sábado, 15 de marzo de 2014

PERVIVENCIA INDÍGENA EN AGÁLDAR: APELLIDOS DE VERA, RODRÍGUEZ, ALONSO, RAMOS, CAMACHO Y HERNÁNDEZ (I)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES

Domingo Ramos Cancines (peldaño III), en sus pruebas para familiar del Santo Oficio, dio por padres a Benito Sánchez Cancines y Ana Rodríguez, vecinos de Gáldar; abuelos paternos: Simón Rodríguez y Catalina González; abuelos maternos: Sebastián Rodríguez y María Ramos de la Orotava-Tenerife. Y las de su mujer, María de Vera, dio por padres a Alonso Camacho y Luisa de Vera; abuelos paternos: Juan Alonso y Elvira Camacho y maternos: Sebastián de Vera y Francisca Hernández.
Este extracto documental de la carpeta del Archivo Diocesano que representamos en el cuadro adjunto nos permite identificar, lo cual es un hecho extraordinario en la genealogía canaria del siglo XVI, a los padres, a los cuatro abuelos y a los ocho bisabuelos de nuestra ascendiente María de Vera 2, duódecima abuela de quien esto escribe, nacida en el último tercio del siglo, en torno a 1580, en Gáldar, la Ciudad de las Guayarminas, y fallecida en la misma localidad el día 5 de junio de 1646, un año tan solo después de haber testado.
En la Villa de Gáldar en sinco de junio de mill y seiscientos y quarenta y seis años murió María de Vera viuda de Andres de Saavedra dexó dos misas resadas cada año una por los Santos y otra en la octava de nuestra Señora de la Concepción por su ánima y de su marido, de limosna seis reales por ambas; sobre tierras de Maninidra; testamento ante Luis Ascanio, escribano destas villas su fecha primero de octubre de mill y quarenta y sinco años.
En la segunda parte de este artículo podremos leer un extracto de su testamento. Ahora, en esta primera parte, nuestro interés se centra en rastrear su ascendencia hasta llegar al 1500, el momento de la transición entre las sociedades indígena y colonial, cuyo arribo es el objetivo declarado de todas nuestras pesquisas.
Haciendo cuentas rápidas diremos: si María de Vera 2 nació sobre 1580, sus padres debieron nacer a mediados de siglo, sus abuelos en el primer tercio y sus bisabuelos a fines del siglo XV o comienzos del XVI. Los bisabuelos de María de Vera 2 serían por tanto la generación posterior a la conquista de Gran Canaria por lo que la investigación sobre sus orígenes adquiere un interés especialísimo.
Trataremos en las próximas líneas de indagar sobre ellos pero ya adelantamos que tenemos la convicción, que intentaremos probar, de que seis de los ocho bisabuelos de María de Vera 2, a pesar de lo que pudiera pensarse por su nefando apellido, son de indudable filiación indígena canaria. Vayamos por partes.

A) LOS BISABUELOS PATERNOS DE MARÍA DE VERA 2
-Simón Rodríguez y Catalina González: padres de Benito Sánchez Cancines, quien es padre a su vez de Domingo Ramos Cancines.
Esta es la única línea de todas las que estudiaremos que indudablemente no es de filiación indígena canaria sino castellana. Acudimos de entrada para comentar este linaje al artículo de Ángelo Rodríguez Calcines titulado Calcines: un recorrido por las historia del apellido en Canarias publicado en este blog Genealogías Canarias. Como resultado de dicho estudio, podemos contrastar que Benito Sánchez Cancines, el padre de Domingo Ramos, personaje que superó las pruebas y llegó a ser familiar del Santo Oficio, es efectivamente hijo de los lanzaroteños Simón Sánchez Zambrana y Catalina González Calderón y nieto por línea paterna de Nicoloso Sánchez de la Fuente.
En el manuscrito titulado De la relación genealógica de fray Juan Suárez de Quintana encontramos respaldo para dichas afirmaciones:
El dicho don Nicoloso, hijo de Fernán Sánchez y Olalla Rodríguez su mujer, caballero de la Orden de Santiago, vino a Lanzarote desde Sevilla cuando la conquista y trajo a un hijo consigo que se llamó Simón y no consta el nombre de su mujer pero sí que el dicho su hijo Simón Rodríguez Sánchez Zambrana casó con Catalina González Calderón quienes ya son de esta isla de Canaria según otras relaciones; y que estos tuvieron por hijos a Juana Sánchez González la que casó con Juan de Miranda; y a Benito Sánchez que casó con Anna Rodríguez Ramírez. La dicha Juana Sánchez con Juan de Miranda tuvo por hija a Ygnes de Calderón, abuela legítima de don Diego de Carvajal… Los dichos Benito Sánchez y Anna Rodríguez tuvieron por hijos a Domingo Ramos Cancines, Ministro de la Inquisición de estas islas el qual casó con María de Vera y a doña Ángela (Águeda) Sánchez que casó con Pedro Suárez (Carreño). El dicho Domingo Ramos, que fue alférez, con María de Vera su mujer, tuvieron por hijos a Esteban Ramos Cancines, a Juan Ramos Cansines y a Salvador Ramos Cansines. Y la dicha María de Vera, su madre (de ellos), fue hija de Alonso Camacho y de Luisa de Vera.
Estas noticias genealógicas se ven confirmadas por cierta información de génere a la que hemos tenido acceso en la Genealogía de Agustín Pineda Betancurt que nos permite avanzar algunas generaciones:
…El año pasado de 1626 el alférez Esteban Ramos, Salvador Ramos y Juan Sánchez, hermanos, (hijos de Domingo Ramos Cancines y María de Vera 1) como nietos que parece fueron de Benito Sánchez Canzines en vista de la probanza que hicieron de haber sido dicho Benito Sánchez tercero nieto de Albar Sánchez como hijo de Simón Rodríguez y este de don Nicoloso Sánchez de la Fuente, caballero del hábito de Santiago y este de Fernán Sánchez de la Fuente quien lo era asimismo del dicho Albar Sánchez.
-Sebastián Rodríguez y María Ramos: padres de Ana Rodríguez, la madre de Domingo Ramos Cancines, padre a su vez de María de Vera 2.
Sebastián Rodríguez es grancanario prehispánico, aparece recibiendo tierras en repartimiento en la isla de Tenerife. No consta que fuera conquistador pero pudo serlo”. Esto es lo que nos dice Cebrián Latasa de nuestro ancestro a lo que añadimos, en su respaldo, que después de su estancia en Tenerife consta indubitadamente como aborigen en el listado de vecinos que se enfrenta a la secesión de Guía con la expresión:  natural de esta isla de Gran Canaria.
Su esposa María Ramos, natural de la Orotava, pudiera tener relación familiar directa con Pablo Ramos, asimismo grancanario prehispánico conquistador de Tenerife. En 1499 como tal conquistador el dicho Pablo recibió tierras y aguas en Icode de los Trigos-Fuente de la Guancha.
Una referencia del retorno de Sebastián a Gáldar, después de su estancia en Tenerife, la tenemos en la siguiente partida de bautismo:
Andrés. Lunes 9 días de diciembre de 512 bateó Sebastián Rodríguez un hijo llamado Andrés, legítimo, padrinos Hernando de Écija e Isabel Rodríguez, hija de Lucena.
Otra referencia la tenemos en 1514 en el bautizo de una niña en el que constan como padrinos: Castrillo y la hija de Sebastián Rodríguez. ¿Podría ser esta hija Ana Rodríguez, la madre de Domingo Ramos? Si así fuera la fecha de nacimiento de Domingo Ramos habría que encuadrarla en los años 30 o 40 del siglo
Asimismo consta en el libro de sepulturas que en 1525, el año de la peste, Sebastián paga 25 maravedíes por el entierro de un hijo suyo en la iglesia de Santiago.
Tirma, lugar de veneración de los indígenas canarios

B) LOS BISABUELOS MATERNOS DE MARÍA DE VERA 2
-Juan Alonso y Elvira Camacho: padres de Alonso Camacho quien es padre a su vez de María de Vera 1.
Muy probablemente este notable canario llamado Juan Alonso fue así bautizado por tener como padrino a un homónimo castellano. Esto significaría que era ya un hombre adulto en 1483 cuando se produjo el gran bautismo colectivo después de la capitulación de Ansite en el que cada guerrero indígena iba acompañado de un soldado del ejército castellano según su rango. Estas son las notas referidas a su presunto padrino según Cebrián Latasa: Juan Alonso. Conquistador de Gran Canaria. Aparece cobrando su salario a Antonio de Arévalo en 1484. Estuvo en la conquista 4 años y 11 meses. Se fue de las islas (Ladero 1966).
Su esposa que recibe el nombre de Elvira Camacho es probablemente hija de Pedro Camacho: grancanario conquistador de La Palma y Tenerife, morador en Taoro, fallecido antes de 1506 que casó con la grancanaria Catalina Madalena, hermana del también conquistador canario Pedro Madalena. Juan Alonso tuvo con Elvira diversos hijos, de alguno de los cuales tenemos huella documental en el libro primero de bautismos de Gáldar:
Pascual. Domingo en 25 de abril (de 1507) bateó Juan Alonso canario un gijo legítimo por nombre llamado Pascual, sus padrinos Gerónimo de Pineda y María de Betancor su mujer.
Lucía. Lunes en 14 de enero de 509 años bateó Juan Alonso, canario, e Elvira su mujer una gija legítima por nombre Lucía fueron sus padrinos Fernando de Écija e la mujer de Montemayor vecinos desta villa de Agáldar e yo Rodrigo de Vega que la bateé.
En ambas partidas como puede ver se indica que es canario para no confundirlo con Juan Alonso, que es portugués, el esposo de Juana Fernández. En relación con Elvira, la esposa de nuestro Juan Alonso, hemos de decir como curiosidad que su apellido es el mismo que el de la esposa de Pedro de Argüello, cronista primigenio de la conquista de Gran Canaria, llamada María Camacho. Este es un dato que aportamos que desconoce Latasa. Hijos de este matrimonio serían: Pedro nacido en 1508, como se verá en la partida al pie de este párrafo, que no sabemos si llegó a la edad adulta; y además, según el autor citado, Alonso de Argüello, Elvira de Valera, y Juana de Valera, casada con Hernando Espino…
Pedro: Ocho años bateó Argüello un gijo legítimo de María Camacho su mujer por nombre Pedro fueron sus padrinos Rodrigo Alonso e Marina Jiménez, vecinos desta villa de Agáldar.
En cuanto a la edad de Juan Alonso tenemos una buena pista en otra partida de bautismo en la que se le menciona como abuelo de un recién nacido, lo que ha de significar que tuvo que nacer al menos 40 años antes, es decir con anterioridad a 1470, lo que unido a las referencias que tenemos de él como conquistador de Tenerife y de su probable bautizo como guerrero, en edad adulta, en la Gáldar de 1483 nos daría unas fechas incluso anteriores para su nacimiento sobre 1460. Puesto que sabemos que murió según consta en el libro de sepulturas de Gáldar en 1519, habría fallecido con una edad aproximada de 60 años:
Andrés. Miércoles 20 días de diciembre de 508 bateó Bastián del Jierro un gijo por nombre Andrés; húbolo en una gija de Juan Alonso canario fueron sus padrinos Jerónimo de Pineda e María de Betancor su mujer vecinos de esta villa de Gáldar.
De nuevo la hija mayor de Tenesoya es la madrina junto con su marido del bautizo del hijo de un notable canario. Dada la originalidad de este apellido, este Bastián del Hierro podría perfectamente ser descendiente de Pedro del Hierro quien, según Latasa, es un grancanario prehispánico del que consta su condición de conquistador de Tenerife en repartimiento de tierra que se le dio en Tegueste.
-Sebastián de Vera y Francisca Hernández: padres de Luisa de Vera, madre a su vez de María de Vera 1
En cuanto al apellido de María de Vera estaríamos desencaminados si tratásemos de
Pedro de Vera, probable padrino de  indígena homónimo
relacionarlo con el del infame gobernador Pedro de Vera del que para tranquilidad de mi conciencia, hasta ahora, no nos ha llegado traza de su linaje. Su ascendiente Sebastián de Vera pudiera tener relación de parentesco con el Hernando de Vera que vive en Gáldar en 1526 y que es uno de los últimos firmantes del escrito que trata de evitar la secesión de Guía. Su posición tan atrasada en el listado de poderdantes no sabemos si adjudicarla a la baja condición social del firmante o a que se decidió tardíamente a suscribir el documento.
Como bien señala Bonnet en su estudio “La Villa de Gáldar en 1526”: El elemento indígena es difícil de identificar porque en su mayoría tomó al ser bautizado nombres y apellidos castellanos por lo que solo en el caso de ser muy conocida la familia cuyo apellido se incorpora podemos por exclusión colegir que se trata de un indígena canario tal es el caso de Hernando de Vera. Efectivamente tenemos muy claro que este Hernando aunque lleva el nombre y apellido de uno de los hijos de Pedro de Vera no tiene ninguna relación de parentesco con el infame gobernador. Como prueba de que el apellido identifica a una familia canaria de bajo nivel en la nueva sociedad colonial, aunque no servil sino libre, aportamos la siguiente partida donde una canaria que porta el apellido De Vera ejerce de madrina:
Alonso. Este dicho día (3 de septiembre de 1506) el susodicho (Juan Rodríguez de Lucena) bateó otro negro (bautiza tres de la misma tacada) por nombre Alonso, fueron sus padrinos Sebastián Rodríguez, sastre, y Catalina de Vera, canaria, por mí el cura Rodrigo de la Vega.
No debemos confundir a este Sebastián Rodríguez que aparece al final de la lista de vecinos de Gáldar de 1526, que es sastre, con el Sebastián Rodríguez que aparece a mitad de la misma, el tatarabuelo paterno de María de Vera 2 y que queda plenamente identificado, como ya dijimos, como natural de esta isla de Gran Canaria.
De los tres nobles canarios registrados por Cebrián Latasa que llevan el apellido de Vera en el Tenerife postconquista sabemos, a través de sus respectivos testamentos, que no tuvieron descendencia ni Martín de Vera ni Michel de Vera. Es probable por tanto que la continuidad del apellido en Gran Canaria provenga de Pedro de Vera quien, según dicho autor, podría ser hijo del Juan de Vera muerto en Berbería en 1502 que estuvo casado con la guanche Leonor Alonso, la que una vez viuda casó con el guanche Francisco de Tacoronte. Sería en ese caso Pedro de Vera hermanastro de Juan de Vera, Luisa de Vera y Lucía Pérez. Nos dice también Cebrián Latasa que el tal Pedro de Vera aparece en 1508 ante Hernán González otorgando un poder al también natural canario Juan González de Las Casas (el mozo).
En cuanto al apellido Hernández que porta Francisca, la esposa de Sebastián de Vera, no es necesario recordar su asignación a cientos de indígenas de distintas islas después de que los descendientes y deudos más directos de Hernando de Guadarteme (Tenesor Semidán) lo hicieran suyo y enlazaran entre sí, con una marcada endogamia. Quizá esta Francisca Hernández pueda estar relacionada, siguiendo a Hernández Castilla, con la canaria del mismo nombre (hija del conquistador canario Juan Fernández y Catalina Gaspar, vecinos de Tenerife) que fue mujer de Alonso Díaz (primos de Pedro Mayor y Diego Mayor y pariente de los Cartaya y Maninidra); y que, ya viuda, pasa a Gran Canaria donde deja testamento, el 17 de octubre de 1559, ante el escribano Alonso Hernández. Del tal Juan Fernández nos dice Latasa que era hermano de María de Moya, mujer de Hernando de León, de Rodrigo Hernández el viejo y de Martín de Vera, todos ellos grancanarios conquistadores de La Palma y Tenerife. Otra posibilidad a estudiar es que esta Francisca Hernández pudiera ser la muchacha criada en casa de Pedro Madalena a quien este, en su testamento dictado en 1541, como ahora veremos, lega la mitad de su casa para ayuda a su casamiento.
Como respaldo a todo lo antedicho en relación a la prosapia indígena de la mayoría de ascendientes de nuestra María de Vera 2 extractamos a continuación el testamento de Pedro de Madalena dictado en Tenerife en 1541 con algunas acotaciones entre paréntesis que nos hace José Melchor Hernández Castilla en su magnífica obra colgada en Internet “Los aborígenes de Gran Canaria en Tenerife” y otras que propone el autor de este escrito. En dicho documento podrán los lectores comprobar cómo los apellidos Alonso, Hernández, Camacho, Mayor, León y otros que se corresponden con deudos y vecinos de Pedro Madalena, todos ellos de raigambre indígena canaria, son apellidos que se repiten en la ascendencia de María de Vera. Esto no puede ser una simple casualidad.
Del tal Pedro Madalena con cuyo testamento cerramos esta primera parte del artículo nos dice Cebrián Latasa: Grancanario prehispánico, conquistador de la Palma y Tenerife. Nacido en Gáldar hacia 1463, vecino de El Realejo de Abajo en Taoro, casado con la grancanaria Constanza Fernández, hermana de Fernando Guadarteme y viuda de Pedro
Escudo de armas de Hernando Guadarteme
Vizcaíno; no tuvieron hijos haciendo adopción legal de Diego de la Sierra.
TESTAMENTO DE PEDRO MADALENA
Pedro de Madalena, canario, en 1541, ordena en su testamento ante el escribano Juan Vizcaíno en Tenerife: que mi cuerpo sea sepultado en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción deste lugar del Realexo de Abajo, en mi sepultura que tengo a par de la de Hernando Guadarteme que en gloria sea… (Referencia a Hernando Guadarteme II)
Primeramente declaro que tengo e dexo por mis bienes una heredad de viña e agua, con unas casas e bodega en el término desde lugar del Realexo, do dizen Tegayga, lindando por todas las partes con viñas y heredades de Hernando del Hoyo, difunto que en gloria sea. Iten dexo más por mis bienes en la dicha bodega de Tegayga ocho cascos de botas vacíos. Iten todo el esquilmo que procediera de dicha heredad. Iten un pedazo de tierra que yo tengo en el término deste dicho lugar do dizen La Carrera, lindando por la parte de arriba con la dicha carrera e camino real, e por la otra parte tierras e viñas de Álvaro Pérez, herrero, que tiene a tributo, juntamente con Juan Pérez y Diego González de Gallegos, e por la otra parte tierras de Juan González de Frexenal (esposo de María Doramas), que puede haber un cahíz de tierra de sembradura de que Juan Alonso (hijo del canario Pedro Mayor y sobrino de Pedro Madalena por parte de su mujer Constanza Fernández), vecino desde lugar, es obligado a pagar, después de los días de mi vida seis doblas de tributo en cada un año. Iten un pedazo de tierra en el término deste dicho lugar ques uno que yo troqué con Alonso Díaz, en que puede haber quince hanegas de tierra de sembradura, que alinda por la parte de abajo con los riscos de la mar e por la otra parte con tierras de los herederos de Rodrigo el Coxo e Lucía Fernández, canarios, difuntos que Dios aya, e por la otra parte tierras e barranco de Agustín de León.
Iten otro pedazo de tierra do dizen en la Montañeta, que está entre este lugar y el lugar de la Horotaba, que puede aver un cahíz de tierra de sembradura, por lindes por la una parte tierras de Alonso de Llerena, e por la otra parte tierras de García de Vergara e sus hermanos, e por otra parte de arriba tierras de los herederos de Rodrigo el Coxo…
Iten un pedazo de tierra que abaxo desde dicho lugar del Realexo, linda con la tierra y barranco de Agustín de León e por la otra parte tierras del Señor Adelantado y una cueba que está junto al dicho lugar, abaxo del horno de los moriscos.
Iten dexo por mis bienes unas casas e moradas en que al presente bibo…Iten tengo un esclavo prieto llamado Mateos…Iten tengo e dexo por mis bienes un hato de cabras que pueden ser hasta cien reses entre grandes e pequeñas, poco más o menos. Iten dexo más por mis bienes todas las bestias que se hallaren asnales ser mías, así marcadas o guaniles, mansas e salvages, que yo tengo en esta ysla. Iten dexo una capa y un sayo de Londres, algo traydo…
Iten digo y declaro que por guanto yo e la dicha Costanza no tenemos ni hijos, ni herederos forzosos, dejo por mi herencia a mi mujer Costanza. Pasados los días de su vida, y después de tres años que ella falleciera, la mitad de mis bienes pasarán a María Mayor e a Catalina Mayor e a Juan Mayor, hijas de Pedro Mayor, natural de Gran Canaria, por los muchos cargos que ellos tengo recibidos y los muchos servicios.
Iten mando y es mi voluntad que por cuanto Francisca Hernández, mi criada, me ha servido dende niña hasta agora e la he criado… mando que después de cumplidos dos años de mi fallecimiento le den la mitad de esta casa para ayuda a su casamiento… A Pedro Camacho (el mozo, hijo del conquistador canario Pedro Camacho y la hermana de Pedro Madalena, Catalina Madalena), vecino, que es mi sobrino y me ha hecho muchos servicios… que se dé un pedazo de tierra que yo tengo en el término desde lugar (15 hanegas) que yo troqué con Alonso Díaz… Iten mando que una queba que tengo en este término, que me dio Hernando de León, se dé a su hijo Agustín de León.
Como habrán deducido los lectores, no planteamos que los personajes citados en el testamento por Pedro Madalena se correspondan con los que aparecen en el cuadro de la ascendencia de María de Vera 2. Lo que sí se hace evidente sin embargo es que los apellidos se repiten entre los indígenas canarios de una y otra isla, que probablemente son parientes directos. La capacidad de supervivencia de la nobleza indígena de la isla de Canaria, explotando primeramente el trabajo de esclavos guanches y más tarde de esclavos negros o moriscos en sustitución de sus siervos trasquilados, fue notoria pasando tener una fuerte presencia en la nueva sociedad colonial.
La segunda parte de este artículo se centrará en la persona de María de Vera 2 y en la de su madre María de Vera 1 de cuyos testamentos dictados respectivamente en 1623 y 1645 en la escribanía norteña ofreceremos un amplio extracto, para luego descender por la escala genealógica hasta nuestros días.

CONTINÚA (pulsar aquí)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly