sábado, 25 de noviembre de 2017

FAMILIA ARMAS DE AGAETE. NOTAS SOBRE SU APOGEO Y DECADENCIA EN EL PODER LOCAL (SIGLO XIX)

JAVIER GIL PÉREZ
Ponencia del IV Encuentro de Genealogía Gran Canaria, organizado por 
Genealogías Canarias y la Real Sociedad Económica del País de Gran Canaria, 
celebrado el 14 de noviembre de 2017.

Durante el siglo XIX se dio en España una transformación política derivada del Liberalismo que llevó a una adaptación a las nuevas estructuras de poder y los nuevos pensamientos. En este sentido, en Canarias la antigua nobleza, la burguesía agraria y comercial van a conformar la oligarquía propietaria o terrateniente, actuando como bloque de poder
Agaete, 1891. A. Witcomb, FEDAC
durante el Liberalismo representadas por la burguesía canaria, que van a ocupar un papel determinante en este nuevo contexto. Es decir, se establecerá un pacto tácito nobleza-burguesía para ocupar los espacios de poder, mediante estructuras piramidales de élites, a través de una red caciquil que va a tener el control en las Islas durante todo este siglo y sobre todo a partir de los procesos desamortizadores.
En la segunda mitad de la centuria, será momento de consolidación del liberalismo y auge del poder caciquil, en el que determinadas familias van a ocupar los diferentes espacios gubernamentales y económicos.
En la presente ponencia trataremos de profundizar en este poder caciquil y para ello nos centraremos en la Familia Armas, del municipio de Agaete, cuya influencia en la localidad y en la comarca norte-nororeste fue determinante en el periodo estudiado.
Nos centraremos en el poder local de Agaete, con el estudio de la citada Familia Armas, tras su ascenso social y económico, y como en este siglo van a tener un papel determinante los procesos de desamortización. Analizaremos con más profundidad la figura de Antonio de Armas Jiménez, paradigma del caciquismo y del control absoluto del poder local, así como algunos aspectos genealógicos.
La metodología que hemos empleado para la realización de este trabajo abarca diferentes fuentes directas, como pueden ser las orales, hemerográficas, documentación histórica en diferentes archivos, además de la bibliografía general y específica.
El siglo XIX va a desarrollarse en Canarias de forma convulsa con el desarrollo de diferentes crisis económicas que llevaron a la adopción de cambios políticos y económicos. El punto de partida de este siglo va ligado a una sociedad profundamente agraria, dependiente de las exportaciones y con niveles de analfabetismo muy altos.
Sin embargo, tras el Real Decreto de Puertos Francos del 11 de Julio de 1852, la sociedad canaria va a vivir en la segunda mitad del siglo momentos de desarrollo económico y demográfico, pero sin embargo, el poder de la nobleza y burguesía reconvertida en terratenencia va a consolidarse y en algunos casos aumentar debido a las reformas agrarias liberales (Suárez, 1995: 435-436).
“La demografía canaria del XIX responde, pues, al perfil de una sociedad con predominio del mundo rural sobre el urbano, que se puede definir como preindustrial o del “viejo equilibrio”, en donde sus tasas de natalidad y mortalidad son elevadas y fluctuantes, mientras que la emigración hacia América no paró ni un solo momento en el drenaje de muchos efectivos humanos” (Millares, Millares, Quintana, et al., 2011: 15).

A pesar de las Reformas Agrarias Liberales que pretendieron limitar y disminuir el poder señorial y eclesiástico, la antigua terratenencia y nobleza no vio mermado su poder, y continuó con los usos feudales, llegando incluso a aumentar su patrimonio a través de los procesos de desamortización que se desarrollaron entre 1836 y 1844 (Mendizábal: Ley de 19 de Febrero de 1836) y entre 1855 y 1875 (Madoz: Ley de 1 de Mayo de 1855). De este modo, se fue creando una mano de obra asalariada, jornaleros y campesinos sin tierra de los que muchos se adaptaron a la aparcería.
Estos procesos desamortizadores tienen una gran importancia debido a la gran cantidad de capital que va a utilizarse, al cambio en el status social de un importante sector y a la modificación del sistema de la propiedad que conllevará la acumulación de poder en manos, sobre todo, de la nueva terratenencia. La desamortización fue una necesidad para el Estado, desgastado tras las diferentes guerras, como la que aconteció contra Inglaterra o la Guerra de la Independencia, que llevaron a la práctica quiebra de la Hacienda.
“La alta burguesía terrateniente y comercial tiene orígenes diversos. Se nutre de los antiguos componentes de los estamentos privilegiados del Antiguo Régimen y con los aportes de la burguesía comercial, bien local o extranjera [...] y si a esta minoría le añadimos algunos profesionales liberales y altos cargos de la administración civil y militar y la jerarquía eclesiástica, tenemos el grupo que conforma el bloque social dominante” (Suárez, 1995: 435-436).
En muchos casos, como analizaremos en el de Agaete, existen antecedentes de entroncamiento familiar de medianos propietarios que sientan las bases de la acumulación de riqueza y poder.
El siglo XIX va a estar marcado en el ámbito político por el liberalismo, que fue progresivamente implantándose debido a que los núcleos de poder necesitaban de un nuevo sistema político para mantener el control de las estructuras políticas. En la segunda mitad del siglo XIX se han establecido tres divisiones cronológicas, desde el reinado de Isabel II (1843-68), el Sexenio revolucionario (1868-1874) y la Restauración borbónica (1875-1902).
En Gran Canaria, los grupos liberales se van a agrupar a partir de final de la primera mitad del siglo en el Partido Canario hasta 1868, y tendrá el poder absoluto en esta isla, además de Lanzarote y Fuerteventura. Con el Sexenio revolucionario se van a mantener
Fernando León y Castillo
las clases que hasta ahora habían ostentado el poder. Tras la Restauración Borbónica, la alta burguesía comercial va a ver aumentado su fuerza conformando unas nuevas élites, cuya figura de mayor exponente es Fernando León y Castillo y su Partido Liberal Canario.
Ante una sociedad fragmentada, la división de los estratos es similar al  Antiguo Régimen. En la cúspide, un grupo de grandes propietarios. En el nivel inferior están ubicados los grandes y medianos propietarios enriquecidos tras las desamortizaciones y las ventas de tierras tras la crisis de la cochinilla. En el periodo de la restauración, la oligarquía terrateniente va a ser  un grupo impermeable. Ante una sociedad rural, el poder reside en la acumulación de propiedades (Suárez, 1995: 449-450).
La alta burguesía y la nobleza local, es decir, la nueva terratenencia, aunque unieron esfuerzos por intereses comunes, mantuvieron distancia en cuando a uniones matrimoniales. Las clases medias y la burguesía van a ser soporte de las redes clientelares caciquiles que sostendrán un férreo control de la gran masa poblacional. Estos grupos de notables, se concentraban en tertulias, con un contenido ideológico prácticamente inexistente. Entre los cargos se encuentran los puestos en diferentes administraciones como las Cortes, la Diputación Provincial y los Ayuntamientos: “Esta red caciquil constituye el principal medio para garantizar el triunfo de los intereses de la élite local” (Pérez, 1989: 84).
Los diferentes estudios apuntan que en los inicios de los primeros partidos eran comités que se creaban ante la celebración de las sucesivas elecciones. Al contar con sufragio restringido el control es más factible. La actividad política estaba fuertemente ligada a figuras políticas, con luchas entre facciones a título personal, donde lo que va a prevalecer es la capacidad de influenciar (Alcaráz y Millares, 1995: 497).
Los nuevos terratenientes que surgen tras las reformas agrarias liberales con la desamortización, van a convertirse en los futuros caciques, ejerciendo un férreo control adaptándose a la nueva realidad de los municipios liberales. La distribución de cargos facilitó las herramientas de poder para tener controlada a la gran masa campesina. Así, tenemos una red de puestos como jueces y fiscales, policía de montes, alcaldes de mar, etc.
Muchos de estos nuevos terratenientes detentarán el poder local, bien mediante el ejercicio directo de las alcaldías o por el nombramiento de algún familiar directo, que les garantice su posición. El rédito económico que obtenían por el control de las administraciones locales era bastante suculento. La práctica totalidad de los municipios grancanarios estaba controlada por bloques de familias, como los Henríquez en Teror, los Armas en Agaete o los Melián en Agüimes. Por su parte, la vieja nobleza del Antiguo Régimen va a permitir este ascenso del poder, sin perder su status en la pirámide social (Millares, 2011:131-132).
Hay que destacar la importancia de las tertulias de notables, en las que se repartían los cargos, destacando las que se celebraban en la capital de la Isla, y en nuestro caso, las famosas tertulias del Huerto de Las Flores en Agaete. Esa nueva terratenencia va a posicionarse en un entorno liberal conservador. Viejos y nuevos terratenientes unieron esfuerzos, dando como resultado la creación de un nuevo y fuerte bloque de poder.
La legislación electoral facilitaba las redes caciquiles y el ascenso de poder. El sufragio censitario reducía el cuerpo electoral en oscilaciones de entre el 0,5% al 5% de la población. Una población con derecho a voto donde sólo participaban sectores oligárquicos y burgueses (Alcaráz y Millares, 1995: 496).
Durante el siglo XIX va a ascender de forma notable en el municipio de Agaete la familia Armas Jiménez, auspiciada por el entroncamiento familiar, y posteriormente con los procesos de desamortización, ya mencionados en el presente trabajo, que hicieron de este apellido el más importante en la segunda mitad del siglo XIX en la localidad del noroeste y en otras zonas de la isla, como La Aldea de San Nicolás o Artenara. A continuación vamos a tratar de explicar el origen, ascenso y poder de esta familia, cuyo máximo exponente va a ser Antonio de Armas Jiménez.
Los Armas de Agaete no pertenecieron a la oligarquía del Antiguo Régimen, sino que ostentaban cargos en la Milicia de Canarias y mantenían contactos con la nobleza canaria (Martín, 2015: 4). En 1710, Nicolás de Armas, Ayudante y Alférez de Milicia, realizó testamento ante el escribano de Santa María de Guía, Pedro Alonso de Medina, y en él se documenta el arrendamiento de la hacienda de La Aldea al Marqués de Villanueva del Prado.
El crecimiento de los Armas en el Antiguo Régimen se debe principalmente a la acumulación de propiedades derivadas de las herencias y matrimonios, destacando en los antepasados un fuerte grado de consanguinidad, principalmente entre las familias Armas y Medina, durante los siglos XVII y XVIII.
A finales del siglo XVIII, Francisco de Armas José (1751-1824) ostentaba los cargos de Capitán de la Compañía de Infantería de las Milicias Provinciales en Agaete, dentro del Batallón de Guía. También llegaría a ser Regidor del Cabildo de Gran Canaria, y posteriormente alcalde del Castillo Principal de Nuestra Señora de La Luz de la marina de Las Palmas, por la Justicia y Regimiento en el año 1799. El 1 de septiembre de 1819, Francisco de Armas toma posesión de la mayordomía de la Ermita de las Nieves, situada en el Puerto de Agaete. Este cargo, había recaído en el siglo anterior en la familia de los Castillo Olivares (Cruz, 2011: 107). En el año 1824, fallece de forma repentina y le sucede su hijo Francisco de Armas Pino (1796-1860), vendedor de guano y naviero con el pailebot La Rosa, bautizado como “San Antonio” (Millares, 2011:80).
Sobre su biografía, José de Armas Díaz afirma en su obra inédita Agaete visto por Olivia Stone (1883), pendiente de publicar, que su infancia transcurrió entre Agaete y Las Palmas de Gran Canaria, estableciéndose definitivamente en el municipio marinero tras el matrimonio celebrado con Ana María Jiménez Jorge en 1819, y fruto de cuyo matrimonio nacen nueve hijos.
El 6 de agosto de 1824 ocupa el puesto de mayordomo de la Ermita de Las Nieves, hasta su muerte el 9 de diciembre de 1860 (Cruz, 2011: 108). En ese mismo año -1824-, hay constancia del ejercicio de la alcaldía de Agaete.
Sus hijos fueron Antonio (1820-1895), Jerónima (1825-1904), Dolores (1826-1899), José (1828-1894), Francisco (1831-1885), María Encarnación (1834-1900), Nieves (1835-1906),  Juan Sinforiano (1837-1861), y Santiago (1839-1880).
Esta familia de propietarios va a atesorar una fuerte acumulación de propiedades, en mayor medida beneficiados por los procesos desamortizadores de Mendizábal y Madoz. En la desamortización de Mendizábal de 1836, Francisco de Armas Pino, va a formar parte de los 26 máximos compradores en las islas orientales, ocupando la 21ª posición, con un total de 302.650 reales de vellón invertidos (Ojeda, 1977: 57).
Dentro de los límites del municipio de Agaete, la Hacienda de La Concepción, perteneciente al Convento de los Bernardos, fue dividida en 6 partes, de los cuáles Armas Pino adquiere una parte y además de otro pedazo conjuntamente con su hermano José de Armas, José María Gutiérrez y Francisco Armas Reina (Ojeda, 1977: 61-62).
Entre las importantes propiedades que adquirió Francisco de Armas, se encuentra el Cortijo de La Inagua, compuesta por diferentes fincas compradas entre 1856 y 1859, por un coste total de 7.048 pesetas y 8 céntimos. Otras de las grandes propiedades adquiridas por Armas Pino son los cortijos de Tirma, Tijaracás y Tamadaba, pertenecientes al municipio de Artenara, que suman 13.807 pesetas y 97 céntimos.
En la desamortización de 1855, José de Armas Jiménez, adquiere una finca por valor de 6.750 reales de vellón, mientras que su hermano Antonio de Armas Jiménez, adquiere 14 fincas por valor de 52.190 reales de vellón (Ojeda, 1977: 106). Este último, va a adquirir otros bienes, en varios municipios además de Agaete, como en La Aldea de San Nicolás, donde se hace con importantes cantidades de tierras, llegando a comprar en 1873 el 10,36% de dicho municipio, 1.441 hectáreas (Ojeda, 1977: 121).
Entre las adquisiciones, cabe mencionar el cortijo de Guayedra, dominio de Antonio de Armas.  Tras la conquista de Gran Canaria, Fernando Guanarteme, último rey de Agaldar, es beneficiado en los repartimientos con el valle de Guayedra en forma de término redondo (Suárez, 1983: 91-110).
Las formas que Armas Jiménez usó para incrementar de forma notoria el patrimonio a través de subastas de la desamortización de los bienes eclesiásticos van a destacar por el  envío de testaferros a las pujas. En total, más de 200 propiedades, enclavadas en los municipios de La Aldea, Agaete, Artenara y Tejeda (Millares, 2011: 80).
Por otra parte, de los bienes derivados de las herencias y dotes familiares, da cuenta el libro de partición de herencia de Francisco de Armas Pino, que conserva la Familia Armas Díaz, y del cual sería imposible resumir en unas pocas líneas por su gran extensión, que pudiera ser objeto de otra investigación.
Sin lugar a dudas, la segunda mitad del siglo XIX va a estar marcada en el municipio de Agaete por la figura de Antonio de Armas Jiménez (1820-1895) una persona polifacética y controvertida que marcará la política, la religión y la sociedad.
El ambiente político vivido durante la infancia y juventud de Antonio destaca por la consolidación del liberalismo en España. Debido a la ausencia de escuelas en el municipio, tuvo una formación tradicional realizada por su familia. Interesado por la historia, contaba en la biblioteca familiar con los 29 volúmenes de la Historia General de España, del autor Modesto La Fuente. Por decisión propia, no contrajo matrimonio, para dedicarse plenamente a la gestión y engrandecimiento del patrimonio familiar. Se inició en estudios de náutica pero lo abandonó por dedicarse a los negocios familiares relacionados con el comercio.
De carácter moderado y conservador había adoptado posiciones liberales. Según narran los descendientes de la familia, en “vísperas de cualquier elección el patio de la casa aparecía atestado de garrafas de ron (a su costa, claro), que también estaban destinadas a Gáldar y Guía. Nada nuevo bajo el sol, salvo que hogaño todos los gastos electorales, incluidos el ron y los enyesques, ya no los pagan los amos sino el erario público. Con 18 años, en 1838, ya ejercía las funciones de Comisionado del Ayuntamiento de Agaete ante la Diputación Provincial de Canarias, y en concreto para los expedientes de deslinde que por parte de dicho organismo se realizaron en el municipio.
A lo largo de su vida, Antonio de Armas fue acaparando una gran cantidad de poder, participando en las diferentes elecciones al senado y congreso como elector, como mayor contribuyente del municipio. De importancia para comprender su influencia es la concentración del poder judicial, siendo nombrados jueces de paz o suplentes en diferentes mandatos el propio Armas o alguno de sus hermanos, entre los años 1863-67. Este control de lo judicial se ve reflejado del mismo modo al ser elegido para la reforma de las cárceles en 1878.  
Durante el Sexenio revolucionario (1868-1874) extendió su poder hasta la Diputación Provincial, elegido desde 1872 diputado, considerado miembro del grupo de los “conservadores de la revolución”. Su capacidad de control del censo y electores es rotunda, proponiendo en 1881 al Juzgado de Partido del Distrito de Guía a varios vecinos para que formen parte de las listas de electores.
Su etapa en la Alcaldía de Agaete se desarrolló entre los años 1859 y 1868, durante la cual  toma relevancia su intervención e intento de resistencia en la Revolución de 1868, La Gloriosa, y de la que dedicamos un apartado específico debido a su importancia.
De su mandato, no se puede recuperar la información del Archivo Municipal de Agaete debido al incendio que en 1910 redujo a cenizas toda la documentación, por lo que, encontramos durante su gobierno diversas fuentes, como por ejemplo el Boletín oficial de Canarias.
La primera mención como Alcalde está fechada el 14 de febrero de 1859, en el que firma un edicto que se publica días después en el Boletín Oficial, en el que firma como Alcalde Constitucional y Presidente del I. Ayuntamiento de este Pueblo de Agaete, relativo al reparto de la contribución territorial.
Persona de negocios, se dedicó a consignar mercancías desde diferentes puertos insulares y europeos (Cruz, 2013: 5). Para un mayor control del comercio, acaparó el cargo de Alcalde de Mar. Hay constancia de diversas importaciones de productos desde distintos puertos Europeos. Por otro lado se continuaba utilizando el pailebot San Antonio (La Rosa), propiedad de la familia.
Su control de todo el sistema político-económico también le llevó al negocio de los seguros, siendo en 1864 Antonio de Armas delegado en Agaete de La Unión, Compañía General Española Anónima de Seguros a Prima Fija, autorizada por Real decreto de 31 de diciembre de 1856.
En el año 1876, siendo su hermano José de Armas Jiménez como presidente de la Diputación Provincial de Canarias, con sede en Tenerife, se establece una queja del Ayuntamiento de Icod contra Antonio de Armas por corte de maderas, que se pretendían embarcar sin pago de un derecho de exportación.
En la carrera militar llegó a alcanzar el cargo de Comandante en septiembre de 1868, mientras que en 1872 le fue encargada la jefatura de un depósito de 100 prisioneros de la III Guerra Carlista. Entre las condecoraciones, destaca la Cruz de Isabel la Católica por Real Decreto el 31 de agosto de 1878 (Cruz, 2011:5-6).
Su gran amistad con Fernando León y Castillo le llevó a sumarse al Partido Liberal Canario, siendo un miembro importante con gran influencia, lo que le reportó grandes beneficios personales, como la adjudicación del contrato para la construcción del muelle de Las Nieves, cuyo proyecto fue redactado en 1864 y subastadas las obras en 1875 por 105.000 pesetas (Cruz, 2011:321), ejemplo de la configuración de una cerrada red clientelar.
El entramado familiar se ve reflejado en los cargos que hermanos y sobrinos ejercieron en la política canaria.
Tras la Revolución de Septiembre de 1868, cede la primera línea política en el consistorio a su hermano Santiago de Armas, quien ejercería la alcaldía desde 1869 hasta 1875. Fue elegido alcalde en las elecciones celebradas en la primera quincena de enero, representando al partido monárquico-democrático. En estas elecciones también se eligió diputado provincial en el distrito de Guía, resultando elegido su otro hermano José de Armas.
Estas elecciones municipales serían las primeras en las que se llevaría a cabo la implantación del sufragio universal masculino para mayores de 25 años, firmando sus edictos como “Alcalde Popular del Pueblo Agaete”.
Sobre la figura de Santiago de Armas, cabe destacar que se licenció en derecho en la Universidad Central de Madrid, donde forjó amistad con Fernando León y Castillo, asistiendo a las tertulias políticas y literarias y siendo elegido un año después de la graduación, en 1866, diputado provincial de Canarias. Casado con Leonor Merino, falleció en 1880, y dejó por hijos a Ana María, Francisco y Juan de Armas Merino. Los dos varones, sus sucesores políticos y de Antonio de Armas, llegaron a ocupar la alcaldía de Agaete, entre otros puestos.
Así, en la segunda mitad del siglo XIX Juan de Armas Merino ostentó la alcaldía desde al menos 1898 prolongándose hasta 1906, año en el que solicita la baja debido a su estado de salud. Su hermano Francisco lo sería en diferentes periodos del primer tercio del siglo XX (Millares, 2011: 285).
Por otra parte, es importante resaltar la importancia del mencionado José de Armas Jiménez, licenciado en derecho, quién ocupó los cargos de Juez de Paz de Agaete, Decano del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife, Presidente de la Diputación Provincial de Canarias, Magistrado de la Real Audiencia de San Juan de Puerto Rico y Presidente de la de Santiago de Cuba (Guimerá, 1970:427).
Figura clave en el entramado familiar es la de Francisco Bethencourt de Armas (1860-1930), hijo del inspector de hacienda y natural de Gáldar José Bethencourt Reina y María Encarnación de Armas Jiménez, hermana de Antonio de Armas. Licenciado en
Francisco Bethencourt de Armas
derecho por la Universidad Central de Madrid (1879-1885), entre su amplio currículum, se encuentra la de redactor del periódico El Día en 1888 y nombrado ese mismo año Secretario particular del Director general de Instrucción Pública. Fue dirigente del Partido Liberal Canario de Fernando León y Castillo, cercano a la corriente de Agustín Bravo (los agustinos), llegando a ser elegido vocal y secretario de su Junta, siendo máximo responsable accidental del partido en 1907. Diputado provincial de Canarias en los años 90, ascendió a gobernador militar -Delegado del Gobierno- a finales de la década, cesando en el cargo en noviembre de 1899. Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria en 1909 por un periodo corto de tiempo, era favorable de la causa de la división provincial de Canarias trasladándose en 1912 a Madrid para reivindicarla. Fue miembro fundador del Cabildo de Gran Canaria en el mismo año y finalmente Presidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (1923-1930). El Diario de Las Palmas le rinde homenaje en su fallecimiento afirmando sobre su figura de “prestigioso nombre en cuanto significara progreso y adelanto para la ciudad de Las Palmas, a la que siempre prestó su patriótica cooperación”.
Los caciques eran caracterizados por un pensamiento que les hacía considerarse a sí mismos como “bienhechores” del pueblo, “patriarcas” de la familia, es decir, los encargados de mantener el orden, el progreso y el trabajo, cuando en realidad ejercían un control férreo de la población, de sus vidas y hasta pensamientos. En el caso de Antonio de Armas Jiménez, diversos ejemplos reflejan esta actitud, y quizás, quien mejor lo retrata es la viajera británica Olivia Stone, quien recorrió todas las islas anotando cada detalle en su diario de viaje que publicó en su libro “Tenerife y sus Seis Satélites”. En 1883, durante los días 9, 10 y 11 de diciembre recorre el municipio de Agaete y se hospeda en la casa de Armas.
Quizás, de los relatos más interesantes por su contenido social es el que tuvo lugar el sábado 10 de diciembre, concerniente a la actitud de la familia Armas con respecto a los “pobres” del municipio, que acuden a ellos para pedir limosna y comida, ejemplo de la actitud paternalista del cacique:
“Cuando abrimos nuestra puerta para subir al comedor, nos encontramos con un grupo de personas distribuidas por el patio. Eran, principalmente, mujeres y niños que, a pesar de sus harapos, o quizás debido a ellos, tenían un aspecto pintoresco y además eran bastante atractivos. La familia Armas es extremadamente caritativa y reparte mucho entre los pobres de los alrededores que, por lo consiguiente, se congregan aquí para recibir las limosnas” (Stone, 1995: 60).
Esa imagen de “patriarca” se ve reflejada en las múltiples suscripciones para la recaudación de fondos para diversos fines, en los que la familia Armas y especialmente Antonio, participaban siempre.
Una de las referencias contemporáneas a la vida de Antonio de Armas es la que realiza el polifacético profesor José Sánchez y Sánchez, quien en la semblanza publicada tras su muerte, que analizaremos en posteriores capítulos, lo califica de distinguido patricio, mientras que según el mismo relato, el consistorio municipal aportó una corona con la consigna El Ayuntamiento al BIENHECHOR del pueblo”. Esta es una referencia clara del sistema caciquil que durante décadas se instauró en el municipio, auspiciada por los Armas y sostenida por el aparato de Fernando León y Castillo.
Uno de los acontecimientos más importantes que rodea a la figura de Antonio de Armas Jiménez es el vivido en el municipio de Agaete en septiembre de 1868, en el marco de la Revolución de La Gloriosa con la proclamación de la I República en 1973, cuya
Antonio de Armas Jiménez
trascendencia cruzó las fronteras, derivando en un enfrentamiento periodístico entre varios medios escritos de la época, que han posibilitado la reconstrucción de los hechos, junto a otros testimonios y fuentes. Este acontecimiento puso de relieve las dos facciones políticas enfrentadas en el municipio entre la familia Armas y Medina.
El contexto político se enmarca en el derrocamiento de la reina Isabel II tras el golpe del General Prim en septiembre, que llevó a un vacío de poder que fue cubierto con la creación de juntas provinciales y locales, de carácter revolucionarias, donde se propugnaba el sufragio universal, la libertad de prensa, la libertad de pensamiento, sistema de contribución igualitario y creación de Cortes Constituyentes, entre otras medidas (Mendoza, Noreña y Pérez, 1978:76). En Canarias van a crearse dos Juntas Superiores. La de Gran Canaria, formada por progresistas y republicanos, y la de Santa Cruz de Tenerife, caracterizada por un matiz conservador-monárquica.
Tras la constitución de la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria, en Agaete se nombra una Junta local por parte de Antonio de Armas, quién en un primer momento muestra su adhesión a la Junta Superior. Sin embargo, ésta no acepta la constitución de la Junta local por la política caciquil de los Armas y en la reunión celebrada el 8 de octubre la Junta Superior nombró a los nuevos miembros del Ayuntamiento de Agaete donde se realizan los siguientes nombramientos: Alcalde 1º Francisco de Medina, Alcalde 2º Pedro Ramos, Síndico Pedro Armas y Ramos, Concejales a Carlos Falcón, Domingo Ramos, Juan de Medina, Fulgencio Álamo, Miguel del Pino, Clemente de Medina, Francisco Herrera Ramos, Mateo Jiménez Cabrera y Antonio María del Rosario, quedando fuera del Ayuntamiento, y por lo tanto del control institucional, Antonio de Armas y su grupo de poder. Este hecho fue el detonante para que Antonio de Armas y sus aliados dieran un paso para preservar así sus intereses políticos y comerciales.
El líder opositor de los Armas, Francisco de Medina Jorge (1836-1889) era presidente del Partido Republicano en Agaete, ideológicamente contrapuesto a los pensamientos de Antonio de Armas (Cruz, 2011: 111). No podemos determinar las causas concretas de dicho enfrentamiento, aunque sí existen una serie de datos objetivos que nos podrían indicar la dirección correcta, en referencia a la disputa por el patronazgo de la Ermita de Las Nieves, que se tradujo en un enfrentamiento durante la función religiosa de la Virgen de Las Nieves en 1873, transcurridos varios años tras La Gloriosa. Según recoge el historiador Cruz y Saavedra, el 24 de septiembre el párroco Antonio González Vega escribe al Obispo “poniéndole en conocimiento sobre la existencia en el pueblo de dos partidos que rivalizaban entre sí y que una de sus pugnas giraba en torno a la gestión de la administración de la ermita”. La importancia de la gestión de la mayordomía reside sobretodo en la gestión de las limosnas de los fieles, además del encargo de la conservación del templo, realización de las fiestas, etc. Al terminar el mandato se debían realizar la debida declaración de cuentas ante el obispado (Cruz, 2011: 110-111).
La reacción de Antonio de Armas ante su destitución no se hizo esperar y en un intento de preservar el poder, envió una carta con cuarenta firmas reconociendo a la Junta Superior de Gobierno de Santa Cruz de Tenerife, solicitando justicia contra las resoluciones que la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria había tomado respecto al municipio de Agaete. El periódico La Libertad, de Tenerife, que defendía a la Junta de dicha ciudad y por lo tanto los postulados caciquiles de Armas Jiménez (Mendoza, Noreña y Pérez, 1978: 86), afirmaba en sus relatos que “esta representación, que bien puede llamarse historia del depotismo, ha provocado un grito de indignación en todos los libres corazones, por que es inconcebible que á la sombra del liberalismo, se atropelle la autonomía de un pueblo que en uso de sus derechos, se halla debidamente constituido.” Este relato, de marcada tendencia ideológica manifiesta a favor de Armas, hay que ubicarlo en el contexto de la prensa del “aparato” conservador y monárquico que se dio en la isla de Tenerife.
Antonio de Armas, a las peticiones de la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria para que se le reconociera su autoridad única en la Isla, contestó que ya “había reconocido como Soberana á la Junta de Gobierno de Santa Cruz de Tenerife (¡pásmate!), que se constituyera desde los primeros momentos: que lo sentía mucho; (¡pásmate más!) pero que no podía menos de decir á la de Las Palmas; tarde piacher, ó cosa así” (Cirilo, 1899:45).
A petición de la Junta Superior de Santa Cruz de Tenerife, Antonio de Armas, convocó unas elecciones con sufragio universal –masculino y mayores de 25 años-, para la elección de una nueva Junta local. La votación se celebró el 25 de octubre a la salida de misa, siendo elegidos los mismos que habían constituido la primera Junta de Agaete. La Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria rechazó este nuevo nombramiento e intentó obligar a que se disolviera y se respetara la junta nombrada por ésta.
Sobre la elección de la segunda Junta de Armas, el periódico El Guanche realiza una crónica minuciosa de los hechos. Se convocaron a los vecinos mediante edicto, con la colaboración del párroco, Antonio González Vega. Congregados los vecinos a misa, durante la salida de la misma se llevó a cabo la elección, con presencia de la fuerza armada bajo el mando del Comandante de armas que había nombrado la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria, formando en la calle la compañía. El resultado de la elección no fue novedad, siendo elegidos los mismos que componían la primera Junta, con solo un cambio. Esta nueva Junta nombró el nuevo Ayuntamiento, pero la Junta Superior con sede en la capital grancanaria, la rechazó y ordenó su disolución, siendo las fuerzas armadas del Batallón de Guía quienes la noche del 25 de octubre devolvieron la Alcaldía a Francisco de Medina Jorge, el Alcalde impuesto, quien como represalia contra los que participaron en la elección de la Junta Revolucionaria, instruyó causas contra ellos, elevando parte de lo sucedido al Juzgado de primera instancia de Guía, y contando con el apoyo de muchos vecinos, que “rechazaron la conducta del Alcalde y sus partidarios” (Mendoza, Noreña y Pérez, 1978: 86). La representación de la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria estaba encabezada por el Presidente de la Junta, Julián Cirilo Moreno y el Jefe del Batallón de Guía, el Teniente Coronel Juan Díaz Berriz, quienes fueron recibidos por Antonio de Armas en el Huerto de Las Flores.
Poco después Armas fue ascendido a Comandante y propuesto para la Cruz de Isabel la Católica. Tras la disolución de las Juntas, en enero de 1869 se celebraron elecciones municipales en las que, como ya hemos señalado en anteriores apartados, fue elegido alcalde Santiago de Armas Jiménez, representante del nuevo partido Monárquico Democrático, conocido como el Partido bombero, proveniente de la disolución del Partido Canario (González, 2015: 137).
Nos parece oportuno realizar un análisis de los componentes de la nueva corporación nombrada desde la Junta Superior de Gobierno de Gran Canaria, por sus vínculos personales.
El teniente de Alcalde, Pedro Ramos Ponce, mantiene una estrecha relación con Francisco de Medina, debido a que es el padre de su esposa María Dolores Ramos Cuevas. Viudo por segunda vez, casó en 1850 con Micaela de Medina Jorge, hermana del que sería su yerno.
Por otra parte, Carlos Falcón ha de guardar algún tipo de afinidad con la causa republicana, apareciendo como testigo de la boda de Jacinto Martínez, aliado republicano de Francisco de Medina (Cruz, 2011:322), natural de la Villa de Almazán en Soria y a su vez casado con Gregoria Medina Jorge, prima hermana del líder republicano.
Creemos probable el parentesco de hermanos entre Domingo Ramos y Pedro Ramos Ponce, apareciendo en la lista de mayores contribuyentes de 1858 y 1878. En estas listas también aparecen Fulgencio Álamo, Miguel del Pino, Clemente de Medina, Francisco Herrera Ramos y Antonio María del Rosario. También es posible que Juan de Medina sea hermano de Francisco de Medina, sin que podamos confirmarlo con rotundidad por carecer de datos.
Clemente de Medina es otra figura de importancia, ya que desempeña las funciones de Alcalde en los años 30, finalizando su mandato en 1837 (Cruz, 2006:4). En 1857 es elegido Juez de Paz de Agaete. Mantiene relación familiar con Francisco de Medina debido a que es hermano de su padre, Francisco Tomás de Medina Espino.
Centrándonos en el líder opositor Francisco de Medina Jorge, cabe señalar que es de profesión maestro de obras y pedrero, vinculado con movimientos masónicos y firme defensor republicano. Se presentó a varias elecciones sin éxito, resaltando la publicación que en 1873 en el que afirma que “los republicanos de Agaete en Canaria, tomarán parte en las próximas elecciones municipales contra la candidatura que allí presenten los calamares. Hace tantos años que allí domina una familia feliz, que ha de costar gran trabajo a nuestros amigos vencer las maquinaciones de los que no pueden vivir sino al calor oficial. Tal es la abundancia de Armas que allí existe que es muy difícil vencer, por más que no estén de su lado la razón ni la justicia”.
En 1874 un fatídico incendio reduce a cenizas la primitiva Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, llevando a las partes a una tregua y uniéndose para promover la construcción de un nuevo templo (Cruz, 2004: 8) destacando el papel que Medina va a desempeñar en el desarrollo de las obras, lo que le llevaría a ser elegido alcalde en 1875, renunciando a la presidencia de la Junta Directiva para la Construcción del Nuevo Templo, en favor del hasta ese momento alcalde y uno de los rivales políticos Santiago de Armas “por el buen hacer”.
Sin que fuera concertado por las familias, sus apellidos se unieron en 1893 tras el enlace matrimonial de Francisco de Armas Merino, hijo de Santiago de Armas, con Dolores Medina Ramos, hija de Francisco de Medina. Un documento anónimo en recuerdo de Medina conservado por sus descendientes, la familia Armas Díaz, fechado en 1889 recoge los caracteres particulares y humanos de esta controvertida figura política. Un documento cuya objetividad es claramente inexistente, y su veracidad cuestionable, pero nos pone en situación y nos da la visión de una de las partes: 
“Humilde y caritativo con los pobres; Digno y jamas adulador con los poderosos; franco, generoso y decinteresado con todos [...] en estos últimos años los reveses de la fortuna habían menoscabado sus intereses, y, sin embargo, su ruboridad, su afabilísimo trato, no se alteraron un solo instante [...] fué, durante su vida toda, apoyo del débil, consuelo del desgraciado y Amigo desinteresado y leal, digno es de que sus agradecidos conciudadanos intenten perpetuarle, legando su gloriosa remembranza á las generaciones futuras”.
La figura de Francisco de Armas Merino (1955) nos sitúa en la última fuente de poder caciquil en la Villa de Agaete. Ostentó la Alcaldía de Agaete (1909-12 y 1919-20) además del cargo de Consejero del Cabildo de Gran Canaria (1922) y Concejal del Ayuntamiento de la Capital en 1929. Dedicado al comercio y la agricultura, como legado familiar. Importante destaca las famosas tertulias políticas que realizaba en el Huerto de Las Flores, centro de toma de decisiones.
Creemos necesario recalcar que los cambios de poder, y las luchas intestinas entre las dos facciones, no se fundamentan en un enfrentamiento ideológico sino que se significaba en un cambio de personas, y por lo tanto, una sustitución del grupo que ostenta el poder, por otro. En el Sexenio Democrático no va a producirse una auténtica democratización real ya que esto podría perjudicar los intereses de sendos bandos, cuyo único objetivo era el legitimar su poder (Noreña: 1977: 60).
Sin lugar a dudas, la figura de la familia Armas Jiménez y concretamente la de Antonio de Armas ha trascendido del carácter político al social y cultural, debido a su política, basada en el control caciquil. Como punto de partida para comprender este hecho, retomamos el panegírico que José Sánchez y Sánchez dedica a Armas:
“Durante un periodo consecutivo de más de 20 años ejerció el cargo de Alcalde [sic], y á su iniciativa se debe el incremento que adquirió la población; la apertura de nuevas calles; el arreglo de la fuente para el abasto de aguas del vecindario y otras varias obras públicas de importancia, entre ellas la Pescadería y Plaza de mercado, no existiendo mejora alguna en aquel pueblo á que no vaya asociado al nombre de D. Antonio de Armas, siendo una de los principales la construcción de dos bonitas torres en la ermita de Nuestra Señora de las Nieves”.
Este interés por las obras públicas, se debe en gran medida a su amistad con Fernando León y Castillo, debido a que su “merced a su posición y á sus excelentes prendas de caracter, llegó a ser la persona más influente no solo en Agaete sino en varios pueblos del Distrito del norte. A la amistad que unió al Sr. Armas con nuestro respetable Jefe D. Fernando de León y Castillo, debe el pueblo de Agaete el muelle de Las Nieves, declarado de interés general, la carretera hasta aquel Puerto y la moderna Iglesia que costeó el Estado por haberse quemado la Parroquia de dicha villa, siniestro que tuvo lugar en 1874, y todos en Agaete recuerdan el arrojo con que salvó el archivo parroquial”. Esta amistad le valió para obtener las adjudicaciones de las obras del puerto y de la iglesia, en beneficio personal, además de la creación de carreteras, siempre a conveniencia de los Armas. 
Vemos, como los Armas configuran una tradición de ocupar los puestos de responsabilidad pública, y obtienen el control de todas las obras e incluso hasta el lugar donde van a tener lugar para beneficiarse de las importantes indemnizaciones por expropiaciones.
Los diferentes cargos que la familia Armas ocupan les va a conferir un poder y al mismo tiempo lo van a utilizar para ir ascendiendo en diferentes escalas políticas y así lograr un mayor beneficio (Noreña, 1977: 132-133).
Aspecto fundamental en esta red clientelar es el nombramiento de los cargos, entre amigos y familiares, en la administración local, ya ejemplificados como jueces de paz, funcionarios, censo, etc. En otra escala superior, la recomendación para ocupar cargos va a ser una práctica habitual, propia de los hábitos caciquiles. El miedo será una baza fundamental, ya que la “autorepresión y el temor a perder bienes o empleos, será uno de los instrumentos más eficaces en la captación de sufragios” (Pérez, 1989:177).
Del mismo modo, es importante señalar que este engranaje caciquil se va a sustentar en la gran propiedad, y los Armas van a ocupar en este aspecto un papel fundamental, que viene favorecido por las relaciones de producción semifeudales con un campesinado desmovilizado y alto nivel de analfabetismo (Millares, 2011:273).
Su fallecimiento, transcurrido en noviembre de 1895, significó el fin de una etapa pero no de su obra e influencia, ya que el entramado caciquil va a perpetuarse, al menos hasta la II República. Como curiosidad a destacar, el Diario de Las Palmas, del lado de Armas, publicó en sus páginas sobre el entierro de Antonio un artículo, señalando que se transformó en una “manifestación de duelo resultó en suma digna demostración de que aquel pueblo no es ingrato a los beneficios recibidos por mediación de D. Antonio de Armas, cuya memoria se perpetuará, según nos indica el corresponsal, poniendo el nombre de Armas y Jiménez á una de las calles abiertas en Agaete”. Este hecho se produjo en 1913, cuando la influencia de los Armas continuaba gozando de buena salud, siendo descubierta la placa durante las fiestas de Las Nieves, el día 16 de agosto, dando nombre a la hoy antigua Calle del Carmen, donde se encuentra situada la antigua casa familiar de los Armas, actual sede de las Casas Consistoriales de Agaete.
Pero su mayor legado es la creación de la red caciquil que va a marcar el municipio, donde el poder iniciado por Francisco de Armas Pino, y aumentado por Antonio de Armas, va a continuar con los sucesores de la familia, quienes utilizarán las mismas formas para controlar el poder, y condicionar a una población mayoritariamente campesina y dependiente del sector agrario.
A partir de lo analizado, entendemos que tras la llegada del liberalismo, el cambio político se basó en el traspaso de poderes a lo largo del siglo XIX a manos de la burguesía con acceso al control del poder. Los aires liberales no se tradujeron en una modernización del país, que continuó con una economía atrasada y una industria en claro estancamiento.
La política, a pesar de esta nueva concepción ideológica, no se transformó sino que continuó estando en manos de unos pocos, en forma de bloque de poder que va a aglutinar a la aristocracia del Antiguo Régimen y la nueva burguesía, que continuó con una manera elitista de entender las relaciones entre el poder y la sociedad, formando en un primer momentos agrupaciones políticas, basadas en una red de poder clientelar desde la capital de la Isla hasta todos los pueblos de Gran Canaria.
En el caso de Agaete, tenemos a la familia Armas como principal red familiar caciquil, que hemos visto que basaba su sustento político por el entramado político creado a raíz de la figura de Fernando de León y Castillo.
Podríamos considerar a Antonio de Armas Jiménez como un gran estratega político, que desde su juventud convivía con ideas conservadoras, fieles a la monarquía pero que se adaptaron fácilmente al sistema liberal, no por su ideología pues no era el centro del debate, sino para sostenerse en el poder local y favorecer sus intereses. Va a ir aglutinando en torno a su persona o a la de su familia, hermanos, sobrinos y primos, todos los puestos de poder, para beneficiar los negocios familiares comerciales, marítimos y agrícolas así como la industria. Es en este aspecto cuando toma importancia la licitación de las obras públicas en beneficio propio, pues los Armas contaban con hornos de cal, y de infraestructuras suficientes para afrontar los proyectos, como el del Muelle de Las Nieves, la carretera Las Palmas-Agaete, la construcción de la Iglesia de la Concepción o la ampliación de la de Las Nieves. 
De vital importancia son los testimonios orales que narran como se creaban festines electorales a cargo del erario público. Las elecciones eran puro trámite, pues el control del censo por parte de los Armas está contrastado, ganando todas las elecciones a las que se presentaban, con escaso apoyo para la oposición, cuyos resultados no eran suficientes como para significar un peligro.
Los Armas se encargaron de tener controlado su posición social, destacando diputados provinciales, abogados, alcaldes, jueces, delegados gubernamentales, etc, que hicieron de esta familia una de las más influyentes en la comarca noroeste de Gran Canaria. Podríamos asegurar que Antonio de Armas Jiménez y su familia es el paradigma de caciquismo y de adaptación al liberalismo en el norte de Gran Canaria, siguiendo los patrones propios de la mentalidad de ese pequeño núcleo de poder.
Es por ello que podemos afirmar que este sistema caciquil estuvo sustentado por el miedo y el paternalismo del cacique, desde el control absoluto de la administración local, de la economía de una sociedad perjudicada por las graves crisis.
Hemos visto como desde un punto de vista genealógico se puede entablar los parentescos que hacen del caso de Agaete un complejo entramado político que marcó sin duda el siglo XIX en la localidad.

FUENTES
- Armas Díaz (de), J. (2017). Agaete visto por Olivia Stone (1883). (documento inédito, sin publicar). Las Palmas de Gran Canaria. 
- Bethencourt Massieu (de), A. (Ed.) (1995). Historia de Canarias. Las Palmas de Gran Canaria: Ediciones del Cabildo Insular de Gran Canaria.
- Cruz Saavedra, A. J. (2004). La historia de un incendio anunciado: en el 130 aniversario de la destrucción de la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de Agaete (1874-2004). Gáldar: Infonortedigital.com. Recuperado el 3 de marzo de 2017, desde http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/MDC/id/1417
----  (2006). A don Juan Valls y Roca en el centenario de su muerte (1906-2006). Biografía y obra pastoral en la Villa de Agaete. Gáldar: Infonortedigital.com. Recuperado el 18 de abril de 2017, desde http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/MDC/id/72554
----  (2011). Arquitectura y Artes Plásticas en la Villa de Agaete,  Las Palmas de Gran Canaria: Cabildo Insular de Gran Canaria.
----  (2013). Cañones y culebrinas: el Gurgú y Las Peñas. Tradición, simbolismo, belleza y plasticidad de las fiestas de la Virgen de Las Nieves. Gáldar: Infonortedigital.com. Recuperado el 7 de abril de 2017, desde       http://www.infonortedigital.com/portada/images/noticias/Pdf/Caones_y_culebrinas-Infonorte__2.pdf
- Martín Santiago, F.E. (2010). La acumulación de Propiedad de Los Armas de Agaete (2): Tirma, Tijaraca y Tamadaba. Recuperado el 14 de marzo de 2017, desde http://www.infonortedigital.com/noticia-hemeroteca.php?id=51502
----  (2015). El poder y la acumulación de la propiedad en Gran Canaria durante el siglo XIX: Los de Armas de Agaete, Las Palmas de Gran Canaria. Recuperado el 15 de marzo de 2017, desde http://myslide.es/documents/el-poder-y-la-acumulacion-de-la-propiedad-en-gran-canaria-en-el-xix.html
- Millares Cantero, A.; Millares Cantero, S.; Quintana Navarro F. & Suárez Bosa, M. (2011). Historia Contemporánea de Canarias. Las Palmas de Gran Canaria; Obra Social de La Caja de Canarias.
- Moreno Ramos, J. C. (1899). Cuadros históricos de la Revolución de Septiembre en Las Palmas. Las Palmas de Gran Canaria: Imprenta de J. Martínez. Recuperado el 16 de abril de 2017, desde http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/MDC/id/1687
Moreno Santana, N. (2014). La Conquista de Tamarant (Gran Canaria) desde la perspectiva del derecho: Los Pactos de la anexión y Guayedra. Las Palmas de Gran Canaria: El Museo Canario.
- Stone, O. (1995). Tenerife y sus seis satélites (traducido por Juan A. Bedford), 2 tomos, Las Palmas de Gran Canaria: Ediciones del Cabildo Insular de Gran Canaria. 
- Suárez Grimón, V. J. (1983). La Hacienda de Guayedra y el Heredamiento de Agaete ante la ocupación de realengos. Revista de historia canaria, 173, pp. 91-110. Recuperado el 20 de marzo de 2017, desde http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/revhiscan/id/304


2 comentarios:

  1. Buenos días,
    antes que nada darle las gracias por compartir esta información. Estoy investigando mi genealogía familia (De Armas, Tenerife) y he encontrado vínculos con los primeros conquistadores/colonos De Armas en Canarias.
    Siguiendo a Cebrián Latasa, Diego de Armas e Ibone de Armas eran vecinos de Gran Canaria alrededor de 1497. Me pregunto si están vinculados con la Juana de Armas (1630) que cita en el árbol genealógico publicado en su artículo, o con algún otro De Armas emparentado con Juan Negrín, rey de Armas (1410)
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Printfriendly