domingo, 22 de diciembre de 2013

MITO vs. REALIDAD: UNA INDAGACIÓN SOBRE EL MITO DE LA ATLÁNTIDA PRESENTADO CON EVIDENCIA CIENTÍFICA Y GENÉTICA

CHARLES PECKHAM ROSARIO
Cristóbal Colón soñó con un pasaje al viejo oriente para salir de la estrangulación económica
El Atlante. Escultura de Toni Gallardo
del islam. Don Cristóbal, sin duda estaba al tanto de los viejos mitos griegos, egipcios y fenicios de la vieja Atlántida. Los conquistadores envainaron sus espadas y partieron para el nuevo mundo en búsqueda de El Dorado. ¿Fueron meras leyendas producto de gente con imaginación acalorada? ¿Se habían vuelto locos con la fiebre dorada?
Como expliqué en mi artículo anterior: Desde la lejanía: una aventura del descubrimiento… Existen realidades detrás de los mitos y las leyendas. ¡Incluso, el reino de Troya fue un mito hasta que fuera redescubierto en el siglo XIX! Con mi ímpetu de investigador siempre me he visto obligado preguntar lo imposible. ¡Y, siempre, he encontrado que las realidades tienden a ser mucho más interesantes que las fantasías y los dogmas!
Estaba al tanto que los antiguos mitos equiparan a las Canarias con las Islas Afortunadas. Otros han denominados a los indígenas de las islas como los supervivientes de los antiguos atlantes. Sabemos muy bien que los intelectuales del renacimiento estaban tan injertados en los mitos de la antigüedad, que era prácticamente imposible separar el mito de la realidad. Luego apareció Descartes durante la era moderna y estableció las normas y pautas de la modernidad; separando así la realidad de la fantasía. Pero ahora nos encontramos en la era de Einstein, donde la realidad de repente se vuelve relativa bajo el punto de vista del observador particular: ¿qué es la realidad y qué es la fantasía entonces? Obviamente, necesitamos un lenguaje común para poder entendernos. La lengua franca de nuestros tiempos se basa en los principios científicos baconianos. Su modo de expresión es la matemática.
Nos encontramos en el mundo occidental que, en muchos casos se ha momificado debido a los intereses políticos, económicos y corporativos que no permiten al individuo pensar fuera de los marcos establecidos. Así que sugiero que necesitamos de vez en cuando a un genio loco como Einstein, Bill Gates o Arysio Santos.
Arysio Santos, véase su página Atlantis, es uno de esos científicos rupturistas que nos obligan a pensar en alternativas a lo establecido. El profesor Arysio tiene la ventaja de conocer profundamente el método científico. Además, el profesor se expresa en un lenguaje divulgativo, pero a la vez nos empuja a lo desconocido, como el chamán de la aldea.
El profesor Santos presenta una interesante evidencia que la Atlántida estaba localizada en el sureste asiático antes del holoceno. Les diré que las pruebas genéticas de los últimos años nos están obligando a pensar que la humanidad es mucho más antigua que lo antes imaginado. ¿Por qué pensar que la civilización surgió durante el holoceno, cuando hace poco hemos encontrado un centro ceremonial llamado Gobekli Tepe que sugiere que la civilización estaba muy desarrollada, incluso durante la última era glacial?
También tenemos evidencia arqueológica (El Paleolítico Medio unión entre África del Norte y el desierto) que sugiere un continuo cultural entre el Sahara el Medio Oriente y el sur asiático por más de 50 mil años. Así que no nos debe sorprender que hubiese existido una compleja civilización en el sureste asiático destruida y hundida, como lo explica el profesor Santos, en que el nivel del mar subió drásticamente cuando finalizó la última era glacial,
Homínidos. Foto: COPE
presentando evidencias interesantes, basadas en fuentes antiguas y modernas, en que los supervivientes de esa gran civilización emigraron a otras partes del mundo.
¿Por qué presento este tema tan extraño y a la vez interesante? Porqué he encontrado evidencia en mi propio genoma que apoya esa idea de una migración forzada de lugares tan lejos como el sureste asiático hasta lugares tan remotos como las Canarias. ¿Porqué no, cuando nuestros ancestros lograron ir a los extremos del mundo hace decenas de miles de años atrás? ¡Y ni hablar de los canarios! Si nos pudiesen hablar nuestros ancestros desde la ultratumba, ¡imagínese las aventuras fantásticas que nos contarían! Pero es que ya no tenemos que oír cuentos chinos de nuestros abuelos. ¡El libro más completo posible de nuestro pasado está en nuestro genoma!
Aquí, dos resultados de las pruebas genéticas que he realizado sobre mi genoma y les dejaré a cada uno de ustedes que hagan sus propias indagaciones al respecto. El primero, una prueba llamada rflp (polimorfismo de longitud de fragmentos de restricción). Esta prueba la realicé a través de dnatribes.com., dándome como mestizo euroasiático. Como les expliqué en mi anterior artículo, mi herencia maternal es primariamente canaria e ibérica, mientras que la de mi padre es europea. Me parece que esta prueba está captando un capítulo muy antiguo en la historia de mi ascendencia maternal. La parte europea viene de mi ascendencia paternal, y la sureste asiática, de mi ascendencia maternal. Las pruebas de este tipo hechos con aborígenes del nuevo mundo presentan un perfil muy distinto al que presento. Mi perfil genético de esta prueba genética peculiar que me presenta como un mestizo euro-asiático:

Ahora, un perfil de un típico aborigen del nuevo mundo. Como pueden apreciar, el aborigen del nuevo mundo no presenta evidencia del viejo oriente:

 

Para ser exhaustivo, los resultados de la prueba para un típico hispano, pueden apreciar que parece ser un mestizaje del norafricano con el europeo. No presenta evidencia de mestizaje oriental como pueden apreciar:



Ahora, la segunda pieza del rompecabezas genético. Esta prueba la realicé gracias al siguiente portal: genographic. En esta prueba particular, obtuve un alto porcentaje de denisovano (especie de homínido del sureste asiático). El porcentaje fue aproximadamente de 1%. Esto es significativo, ya que los chinos y los aborígenes del nuevo mundo tienen cuanto más un .2% de este homínido en su genoma. Y gentes como los aborígenes australianos y melanesios presentan entre un 3 a un 5% de este homínido en su genoma. Considerando que solamente el 50% de mi genoma viene de mi ascendencia maternal, es
plausible que mi abuela tiene el doble de denisovano que este servidor: lo que significa que mi ascendencia maternal estuvo en esa zona en un pasado remoto. ¡Imaginen ustedes la tremenda aventura de ir desde África al suroeste asiático hace 50 mil años, y de vuelta a África hasta llegar a la Canarias durante el holoceno! ¡Que tremenda aventura! ¡Será por eso que los canarios llevamos el deseo de viajar a otros mundos en nuestras venas!
Espero con este artículo que algún que otro descendiente de indígenas de Canarias se haga las pruebas para que tengamos más información científica sobre el asunto. Debemos estar muy orgullosos de nuestra antigua herencia cultural y genética. Debemos aprovecharnos de las oportunidades de investigación que tenemos al alcance de nuestras manos.
¡Dios bendiga a las Canarias! ¡Dios salve a los Canarios esparcidos por el mundo!
 



3 comentarios:

  1. Más evidencia presentado por Dienekes el Griego que señala a los bereberes como una migración al África de Eurasia al fin del pleistoceno:

    http://dienekes.blogspot.com/2013/12/recent-origin-of-north-african.html

    ResponderEliminar
  2. Hay evidencia que señala a los Bereberes como una especie de linaje proto Dravídico. Es posible que estén conectados antiguamente con grandes civilizaciones como el de Harappa y Mojenjo Daro en lo que hoy es Pakistán. Si llegaron estos proto Dravídicos desde Eurasia como señala Dienekes, es posible que eso podría explicar el porqué las proto dinastías Egipcias ocurrieran al sur de Egipto y no al Norte. Puedieron haber llegado embarcados desde el sur oriental hacia Etiopía y pudieron haberse establecido en el Egipto Sahariano y mezclado con los nativos de la región. De allí conquistaron a los primitivos del Delta más al norte y fundaron las primeras dinastías del Antíguo Reino. Estos Egipcios sofisticados fueron los que erigieron las pirámides y establecieron todas las pautas para la gran civilización Egipcia. Es posible que los descendientes de esos primitivos del Delta se sublevaron y botaron a esta élite de sus puestos de poder. La evidencia señala que estos refugiados se desplazaron al oeste hasta llegar a la región montañosa de la Cordillera del Atlas unos siglos más tarde. Esta cordillera sirvió de refugio para estos desplazados. Eventualmente, una cohartada de estos antiguos Egipcios terminaron en el Tenerife. Eso explicaría las muchas supuestas coincidencias entre el Guanche y el antiguo Egipcio, tales como las técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, la momificación, las creencias en común y las prácticas endogámicas entre otras cosas. Eso explicaría también cómo mi abuela es similar tanto al Bereber en general como también al Egipcio en particular. Me parece que el Egipcio moderno se identifica como Árabe más por razones culturales y religiosas y menos por razones genéticas:

    https://drive.google.com/file/d/0B-gtF2Hah8JIOV9yV1Zqd0M1QWM/edit?usp=sharing

    Me parece que con el tiempo y la investigación objetivo, más de estas preguntas se contestarán satisfactoriamente.

    ResponderEliminar
  3. En este blog se va en busca del mito atlántico-guanche. Pero, basado en los estudios del profesor Santos, los pasados dos mil años son tiempos muy recientes para descrubir al Atlántida. Hay que ir mucho más lejos: al fin de la era del pleistoceno. Pero sin duda que el bereber mezclado con el rubio-mongoloide como menciona el autor; y mezclado también con el mediterráneo-púnico, son los últimos susurros en una larga travesía que terminara con el guanche en las canarias: http://cho-mnue.blogspot.com/2009/05/guanches-esclavos-bereberes-o-hijos-de.html

    ResponderEliminar

Printfriendly