitán Pedro de Escobar, Regidor Perpetuo de La Palma, muerto a 6 de febrero de 1638, y de Doña Sebastiana Pereira y Brito, bautizada en enero de 1601, con quien casó el 27 de enero de 1615 (hija de Don Baltasar Fernández Pereira, Maestre de Campo de las Milicias de la Isla, Regidor Perpetuo de ella y Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición, y de Doña Ana de Brito y Córdoba, casados el 2 de octubre de 1594); nietos del Capitán Alonso Gómez de Escobar, nacido en la villa de Coca, Castilla la Vieja, en 1553, que fué el fundador de su linaje en La Palma, y de Doña Francisca Benítez Varela (hija de Francisco Bello de Andrade y de Doña Margarita Benítez Varela, su mujer); y bisnietos de Pedro Gómez de Escobar, natural y vecino de la expresada villa, en la que vivió casado con Doña María Álvarez, de la misma naturaleza y vecindad.
Fueron hijos de Don Felipe Bautista Poggio y de Doña María de Escobar:
1. Doña María Engracia Poggio y Escobar, nacida -como sus hermanos- en Santa Cruz de La Palma, el 17 de abril de 1698, y bautizada -también como ellos- en la parroquia matriz del Salvador, en la que casó, a 11 de enero de 1724, con el Alférez de Caballería Don Domingo Melchor de Alfaro y Monteverde. Doña María Engracia testó de mancomún con su esposo, el 1 de mayo de 1749, ante el escribano Don Andrés de Huerta, y falleció el 10 de agosto del mismo año, sobreviviéndole Don Domingo Melchor hasta el 6 de agosto de 1772.
2. Doña Laureana Teresa Poggio y Escobar, nacida el 4 y bautizada el 13 de julio de 1699, murió soltera y sin testar.
3. Doña Luisa Josefa Poggio y Escobar, que nació el 25 de agosto de 1703, recibió el bautizo el 22 del siguiente mes de septiembre y falleció, sin tomar estado, el 9 de agosto de 1780, bajo testamento y codicilo otorgados, respectivamente, el 3 y el 6 de noviembre de 1777, ante el escribano Antonio Manuel de Salazar.
4. Don Juan Mateo, que continúa.
5. Doña Jerónima del Rosario Poggio y Escobar, nacida el 30 de septiembre y bautizada a 19 de octubre de 1702; murió célibe el 13 de mayo de 1772 y fue sepultada en la capilla de San José de la iglesia de San Francisco.
6. La Reverenda Madre Sor Inés del Rosario de Santa Bárbara, gemela de la anterior, que renunció a la herencia de sus padres en favor de sus tres hermanas solteras, por escritura otorgada el 27 de enero de 1737, ante el escribano Antonio Vázquez, y profesó de religiosa en el convento de clarisas de su ciudad natal, del que fue Abadesa.
7. Don Tomás Poggio y Escobar nacido el 21 de diciembre de 1703, fué bautizado el 1º de enero siguiente y falleció a los pocos meses.

IV. Juan Poggio Escobar.
Juan Mateo Poggio y Escobar Maldonado y Guzmán, nacido a 21 de septiembre de 1701 y bautizado el día 29 inmediato en la parroquia1 matriz del Salvador, de Santa Cruz de La Palma, contrajo matrimonio en esta misma iglesia, el 19 de enero de 1723, con su prima hermana Doña Ana Beatriz de Valcárcel y Escobar, primera poseedora del Mayorazgo de esta línea de la gran Casa de Valcárcel, fundado por Doña Beatriz Ana de Valcárcel, su tía, hermana de su padre.
Figuró Don Juan Mateo en las Milicias provinciales como Capitán de la Compañía de Fuencaliente, en virtud de Real Despacho dado en San Ildefonso a 29 de octubre de 1742, previa propuesta del Consistorio insular (7 de noviembre de 1740); fue Alcaide del castillo de San Miguel del Puerto, por acuerdo de la misma respetable Corporación, tomado en junta de 8 de enero de 1720, que aprobó en La Laguna, con fecha 4 de febrero siguiente, Don Juan de Mur y Aguirre, de la Orden de Santiago, Capitán General del Archipiélago y Presidente de su Real Audiencia; desempeñó con inteligencia y celo patriótico, como su padre y abuelo paterno, la Subdelegación del Juzgado de Indias, y obtuvo de la Majestad de Don Felipe V, a 30 de mayo de 1741, Real Título, firmado en Aranjuez, de Regidor Perpetuo y Hereditario, importante cargo que alternó con el ejercicio, durante largos periodos, de la Jurisdicción Real de la Isla, como Alcalde Mayor, cuyas tomas de posesión regístranse en las actas correspondientes a los cabildos celebrados en 10 de enero de 1746,13 de enero de 1753 y 1º de abril de 1757.
Otorgó sus postreras disposiciones testamentarias el 27 de junio de 1775, ante Francisco Mariano López, escribano público, y entregó su alma al Creador dos años después, el 30 de noviembre de 1777, siendo su cadáver inhumado, por voluntad expresa, en la iglesia del convento franciscano, al lado de los restos de sus padres y abuelos. Doña Ana Beatriz, muerta el 16 de junio del año anterior, recibió sepultura en el panteón de los Valcárcel, sito en la iglesia parroquia1 del Salvador.
El Regidor Poggio era Patrono de la ermita de Nuestra Señora de la Candelaria en el pago de Mirca, fundada por el Maestre de Campo Don Andrés Maldonado, su bisabuelo, mediante escritura que pasó, el 28 de agosto de 1672, ante el escribano Don
Andrés de Huerta, así como de la capilla del Señor del Huerto en el convento de San Francisco, fundación de su abuelo el Sargento Mayor Don Matías de Escobar, por escritura otorgada el 30 de marzo de 1637, ante el escribano Tomás González; construyó a su costa en la nave colateral de la Epístola, de la parroquia del Salvador, el retablo dedicado a San Joaquín, a título de Patronato, para sí y sus descendientes, con asiento y enterramiento en la capilla, para lo cual firmó el Ilustrísimo Señor Obispo Fray Valentín de Morán, en Garachico, el 7 de julio de 1757, la autorización necesaria, y disfrutó, con su esposa, del honrosísimo privilegio de Oratorio en las casas de su morada, por gracia que se dignó concederle, por Breve Apostólico datado en Roma en 1757, Su Santidad Benedicto XIV.
Por ante el escribano Santiago Albertos, hizo renuncia, el 9 de abril de 1761, en favor de su primogénito, de la Regiduría Perpetua que desempeñaba, la que por la misma escritura quedó agregada al Mayorazgo de que era primer poseedor, instituido por su padre.
De Don Juan Mateo y de Doña Ana Beatriz fueron fruto:
1. Don Félix Felipe, de quién será el párrafo que sigue.
2. Doña Antonia Isabel Blasina Poggio y Valcárcel, nacida el 7 y bautizada el 18 de abril de 1730, en la parroquia del Salvador. No tomó estado y falleció el 24 de junio de 1809, habiendo hecho testamento, ante el escribano Felipe Rodríguez de León, el 11 de septiembre de 1804, y codicilo el 13 de junio de 1809.
3. Don Antonio Andrés Poggio y Valcárcel nació el 23 de noviembre de 1731, en Santa Cruz de La Palma, y fué bautizado el 3 de diciembre siguiente. Testó ante el escribano Antonio Manuel de Salazar, el 4 de noviembre ¿e 1799, y murió soltero el día 25 del mismo mes y año.
4. Doña María de las Angustias Poggio y Valcárcel, nacida en Tazacorte el 15 de septiembre de 1733 y bautizada el 22 inmediato en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, de la ciudad de Los Llanos, contrajo matrimonio, el 20 de mayo de 1755, en Santa Cruz de La Palma, iglesia del Salvador, con Don Francisco Antonio de Alfaro y Poggio, según atrás queda expresado, y falleció el 7 de diciembre de 1773; sobreviviéndole su esposo hasta el 19 de agosto de 1777.
5. Don Juan Ángel Bartolomé Poggio y Valcárcel nació el 18 de noviembre de 1731 y recibió el bautizo el 30 del mismo mes, en la parroquia del Salvador. Abrazó la carrera sacerdotal y murió el 9 de octubre de 1785, después de haber testado, el día anterior, ante el escribano Bernardo José Romero.
6. Doña Ana Poggio y Valcárcel, nacida el 8 de febrero de 1745 y muerta en la primera edad.
7. Don Felipe Poggio y Valcárcel, nacido el 17 y bautizado el 25 de febrero de 1746, fué Clérigo Presbítero y falleció en La Palma el 7 de abril de 1804, con testamento cerrado otorgado ante el escribano Santiago López, en 20 de septiembre de 1787.
8. Don Joaquín Antonio del Rosario Poggio y Valcárcel, Capitán de Milicias provinciales, Castellano de la fortaleza de Santa Cruz del Barrio del Cabo y de la de San Carlos de Bajamar, por acuerdo del Cabildo de la Isla, en sesiones de 8 de enero de 1776 y 10 de enero de 1783, respectivamente, y Regidor bienal de esta misma Corporación, recibido en junta del 2 de enero de 1777, nació el 10 de mayo de 1747, fué bautizado el día 20 en la parroquia del Salvador, y murió en Santa Cruz de La Palma, soltero, el 8 de marzo de 1796, bajo disposiciones otorgadas el 8 de julio de 1786, ante Bernardo José Romero, escribano público.

V. Félix Poggio Valcárcel.
Don Félix Felipe Antonio Poggio y Valcárcel Escobar y Maldonado, poseedor del
Foto: Nobiliario de Canarias


Mayorazgo fundado por su abuelo paterno, del instituido por su tía abuela Doña Beatriz
Ana de Valcárcel, por escritura otorgada el 10 de abril de 1722 ante el escribano Antonio Vázquez, y del que estableció el Capitán Don Luis Maldonado y Monteverde, su tío bisabuelo, por testamento abierto el 2 de mayo de 1659, ante el escribano Juan de Alarcón, Patrono de la ermita de la Candelaria en el pago de Mirca, de la capilla del Señor del Huerto en el convento de San Francisco, de la de San Joaquín en la parroquia del Salvador y de la del Santo Cristo en esta misma iglesia, Prioste de la noble Confraternidad de la Vera Cruz, elegido en 1781, etc., nació en la ciudad de Santa Cruz de La Palma el 2 de septiembre de 1728 y recibió las aguas bautismales de manos del Ilustrísimo Señor Don Félix Bernuy Zapata y Mendoza, Obispo de Canarias, que a la sazón se hallaba en La Palma, en santa y pastoral visita.
Desde los dieciséis años de edad empezó a prestar servicios en el Regimiento de Milicias de esta isla, como Alférez, por Real Título de 9 de diciembre de 1744; con fecha 2 de marzo de 1751, fué ascendido a Teniente, y un año después, el 14 de marzo de 1752, a Capitán, confiriéndosele el mando de la Compañía del lugar de Puntagorda; el Rey Don Carlos IV, por Titulo expedido a 19 de septiembre de 1789, le promovió a Capitán de Granaderos, y en 30 de enero de 1793 obtuvo de este Soberano, a su solicitud, Cédula de retiro con el grado de Teniente Coronel.
El Cabildo de la Palma, usando de la facultad que el Rey Don Felipe IV le concedía por su Real Cédula dada en Madrid a 23 de abril de 1655, en virtud de la cual los nombramientos de Castellanos de sus fortalezas tenían que recaer en sujetos que fueran “caballeros de lustre y hacendados”, eligió a Don Félix Felipe para Alcaide del castillo de San Miguel del Puerto (7 de enero de 1746) y del principal de Santa Catalina (12 de enero de 1353), Alcaidías de las que se hizo cargo previa la oportuna aprobación de los Comandantes Generales Don Luis Mayoni y Don Juan de Urbina, respectivamente.
Por renuncia que a su favor hizo su padre, según queda referido, y Real Despacho datado en Aranjuez a 3 de junio de 1762, fue Regidor Perpetuo y hereditario de La Palma hasta el 6 de enero de 1773, fecha en que, por disposición del Real y Supremo
Consejo de Castilla, de 3 de diciembre de 1771, cesó en sus funciones el antiguo elemento capitular que, bajo la presidencia del Doctor Don Manuel Antonio Ramos Marrero, Teniente de Corregidor de la Isla, integrábanlo, además de Don Félix Felipe Poggio, el Alférez Mayor Don Juan Massieu y Lordelo y los Regidores Don Nicolás Massieu de Campos y Salgado, de la Orden de Santiago; el Calatravo Don Domingo Van de Walle de Cervellón; el Coronel Don Felipe Manuel Massieu Van Dalle; el Capitán Don Francisco de Alfaro y Poggio, y Don Juan Domingo de Guisla y Salazar de Frías, primer Marqués de Guisla Ghiselín.
Foto: Nobiliario de Canarias
El día 26 de febrero de 1787, ante el escribano Bernardo José Romero, hizo renuncia Don Félix Felipe, en favor de su primogénito Don Joaquín Domingo, de sus derechos a la Regiduría Perpetua por juro de heredad que era pieza del Mayorazgo de su Casa, y falleció repentinamente y sin testar, a los sesenta y siete años de edad, el 13 de noviembre de 1793; fué enterrado en la capilla del Santo Cristo de la iglesia del Salvador, en la que, el 1º de enero de 1755, había celebrado enlace matrimonial con Doña Laureana de Alfaro y Poggio, su prima hermana, hija de sus tíos Don Domingo Melchor de Alfaro y Monteverde y Doña María Engracia Poggio y Escobar, ya nombrados.
Don Félix Felipe Poggio tuvo con su esposa Doña Laureana de Alfaro y Poggio, muerta el 16 de febrero de 1807, la numerosa sucesión que sigue:
1. Doña Ana María Antonia del Sacramento Poggio y Alfaro, que nació el 3 de junio de 1756, fue bautizada el día 13 inmediato y falleció a 15 del mismo mes, siendo inhumada en el sepulcro de los Valcárcel, de la parroquia del Salvador.
2. Doña María Ana Joaquina Josefa Poggio y Alfaro, nacida el 15/y bautizada el 22 de septiembre de 1757, mujer del Capitán Don Felipe de Alfaro y Poggio, dos veces su primo hermano, con quien casó en el Salvador el 7 de octubre de 1789. Murió el 6 de octubre de 1821, habiendo testado el 31 de julio anterior ante el escribano Felipe Rodríguez de León, y procreó con su marido, muerto el 11 de abril de 1822, bajo testamento otorgado ante este escribano, el 11 de octubre de 1821,
3. Don Joaquín, de quien trataremos a continuación.
4. Doña Ana Beatriz del Espíritu Santo Poggio y Alfaro, nacida a 11 de mayo de 1761, en Santa Cruz de La Palma, como sus anteriores hermanos, falleció célibe el 26 de mayo de 1832, habiendo testado el 14 del mismo mes ante el escribano José Manuel de Salazar.
5. Doña Rita María de las Nieves Poggio y Alfaro nació el 13 de mayo de 1762, en la hacienda de sus padres del pago de Mirca, y fué bautizada el 21 inmediato en la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves del pago de La Dehesa. Hizo testamento el 4 de marzo de 1822, ante el escribano Felipe Rodríguez de León, y murió, sin haber tomado estado, el 9 de noviembre de 1839.
6. La Reverenda Madre Sor María de Santo Domingo, nacida el 29 de octubre de 1763 y bautizada en el Salvador a 16 de noviembre del mismo año. Entró de religiosa en el monasterio de clarisas, en el que profesó en 3 de junio de 1792. Falleció el 22 de abril de 1832.
7. La Reverenda Madre Sor Laureana Francisca de San Joaquín, también monja profesa en el convento de Santa Clara, desde el 6 de enero de 1783, cuando aún no contaba dieciocho años de edad. Había nacido el 9 de marzo de 1765 y recibido el bautismo el día 16 en el Salvador. Murió en marzo de 1823.
8. Doña Manuela Felipa Poggio y Alfaro, que nació el 14 de septiembre de 1767 y falleció el 29 de diciembre inmediato.
Foto: Nobiliario de Canarias
9. Don Domingo Francisco Poggio y Alfaro, nacido el 14 y bautizado el 27 de marzo de 1769, sirvió al Rey Don Carlos IV, desde octubre de 1794, como Guardia de Corps de la segunda Compañía de Caballeros Americanos, previa información practicada en Madrid ante el escribano Manuel Castellanos Labori, con citación del Procurador Síndico General Don Alejandro de Vallejo y Velasco, de la Orden de Santiago, que fué aprobada por auto de Dan Francisco Eugenio Carrasco y Bravo, del Consejo de Su Majestad y Alcalde de su Real Casa y Corte, con fecha 15 de septiembre del mismo año. Hasta Marzo de 1801 perteneció a tan distinguido Cuerpo, y de retorno a nuestras islas fué nombrado Tesorero General de Rentas Nacionales en Canarias, cargo del que tomó posesión en enero de 1805, siendo jubilado en julio de 1839. En 1809 figuró como primer Teniente en las Milicias Honradas formadas en Santa Cruz y La Laguna con motivo de la Guerra de la Independencia. Testó en Santa Cruz el 2 de febrero de 1840 y falleció en La Palma, soltero, el 13 de marzo de 1845.
10. Doña Josefa María de las Nieves Poggio y Alfaro nació a 21 de mayo de 1770, fué bautizada el 27 siguiente y murió en septiembre del mismo año.
11. Doña Luisa Josefa Poggio y Alfaro, nacida el 17 y bautizada el 20 de abril de 1774, no tomó estado y falleció el 7 de enero de 1847. Había testado, el 14 de mayo de 1832, ante el escribano José María de Salazar.

VI. Joaquín Poggio Alfaro.
Don Joaquín Domingo Ramón de las Nieves Poggio y Alfaro Valcárcel Escobar y Maldonado nació el 12 de febrero de 1760 en Santa Cruz de La Palma y recibió el bautizo el día 19 del mismo mes en la iglesia parroquia1 del Salvador, apadrinado por su abuelo paterno el Regidor Perpetuo Decano Don Juan Mateo Poggio y Escobar.
Sucedió a su padre en los Mayorazgos, Patronatos y demás honores de su Casa, e hizo, en junio de 1793, por si y en nombre de su hermano Don Domingo, informaciones de su legitimidad, limpieza de sangre y noble ascendencia, por ante el escribano público y de Concejo Bernardo José Romero, y con citación del Teniente Coronel Don Antonio Pinto de Guisla, Sindico Personero General y Procurador Mayor del Cabildo, presentando por testigos a Don José Van de Walle de Cervellón; Don José María Fierro Santa Cruz, de la Orden de Calatrava; Don Antonio José de Sotomayor Topete, Coronel y Gobernador de las Armas; Don José Arturo, Beneficiado Rector de la parroquia del Salvador y Examinador sinodal del Obispado; Don Antonio Amarante y León, Clérigo Presbítero; Don Juan de Guisla Pinto, Capitán Comandante de Artillería, y Don Francisco Díaz Arturo, Teniente Capitán del Regimiento de Milicias, y obtuvo, con fecha 2 de julio siguiente, auto del Licenciado Don Diego Ignacio de Goñi y Corrosa, Abogado de los Reales Consejos y Alcalde Mayor de La Palma por Su Majestad, manteniendo y amparando a los dos hermanos en la posesión de todas las exenciones, franquezas, honras, inmunidades y preeminencias que a los de su clase corresponden y deben ser guardadas.
Continuando la honrosa tradición de sus mayores, ininterrumpida a partir de su tercer abuelo el Maestre de Campo Juan Ángel Poggio, fundador de su linaje en La Palma, comenzó Don Joaquín desde muy joven a contarse entre la Oficialidad del Regimiento insular de Milicias provinciales, del que fué Ayudante Mayor por merced del Rey Don Carlos IV (Aranjuez, 3 de marzo de 1802); Capitán, por Título dado en Palacio por Don Fernando VI1 (21 de marzo de 1825); y, por último, Teniente Coronel, por Real Despacho expedido en El Pardo el 7 de marzo de 1829. En 3 de abril inmediato le concedió este Monarca el retiro, después de haberle agraciado con la Cruz y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, por Cédula Real datada, también en El Pardo, a 19 de dicho mes de marzo de 1829.
El 12 de abril de 1830 terminó su existencia, intestado, en su ciudad natal, viudo de Doña María Magdalena de Alfaro y Poggio, atrás mentada, nacida el 9 de abril de 1759 y muerta el 24 de junio de 1829, dos veces su prima hermana, con quien había celebrado matrimonio en Las Palmas de Gran Canaria, parroquia del Sagrario-Catedral, el 2 de agosto de 1789, revalidado en el Salvador de La Palma a 26 de octubre del mismo año. Este enlace produjo cuatro hijos, que fueron:
1. Doña María de los Dolores Felipa Josefa Poggio y Alfaro, que nació el 1º y fué bautizada el 3 de mayo de 1793 en la iglesia del Salvador, en la que, el 17 de marzo de 1822, efectuóse su casamiento con el Capitán Don Miguel de Monteverde y Benítez de Lugo, muerto el 2 de octubre de 1862, viudo desde el 5 de octubre de 1849.
2. Doña Juana Manuela del Sacramento Poggio y Alfaro, nacida el 22 y bautizada el 26 de junio de 1794, falleció el 5 de septiembre del mismo año.
3. Don Félix José Joaquín Poggio Alfaro, de quien seguidamente nos ocuparemos.
4. Doña María de las Nieves Micaela Laureana Poggio y Alfaro nació el 25 de septiembre de 1797, fué bautizada el día 29 inmediato en la parroquia de las Nieves y contrajo nupcias en la del Salvador con Don José de Guisla Pinto, Capitán de Milicias y
Ultimo Mayorazgo de su familia.

VII. Félix Poggio Alfaro.
Don Félix José Joaquín Poggio y Alfaro Valcárcel Escobar y Maldonado, único varón del matrimonio de sus padres, ingresó en las Milicias provinciales el 26 de enero de 1821, en calidad de Cadete, y fué promovido a Teniente en virtud de Real Despacho firmado en Aranjuez, a 23 de abril de 1826, por el Rey Don Fernando VII. El 2 de marzo de 1833 obtuvo, a instancia propia, Real Cédula de retiro, dada en Palacio.
Fue poseedor de la mitad reservable de los Mayorazgos de su familia y falleció, abintestato, en la ciudad de Los Llanos, a los setenta años de edad, el 26 de diciembre de 1865, recibiendo sepultura, el día siguiente, en Santa Cruz de La Palma, capital en la que había nacido el 8 de noviembre de 1795.
Estaba casado con Doña Manuela de Lugo y Sotomayor, desde el 11 de octubre de 1832 -parroquia de la Concepción, de la villa de La Orotava-, hija esta señora del Capitán Don Francisco Benítez de Lugo Viña y Massieu, Ministro calificado y Familiar del Santo Oficio de la Inquisición y jefe de los Benítez de Lugo Viña, rama de la nobilísima y dilatada Casa de Lugo en Canarias, y de Doña Rita de Sotomayor Topete y Fierro.
Don Félix Poggio tuvo con Doña Manuela de Lugo, muerta ya muy anciana, en Santa Cruz de La Palma, el 17 de marzo de 1897, los hijos que a continuación se mencionan:
1. Don Joaquín Francisco María de los Dolores Poggio y Lugo, nacido en Santa Cruz de La Palma el 20 de agosto de 1833 y bautizado en la parroquia del Salvador, sirvió de Teniente en el Batallón ligero provincial de Canarias, número seis, hasta el. 8 de mayo de 1858, en que a petición propia le concedió el retiro la Reina Doña Isabel II. Falleció en la villa de La Orotava, a los setenta y ocho años de edad, el 25 de agosto de 1911, viudo de Doña Evarista de Ascanio, hija de Don Alonso de Ascanio y Molina (nieto de los Marqueses de Villafuerte) y de Doña María Severa Negrín de Armas y Lugo, y sin haber logrado descendencia, por lo que la representación de la Casa de su apellido, que ostentaba desde la muerte de su padre, recayó en su hermano Don Benjamín Eduardo Poggio y Lugo, como veremos luego.
2. Doña Rita María Magdalena Ana Serapia del Sacramento Poggio y Lugo, nacida el 14 de noviembre de 1836 y bautizada en la parroquia de el Salvador a 1 de diciembre inmediato, murió el 21 de octubre de 1838.
3. Don Benjamín Eduardo Poggio y Lugo, que sigue.
4. Don Félix Tadeo María de las Nieves del Santísimo Sacramento Poggio y Lugo, Caballero Comendador de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, nació en Santa Cruz de La Palma el 28 de octubre, fue bautizado el 6 de noviembre de 1838, en el
Salvador, y casó en Santa Cruz de Tenerife, parroquia matriz de Nuestra Señora de la Concepción, a 25 de octubre de 1860, con Doña Josefa Sixta Álvarez y Massieu Romero y Sotomayor, de la Casa de su apellido en Santa Cruz de La Palma, de la que son rama segunda los Marqueses de la Regalía en Madrid. Don Félix Tadeo falleció en La Laguna, el 21 de noviembre de 1924, habiendo procreado con Doña Josefa Sixta, muerta muchos años antes, el 24 de julio de 1901, en su hacienda de San Bartolomé,
en Puntallana, isla de La Palma, nueve hijos.
5. Don Manuel Pantaleón José Poggio y Lugo, nacido en Santa Cruz de La Palma a 27 de julio de 1841 y bautizado el 6 de agosto en el Salvador. Falleció el día 15 de este mismo mes.
6. Don Manuel Miguel María José Poggio y Lugo nació el 25 de diciembre de 1843 y recibió el bautismo a 1 de enero del mes y año inmediatos. Hizo sus primeros estudios en el Colegio de San Agustín, de Las Palmas, y en la Universidad de Sevilla la carrera de Derecho. Años más tarde trasladóse a América, fijando su residencia en El Ecuador, donde falleció. Fué Catedrático de Literatura en la Universidad de Quito y contrajo matrimonio en Puerto Viejo, de la misma República, con Doña Isabel de Mendoza y Vera (hija de Don Juan de Mendoza y Cevallos y de Doña María Ana de Vera y Guzmán).
7. Doña María Magdalena Nieves del Carmen Poggio y Lugo, nacida el 5 y bautizada el 8 de mayo de 1850, fué esposa de Don Domingo Wangüemert y Lorenzo, Licenciado en
Medicina y Cirugía, con quien casó en Los Llanos, La Palma, el 10 de abril de 1870, el cual era hijo de Don José María Wangüemert y Alcalá, Capitán de Milicias provinciales,' y de Doña María de la Concepción Lorenzo Felipe.
8. Doña María de los Dolores Poggio y Lugo, nacida el 10 y bautizada el 21 de noviembre de 1851, en el Salvador, murió el 13 de enero del siguiente año.
9. Doña María de las Nieves Poggio y Lugo, gemela de la anterior, falleció en la villa de La Orotava, en edad muy avanzada, el 22 de mayo de 1942, viuda, desde el 29 de junio de 1936, de Don Nicolás de Ascanio y Negrín de Armas, Jefe de la Casa de su apellido. Padres del actual Marqués consorte del Muni y de la Marquesa viuda de Celada, y abuelos de Don Diego (Marqués de este Título) y Don Ángel Benítez de Lugo y Ascanio, Caballeros de la Soberana Orden Militar de Malta.

VIII. Benjamín Poggio Lugo.
Antonia de Vera Espinosa
Antonio Díaz-Flores
Don Benjamín Eduardo de la Trinidad Joaquín Poggio y Lugo Alfaro Sotomayor y Valcárcel nació el 10 de junio de 1838, en Santa Cruz de La Palma, en cuya parroquia matriz del Salvador recibió el bautismo el día 23 siguiente, y contrajo matrimonio en Santa Cruz de Tenerife, iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, el 2 de marzo de 1872, con Doña Amelia María de los Dolores Manuela Joaquina Díaz-Flores y de Vera, nacida en la villa de La Orotava el 1 de enero de 1851 y bautizada el 18 del mismo mes en el templo parroquial de la Concepción, hija de Don Antonio Carlos Díaz-Flores y Cartaya, diputado provincial en la Restauración de la Monarquía en 1875, alcalde de La Orotava en 1863 y 1873, nació en Güimar el 3 de noviembre de 1809 y bautizado el 4 de noviembre inmediato en San Pedro Apóstol, creció en Fasnia, emigró a América siendo sargento de Milicias, se casó en Santa Cruz y vivió en La Orotava, Villa donde destacó como alcalde, empresario y propietario, miembro de la Sociedad Económica de Amigos del País de Santa Cruz de Tenerife, casó con Doña Antonia de Vera y Espinosa en Santa Cruz de Tenerife el 1 de febrero de 1850. Tuvieron 3 hijos:
1. Doña Amelia Díaz-Flores y de Vera casada con Don Benjamín Poggio Lugo, que fue el Jefe de la Casa Poggio en Canarias tratada en el presente artículo.
2. Don Antonio Díaz-Flores y de Vera casado con Doña María Pérez Hernández.
3. Don Gonzalo Díaz-Flores y de Vera casado con Doña María de la Concepción de Tolosa y Díaz de Medina Valcárcel Guerra.
Doña Amelia era nieta por línea paterna de Don Antonio Díaz-Flores y Díaz, (1778-1840), casado en Güímar en 1806 con doña Rosa María Cartaya Hernández, natural de Güímar e hija de don Pedro Rodríguez Cartaya Rodríguez y doña María Hernández Núñez; emigró a Caracas y a su regreso se estableció en Fasnia, donde desempeñó los cargos de síndico personero del Ayuntamiento, alcalde de mar, mayordomo de fábrica de la Parroquia de San Joaquín y alcalde constitucional; tuvo una posición económica desahogada.
Por línea materna era nieta de Don Juan de Vera y Linares y de Doña Josefa Espinosa y Ayala, que casaron en Santa Cruz de Tenerife el 30 de mayo de 1829.
Don Benjamín Eduardo sucedió, según ya queda dicho, en la representación de la Casa de su apellido al morir sin posteridad su hermano mayor Don Joaquín Francisco, y falleció intestado en el Puerto de la Cruz, a los ochenta y un años de edad, en noviembre de 1919. Doña Amelia Díaz-Flores le sobrevivió hasta el 17 de febrero de 1930, en que entregó su alma a Dios en la misma localidad. Su cadáver fué trasladado a la villa de La Orotava, donde recibió sepultura en el panteón de su familia, sito en el cementerio católico.
Tuvieron la siguiente descendencia:
1. Don Miguel Ángel Antonio Félix Manuel Eduardo de la Santísima Trinidad Poggio y Díaz-Flores, nacido en La Orotava el 8 de septiembre de 1879, estudió en Cádiz la carrera de Medicina, graduándose de Licenciado en 1906, y murió en Santa Cruz de Tenerife, soltero, el 6 de agosto de 1934. En 1928 y 1929 fue Inspector municipal de Sanidad en el Puerto de la Cruz.
2. Don Gonzalo Manuel Félix Eduardo Isidoro de la Santísima Trinidad Poggio y Díaz-Flores, nacido el 1º de enero de 1883 y bautizado el día 10 inmediato en el Sagrario-Catedral de La Laguna, ciudad donde pasó a mejor vida, el 11 de noviembre de 1946, sin haber tomado estado.
3. Don Eduardo Félix, sucesor.
4. Doña María Magdalena Amelia Sofía Poggio y Díaz-Flores, gemela de Don Eduardo Félix; no ha casado y vive en Santa Cruz de Tenerife.
5. Doña Felisa Manuela Imelda de la Santísima Trinidad Poggio y Díaz-Flores, nacida en La Laguna a 16 de septiembre de 1893 y bautizada el día 19 de octubre en el Sagrario-Catedral, casó en Santa Cruz, parroquia de San Francisco de Asís, el 29 de agosto de 1936, con Don Francisco Marconi Leper, natural de Roma.

IX. Eduardo Poggio Díaz-Flores.
Don Eduardo Félix de la Santísima Trinidad Poggio y Díaz-Flores Lugo y de Vera, nacido en la villa de La Orotava el 13 de mayo de 1888 y bautizado en la iglesia parroquial matriz de Nuestra Señora de la Concepción el 19 del mismo mes, fué Jefe de la familia de Poggio en Canarias, por haber fallecido sin tomar estado sus hermanos mayores Don Miguel Ángel y Don Gonzalo, y cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Madrid, en la que obtuvo el grado de Licenciado, que en 1922 revalidó en la de La Habana, ciudad donde acabó cristianamente sus días el 1 de marzo de 1956, después de recibir los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica.
En la misma capital había celebrado matrimonio, el 17 de abril de 1922, con Doña Elena de la Caridad de Aragón y Fandiño, nacida en La Habana el 11 de febrero de 1901 e hija de Don Ulises de Aragón y Cué y de Doña María Leonor Fandiño de los Ríos, con la que procreó tres hijos:
1. Doña María Elena Poggio y Aragón, nacida el 26 de mayo de 1923 y casada en La Habana, desde el 9 de octubre de 1947, con Don Sebastián Gorgas y Otero, hijo de Don Manuel Gorgas y Jordán y de Doña Lucía Otero de los Ríos. Su hijo, único hasta el presente, Don Eduardo Calixto Gorgas y Poggio nació en La Habana el 14 de octubre de 1951 y fue bautizado el 27 de marzo del año siguiente en la parroquia de Nuestra Señora de la Merced.
2. Don Eduardo Sergio, Jefe actual.
3. Doña Áurea Esther Poggio y Aragón, nacida el 11 de marzo y bautizada el 10 de julio de 1936 en la Catedral de La Habana, aún no ha casado.

X. Eduardo Poggio Aragón.
Don Eduardo Sergio Poggio y Aragón Díaz-Flores y Fandiño, Jefe actual de la noble Casa de su apellido en nuestras islas y Patrono en lo antiguo de la ermita de Nuestra Señora de la Candelaria en el pago de Mirca de la isla de La Palma, fundación del Maestre de Campo Don Andrés Maldonado, su octavo abuelo; de la capilla del Santo Cristo, erigida en la parroquial matriz del Salvador por los esposos el Conquistador Marcos Roberto de Montserrat y Doña Jerónima de Benavente Cabeza de Vaca, sus décimos abuelos; de la de San Joaquín, que construyó, con asiento distinguido y sepultura, en la nave colateral de la Epístola, de esta misma iglesia, su quinto abuelo el Regidor Perpetuo Don Juan Mateo Poggio; y de la del Señor del Huerto, fundada en el convento de San Francisco de Asís, de Santa Cruz de La Palma, por el Sargento Mayor Don Matías de Escobar, su séptimo abuelo, vino al mundo en la capital de Cuba (como sus dos nombradas hermanas) el 6 de noviembre de 1931 y recibió las aguas bautismales el día 11 de marzo del inmediato año en la iglesia parroquial del Cerro. Cursó estudios de Ingeniería en la Universidad de La Habana.

FUENTES
-Nobiliario de Canarias, Francisco Fernández Bethencourt, Tomo III, págs. 815-858, “Poggio por Tomás Tabares de Nava”, 7 islas, J Régulo Editor (coord.), La Laguna, Tenerife, 1952.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly