viernes, 6 de junio de 2014

APELLIDOS OJEDA Y CASTRILLO (II)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES 
APROXIMACIÓN AL ORIGEN DE LOS GÓMEZ CASTRILLO
Hemos de reconocer que al dar comienzo a este trabajo pensábamos que Juan Castrillo era el fundador de la estirpe en Gran Canaria a tenor de la información de limpieza de sangre que les transcribiremos en la tercera y última parte. Estas eran nuestras disquisiciones iniciales:
“1514 Bautizo de un hijo de Juan Castrillo e de su mujer, son convertidos, llamado Andrés. Padrinos: Pedro de Lepe e Luisa de Guzmán e la mujer de Miguel de Trejo”.
Este es el documento más antiguo al que habíamos tenido acceso (Libro primero de bautismos de Gáldar) acerca de los Castrillo. Como han podido leer se trata de la partida de bautismo de Andrés, un hijo de Juan Castrillo y de su mujer en la que constan como padrinos nada menos que la hija de Arminda Masequera (Luisa de Guzmán) y la mismísima Guayarmina (Margarita Fernández).
En dicho documento se precisa sin ningún margen de duda el carácter de conversos de ambos cónyuges y asimismo su condición de vecinos y no naturales, es decir que han nacido fuera de la isla. El nombre y procedencia de su esposa es para nosotros un enigma.
Otros dos registros de dicho libro primero de 1506 y 1514 atestiguan que a pesar de ser judeoconversos, Juan y su esposa tienen cierta preeminencia (nadie quiere que su hijo sea apadrinado por alguien sin recursos) y nos dan la certeza de que Juan Castrillo no puede ser confundido con otra persona de su mismo apellido pues las citas, en ambos casos, se refieren, sin especificar sus nombres, a Castrillo y su mujer. Si hubiera otro Castrillo adulto en la Agáldar de principios del siglo XVI este hubiera sido identificado con su nombre de pila.
“1506 Son padrinos en el bautizo de Antón, un hijo de Juan de Morón y de su esposa Madalena, Juan Perdomo e la mujer de Castrillo, vecinos de esta villa de Gáldar”.
“1514 Bautizo de una hija de Martín González e de su mujer. Padrinos: Castrillo y la hija de Sebastián Rodríguez”
La diferencia de edad entre Alonso, Cristóbal y Juan, los presuntos hijos de este matrimonio nacidos en Fregenal antes del año 90, y Andrés, el niño nacido en Gáldar en 1514, nos da pie a pensar que la madre de este último era una nueva esposa de Juan Castrillo. Otra información de nobleza que les mostraremos en la última parte de este artículo nos informa de que el supuesto conquistador Juan Gómez Castrillo, natural de Castrillo de Porma, León, casó de nuevo en la villa de Guía lo que parece servirnos de apoyo en esta disquisición.

RECAPITULACIÓN DESPUÉS DE LEER A MARIANO GAMBÍN
En un excepcional artículo que lleva por título “Los primeros repartimientos de Gran Canaria” publicado este mismo año en AEA el historiador y literato Mariano Gambín nos hace un replanteamiento a partir de nuevos datos sobre una cuestión en la que tantas lagunas existen por desaparición de los archivos. Gambín establece varios períodos en el proceso de los repartimientos: una etapa inicial de 1483 a 1485 caracterizada por la ocupación tolerada de tierras, en las que no hubo repartimiento propiamente dicho pero sí apropiación de las mejoras tierras para el cultivo de caña; un segundo período de 1485 a 1491 en el que Pedro de Vera ejerce de repartidor con la ayuda inicial de una comisión de notables; un tercer periodo que llega hasta fin de siglo con los repartos realizados por los gobernadores Maldonado y Fajardo; y por último el periodo final comprendido entre 1498 y 1503 con los repartimientos realizados por los gobernadores Lope Sánchez de Valenzuela y Torres. A partir de entonces la vía de acceso a la propiedad de las “tierras dehesas, aguas, ejidos, cuevas solares e casas que en esta isla hubiese” es la de la petición al Cabildo que hace entrega de las tierras solicitadas si no hay contradicción, como bien se pude comprobar en la relación posterior que se conserva de Los repartimientos de Gran Canaria (Ronquillo y Aznar Vallejo) que recoge registros desde 1534 a 1555.
Nos vamos a centrar en el periodo final 1498-1503 en el que los gobernadores citados realizan importantes repartos en el Valle de los Nueve en la demarcación de Telde y en la comarca de Moya al norte de la isla. En ambos casos se formó una comisión para dar satisfacción a las demandas de los conquistadores y repobladores de categoría que reclamaban tierras de regadío. En el caso de Gáldar, los comisionados fueron tres: Pedro de Castrillo, a quien se tilda de noble caballero, Pedro de Jaén, alcalde local de Gáldar en aquellas fechas y el vecino Juan de León por renuncia de Adán de Acedo. Los repartos se hicieron, nos dice Gambín, en función de la cantidad de agua aprovechable de la antigua acequia y de las cantidades debidas por la Corona a cada conquistador o a los méritos de cada repoblador de renombre. Los dieciséis adjudicatarios fueron Fernando de Montemayor, Juan de Gracia, Pedro el rey, Pedro de Castrillo, Juan de Creta, Juan Torres de Lucena, Cristóbal de Lucena, su hijo, Juan Gallego, Sebastián de Arjona, Diego Ramírez, Pascual Tello, Juan Sánchez de Morón, Ruy de Santibáñez, Perucho de Arana, Antón de Toledo y Perucho de Arjona. De este listado deslindaremos, por presumir que son repobladores y no conquistadores, a aquellos que no aparecen en la nómina de conquistadores realizada por Manuel Lobo en su obra magna La conquista de Gran Canaria que son : Pedro de Castrillo, Juan Gallego, y los tres últimos de la lista que por su apellido podrían ser hijos de conquistadores.
Poco después se repartieron tierras en Gáldar en función de las que se podía regar con el
Mapa de Castrillo de Porma
agua sobrante de las tierras de Riberol. Esta vez los adjudicatarios fueron cuatro: Cristóbal Felipe Álvarez, Gonzalo Pérez de Vergara, Gaspar Hidalgo y Pedro de Jaén, todos ellos acreditados conquistadores (nómina de Manuel Lobo) con la excepción de Pedro de Castrillo, un repoblador tardío galardonado por la Corona.
Como pueden comprobar los lectores, estamos ante un fiable censo de conquistadores o repobladores ilustres afincados en el norte de la isla que acrecen sus propiedades con tierras de regadío para dedicarla al floreciente negocio de la caña de azúcar. Entre ellos está como repartidor y repartido el “noble caballero” Pedro de Castrillo.
Estos datos nos permiten ampliar en una generación el cuadro genealógico de los Castrillo dándose con ello respaldo a la primera de las informaciones de nobleza o de limpieza de sangre que les mostraremos. Esto supone establecer que hubo un desembarco en Gáldar de tres generaciones de una misma familia (Pedro de Castrillo en la primera, Juan Castrillo en la segunda y los hermanos Gómez de Fregenal en la tercera) lo que resulta muy sorprendente pero explicable si pensamos que constituían una familia noble que huía de la quema.
Ahora, en el siguiente apartado pretendemos realizar un esquema de la descendencia de Juan Castrillo estimando que este personaje puede ser hijo del noble caballero leonés Pedro de Castrillo, natural de Castrillo de Porma, en la ribera del río Porma, cerca de León, (son datos que anticipamos de cierta documentación que les mostraremos en la tercera parte de este trabajo).

RESUMEN DE LA PROBABLE DESCENDENCIA DE JUAN CASTRILLO Y SU PRIMERA ESPOSA
“Alonso Fregenal, Cristóbal y Juan Gómez Fregenal son hermanos, vecino el Juan de Tenerife Folio 547”.
Con los datos con que ya contábamos y con el respaldo de esta nueva anotación de la carpeta del Archivo Diocesano podemos aventurarnos a hacer un balance de la probable descendencia del matrimonio formado por Juan Castrillo, a quien hacemos hijo del caballero Pedro de Castrillo y de su esposa, natural de Fregenal de la Sierra:
1. ALONSO GOMEZ DE FREGENAL casado con una esposa cuyo nombre desconocemos, aunque según la genealogía de Cristóbal Luján que se conserva en el Acialcázar, podría ser
Archivo de Acialcázar
una tal Leonor Gutiérrez (ver foto adjunta).
De ellos descienden entre otros vástagos que no conocemos: Tomasina de Ordaz, casada con Bartolomé Suárez, Constanza Castrillo, casada con Baltasar de Mendaña, y Alonso Gómez Castrillo, alcalde de Guía en 1602, quien casado con Leonor de Ojeda tuvo numerosísima descendencia que ya ha sido descrita en la primera parte de este artículo.
Sobre Alonso Gómez, Pedro González Sosa en su libro “Contribución para una historia de Guía” nos dice (nota en la pag. 143) que era natural de Fregenal de la Sierra (Extremadura) y que dio origen al topónimo Cuevas Fregenales que todavía perdura en la comarca norteña.
Un registro bautismal de Iglesia de Santiago y un extracto de protocolo de la escribanía norteña nos refieren que Alonso es estante en la isla en la segunda década del XVI y que es mercader o sastre de profesión:
“1512 Son padrinos en el bautizo de Juan, hijo de Pedro Manchador y su esposa: Alonso de Fregenal e Juana de Aguilar estantes en esta isla”.
“1513. Alonso González, portugués, albañil, reconoce que debe a Alonso de Fregenal seis mil maravedíes por ropa que le compró. Testigos: Pedro y Alonso de Vargas”
Con los datos mencionados podemos deducir que Alonso era por entonces mayor de edad porque de otro modo no hubiera podido hacer transacciones ante el escribano. Por tal motivo lo hacemos nacido en Fregenal, de ahí su apellido, antes de 1490.
2. CRISTÓBAL GÓMEZ DE FREGENAL casado con Constanza Gutiérrez, con la que tuvo amplia descendencia según la información que extraemos del siguiente protocolo ante Flores:
- “Juan Rico, Francisco Castrillo, Águeda Gómez, mujer de Rodrigo Verdejo; María Ordaz, mujer de Juan Yánez, hijos y herederos de Cristóbal Gómez de Fregenal, escritura a favor de su primo, hijo de Alonso Gómez, hermano del Cristóbal, de unas tierras que había heredado camino de Artebirgo; está en Guía año 1572 protocolo 7”
Obsérvese el detalle, que no se nos escapa, de que la escritura se hace a favor de su primo, en singular, hecho que nos confirma que Alonso Gómez Castrillo, el hijo de Alonso Gómez de Fregenal, no tenía hermanos sino tan solo hermanas como él mismo había señalado en su testamento de 1600 cuando reconoce como tales a Tomasina de Ordaz y a Constanza Castrillo.
A la lista de hijos de Cristóbal y Constanza obtenida en dicho protocolo habría que sumar dos hijos más tras la lectura de la siguiente nota genealógica de la carpeta del diocesano:
“Constanza Gutiérrez, Guía, viuda, su testamento ante Miguel de Arencibia en 11 de Junio de 1556. Declara que casó con Cristóbal Gómez y por sus hijos a Pedro Castrillo, Juan Rico, Francisco Castrillo, Marcos Gómez, Águeda Gómez y María Ordaz”.
La discordancia entre ambas listas vendría dada dada porque la primera se refiere a una escritura de 1572, fecha en el que ya han fallecido Pedro Castrillo y Marcos Gómez, y la segunda es el testamento de su madre de 1556, dictado aproximadamente quince años atrás cuando ambos eran vivos.
Como resumen de la descendencia de Cristóbal diremos que fueron sus hijos: Pedro Gómez (¿); Juan Rico, casado con Catalina Pérez; Francisco Castrillo, casado con Inés Martín y más tarde con Jerónima Pérez; Marcos Gómez (¿); Águeda Gómez, casada con Rodrigo Verdejo, y María Ordaz, casada con Juan Yánez.
3. JUAN GÓMEZ DE FREGENAL (Tenerife) casado con la indígena canaria María Doramas, hija de Juan Doramas (Juquer Litebrún) y nieta del guayre Doramas con amplísima descendencia que extiende el apellido por las islas y el continente americano.
El hecho de que Andrés, el hijo de Juan Castrillo nacido en 1514, sea apadrinado por la hija de Arminda y por Guayarmina, sumado al hecho de que Juan Gómez casa con una descendiente de la familia real canaria (no olvidemos que Doramas casó con una infanta Semidán) nos obliga a pensar en la posibilidad, es solo una conjetura, de que sus otros hermanos, Alonso y Cristóbal Gómez de Fregenal, se hayan asimismo casado en la tierra que los recibe con mujeres nativas de estirpe regia.
La inscripción que resumimos a continuación nos habla quizá de la presencia de Juan en Gáldar antes de su matrimonio con María Doramas en Tenerife en 1514:
“Gáldar, 1506. Bautismo de Pedro, un esclavo negro. Padrinos: Juan de Fregenal y Francisca de Bustamante”
En su testamento dictado en 1541 en dicha isla ante Vizcaíno, Juan Gómez de Fregenal declara como herederos a sus hijos: Leonor Márquez, Juan Serrano, Ángela Hernández, María Hernández, Alonso Gómez, Mencía Gómez, Inés Hernández, Francisco Duramas y Pedro Gómez.
Obsérvese la repetición de nombres familiares: Juan Gómez a su primera hija le pone Leonor Márquez como su presunta madre o abuela; a su primer hijo le pone Juan, como su padre y su abuelo, otorgándole el apellido Serrano en referencia creemos a Fregenal de la Sierra; María Hernández es el nombre de la abuela materna, la esposa de Juan Doramas; Pedro Gómez es el nombre de su abuelo y de un primo suyo, el primogénito de Cristóbal Gómez de Fregenal. Y de Alonso Gómez, cuyas circunstancias se desconocen, no es necesario comentar que ese mismo nombre ostentan sus primos Alonso Gómez de Fregenal y Alonso Gómez Castrillo.
4. ANDRÉS GÓMEZ CASTRILLO nacido en Gáldar en 1514. Desconocemos las circunstancias de su vida, si es que llegó a prosperar. Creemos que este hijo de Juan que en nuestras cuentas podría ser un hermanastro de los anteriormente citados debió fallecer tempranamente o emigrar a América pues se desconocen sus circunstancias.

ENIGMAS COLATERALES A RESOLVER
1 ¿DE QUIÉS ES HIJO FRANCISCO CASTRILLO 1?
Sin pruebas documentales de este entronque conjeturamos que el Francisco Castrillo citado en el siguiente documento es un descendiente directo del fundador de la estirpe en Gran Canaria Pedro de Castrillo. Podría ser por tanto un hermano de Juan Castrillo, el padre de los Gómez de Fregenal.
“1529 Francisco de Castrillo debe 4500 mrs. por ropa a los mercaderes genoveses Lorenzo Riberol y Lorenzo Estrella”
De este personaje tenemos constancia de que forma parte en 1526 de la lista de los poderdantes de Gáldar que tratan de impedir la secesión de Guía. Es el único de la familia que se pone del lado de los galdenses pues del resto hay que presumir, al no aparecer en el listado, que apoyaron la secesión del barrio comarcano.
El hecho de que Francisco aparezca al final de la lista significa que es un hombre libre adulto (nacido necesariamente antes del 1500; si fuera menor de 25 no podría firmar). Creemos que este personaje puede ser el mismo que enlaza con la majorera Juana de Morales Mateo con quien procrea a Catalina Morales la esposa de Pedro de Vega Quintana, nieto de la princesa indígena Catalina Hernández Guadarteme. La relación familiar con los Castrillo se confirma en el hecho de que una de las hijas de Pedro y Catalina porta el apellido familiar Ordaz.
Como anécdota al respecto diremos que el municipio de Santa María de Ordás se localiza en la provincia de León a menos de 40 km de distancia del municipio de Vegas del Condado
Mapa de Ordás
donde se sitúa Castrillo de Porma la población de origen de los fundadores del linaje en Canarias.
2. ¿DE QUIÉN ES HIJA LEONOR MÁRQUEZ?
Leonor Márquez casada con Gaspar Rodríguez de Morillo es sin duda descendiente de Pedro de Castrillo, pero esa descendencia, por las fechas que manejamos, no es en este caso directa. Podría ser nieta o bisnieta del fundador.
Hijos de Leonor y su marido Gaspar son Alonso Rodríguez Castrillo, que fue alcalde de Guía en 1599 y capitán de una de las compañías que se enfrentó a Van der Does en ese mismo año, Clementa Rodríguez que casó en Guía en 1571 y Bárbola Casiana que casó en la misma localidad en 1578, como queda respaldado en el siguiente documento de la carpeta del Diocesano:
“Leonor Márquez, beata; su testamento año de 1593 Folio 87. Declara haber casado con Gaspar Rodríguez y por sus hijos a Alonso Rodríguez Castrillo, Clementa Rodríguez, mujer de Baltasar Lorenzo, y Bárbola Casiana, mujer de Juan Hidalgo”.
Un codicilo dictado dos años después en 1595 en la escribanía norteña, recientemente localizado por Juan Ramón García Torres, que transcribimos parcialmente al pie de este párrafo nos resuelve el enigma. En dicho documento se acredita la existencia de otro hijo de Leonor llamado Sebastián Castrillo que está en Indias de Su Majestad y lo que es más importante se cita como cuñado de Leonor, atentos a la noticia, a Baltasar de Mendaña. Esta es la clave. Baltasar es sin lugar a dudas el marido de Constanza Castrillo, la hermana de Alonso Gómez Castrillo a la que este cita en su testamento de 1600. Leonor es pues hija de Alonso Gómez de Fregenal y hermana de Alonso Gómez Castrillo, Constanza Castrillo y Tomasina de Ordaz. Felicitaciones a nuestro avezado documentalista que resuelve casi siempre los entuertos genealógicos que nos planteamos.

CODICILO DE LEONOR MARQUEZ
Ante Juan de Quintana. Legajo 2335 de 10 de Enero de 1595 Folio 19:
“En el nombre de dios nuestro señor Jesucristo amén sepan cuantos esta carta de codicilo vieren como yo Leonor Márquez beata de la orden de San Francisco el cual hábito tomé quedando viuda de Gaspar Rodríguez mi marido otorgo y conozco por esta presente carta y digo que por cuanto yo he hecho y otorgado mi testamento por ante el presente escribano ahora declaro (….) lo siguiente.
Declaro que por cuanto por diversas (..ilegible…) en poder de Alonso Rodríguez Castrillo, mi hijo, cantidad de dinero desde las Indias se me mandaron por orden de fray Sebastián Castrillo mi hijo y últimamente recibió de Adán González cierta cantidad confieso e declaro que de todo ello estoy pagada y entregada de ellos mi hijo porque me lo ha dado a mí y a otra persona por mí y lo que realmente me debe son doscientos reales de los cuales va supliendo en mi enfermedad/ mando que lo que sobrare se distribuya en cumplir el bien de mi ánima/ y lo que más faltara se supla de los dineros que yo estoy esperando o tengo en (Sevilla)?.
Mando que si Dios fuere servido de (..ilegible..) vengan los dichos dineros hayan el dicho Alonso Rodríguez Castrillo doscientos Reales/ con que de ellos dé unos zarcillos de oro a Leonor de Quintana su mujer y otros doscientos reales se den a Clementa Rodríguez mi hija cien para ella y cien para ayuda a vestir a mi nieta su hija la mayor y otros doscientos reales mando se den a Bárbola Casiana mi hija los cien para ella y cien para su hija mayor.
Declaro que pagada la partida que declaro en mi testamento debía a Baltasar de Mendaña mi cuñado y esto que aquí he declarado estando en mi juicio y entendimiento mando se guarde y cumpla dejando en lo demás (… roto …) fuerza y vigor el dicho testamento.
…… que es fecho en la villa de Guía en diez días del mes de enero año del nacimiento del señor de mil quinientos noventa y cinco y doy fe yo el presente escrivano …………………………………….testigos presentes a lo susodicho Juan Baptista Amoreto y Miguel de Salazar, Bartolomé Suárez y Bartolomé González y Manuel Viera vecinos de la dicha villa.

A PROPÓSITO DE LA PRIMERA LEONOR MÁRQUEZ
No tenemos claro si Leonor es madre o abuela de los hermanos Gómez de Fregenal. El nobiliario la hace esposa de Pedro Gómez Castrillo y por otra parte genealogistas tinerfeños la hacen madre de Juan Gómez de Fregenal, es decir, primera esposa de Juan Castrillo. No tenemos datos para resolver ese enigma pero sí para hacer una aproximación a su origen: la
Fregenal de la Sierra, Badajoz.
localidad pacense de Fregenal de la Sierra.
Leamos lo que nos dice Fermín Mayorga en su artículo de Internet La comunidad judía de Fregenal de la Sierra en el siglo XV”.
“El 31 de marzo de 1492, luego de intensas consultas pero también de inconfesables presiones, los reyes firman el Decreto de Expulsión, otorgándoles protección y un lapso de 3 meses para liquidar sus bienes y otras propiedades. El fatídico Decreto dejaba abierta una puerta, una opción más o tan temible: podían quedarse los que se convirtieran al catolicismo. Muchos de los que se quedaron optaron por la conversión pero ello dio origen a un problema más delicado. Fueron los criptojudíos, marranos o alboraicos. Los judaizantes que así fueron llamados se encontraron en los linderos de dos mundos. Por un lado la Sinagoga los tildaba de apóstatas. Por el otro la Iglesia les daba el nombre de herejes. Los cristianos viejos veían en los judíos, un peligro latente contra la ortodoxia, la pureza de la fe e integridad del catolicismo. Penetraron tan hondamente las capas de la sociedad, que bien pronto los hallamos como funcionarios públicos, elegantes damas y prestantes caballeros de corte, prelados y obispos, conquistadores de América, banqueros, literatos y hasta santos de la Iglesia Romana.
En muchas villas extremeñas las comunidades judías eran una realidad palpable, pueblos como Alburquerque, Fregenal de la Sierra, Trujillo, Badajoz, Plasencia, Hervás y toda la raya fronteriza se encontraban asentados miles de extremeños que seguían la ley de Moisés. El Decreto de expulsión de 1492 convulsiona toda Extremadura, miles de moriscos y judíos van a ser perseguidos si optan por quedarse en estas tierras. Ya saben la misiva: «o te conviertes y practicas el cristianismo, o serás carne de hoguera» el miedo, la inseguridad y el temor a ser descubiertos en sus ritos, va a ser su caballo de batalla”.
Los conversos e hijos de conversos y los judíos extremeños qué lograron huir a las colonias, contribuyeron en gran medida al descubrimiento, exploración y colonización de nuevas tierras en el Nuevo Mundo, pero las persecuciones implacables de los inquisidores de Llerena, fue debilitando ese cuerpo extremeño en que latía sangre judía. Con la expulsión, las matanzas, y con las conversiones, las estructuras físicas judías de Extremadura se desplomaron. El destierro, la muerte física o espiritual fueron decretados contra los judíos, inclinándose unos por el destierro, otros por la muerte espiritual a través de la conversión, otros los más osados, por las muertes en las cárceles secretas y en las hogueras de la Inquisición de Llerena.
Entre los judeoconversos de Fregenal Fermín Mayorga contabiliza, a partir de sus investigaciones en el AHN, 360 personas reconciliadas en 1491, antes de la orden de expulsión. Y después de la Orden 26 relajados en persona (quemados vivos en la hoguera), 161 difuntos condenados (quemados después de muertos en las cárceles) y 8 condenados en ausencia (se queman estatuas que los representan) en el período que va desde 1493 hasta 1495. Podemos entender en ese contexto el terror de los judeoconversos extremeños y su huída hacia Portugal primero y poco después en 1496, tras el decreto de expulsión del reino vecino, hacia África, las Islas Canarias recién conquistadas y las colonias del nuevo mundo pues la Europa cristiana e intolerante, no solo el reino de Castilla, expulsaba de su territorio a las gentes más preparadas, productivas y emprendedoras.
Entre los represaliados que forman parte de esos listados se encuentran muchas personas de apellido Márquez y cuatro de ellas curiosamente se llaman Leonor. Recordemos que así se llaman probablemente en hono a su abuela la hija mayor de Juan Gómez de Fregenal y una hija asimismo de su hermano Alonso Gómez. Otra circunstancia sorprendente en ese listado es la presencia de un condenado a la hoguera en 1494 después de muerto en prisión llamado Juan Serrano. Señalamos que así se llamó el hijo varón primogénito de Juan Gómez de Fregenal y su esposa María Doramas. Son demasiadas casualidades como para no relacionar la persecución a los judíos de esta localidad extremeña con los repobladores de apellido Castrillo y Gómez de Fregenal que llegan y se establecen en el norte de Gran Canaria a finales del siglo XV.

CONTINUIDAD DEL LINAJE A PARTIR DE CRISTÓBAL GÓMEZ
A.     RODRIGO VERDEJO Y ÁGUEDA GÓMEZ
El siguiente documento también extraído de la carpeta del archivo diocesano nos confirma aunque sin fecha el matrimonio y también ascendencia de Águeda Gómez, por quien sigue la línea que hoy desarrollamos:
“Rodrigo Verdejo y Águeda Gomez, hija de Cristóbal Gómez de Fregenal folio 493, protocolo 2”.
El apellido de su marido identifica un topónimo con el que se designa, nos dice Humberto Pérez Hidalgo en su blog, un antiguo caserío y una montaña situados en Guía entre las
Casa-cueva en Verdejo. FEDAC
poblaciones de Tres Cruces y Bascamao (Vasco Amado en origen) donde el tal Rodrigo Verdejo debió de disponer de propiedades.
Hijos de este matrimonio son al menos: Luis Verdejo, casado con Águeda González; Constanza Castrillo, dotada por su madre y hermano para casarse con Cosme de Orihuela en 1577, dato que nos indica que Rodrigo era difunto en esa fecha; y Ana Gómez Verdejo por quien sigue la línea.
B.     JUAN DE MENDAÑA Y ANA GÓMEZ VERDEJO
Comenzaremos con su partida de bautismo de Ana Gómez Verdejo. Partida de Bautismo Guía, Libro 1 - Folio 21 Vto - Año 1577:
"En 16 de marzo de 1577 años yo Hernando Alonso beneficiado de Guía bauticé a Ana, hija de Rodrigo Verdejo y Águeda Gómez su mujer legítima; fueron sus padrinos Francisco de Riberol y Catalina Rengifa de Vargas su mujer y les hice las amonestaciones contenidas del Santo Concilio Tridentino en fe de lo cual lo firmé de my nombre. Hernando Alonso."
Del archivo diocesano hemos obtenido otras interesantes notas que nos permiten confirmar el linaje incluyendo colaterales:
“Juan Yánez, Bartolomé de Góngora, Isabel de los Reyes su mujer. Juan Mendaña y Ana Gomez su mujer. Las susodichas son nietas de Cristóbal González y Constanza Gutiérrez folio 76 - Año 1602”
“Juan de Mendaña como marido de Ana Gómez, Juan Yánez y Bartolomé de Góngora como conjunto de Isabel de los Reyes; y el dicho Mendaña como padre de Francisco y Ana, todos nietos de Constanza Gutiérrez, difunta folio 104 - protocolo 13
De estas notas obtenemos la información de que María de Ordaz, la hija de Cristóbal Gómez que casó con Juan Yánez, estaba ya fallecida en 1602 y que la hija de ambos, Isabel de los Reyes, estaba casada con Bartolomé de Góngora. Nos dice también el documento que además de Ana, por quien prosigue la línea, el matrimonio formado por Juan de Mendaña y Ana Gómez Verdejo tuvo otro hijo llamado Francisco.
Juan de Mendaña, el marido de Ana Gómez Verdejo, es hijo del Gaspar de Mendaña que aparece citado en la siguiente reseña. Es sobrino por tanto de Baltasar de Mendaña, el marido de Constanza Castrillo, la hermana de Alonso Gómez Castrillo. El origen de este apellido se puede rastrear hasta alcanzar al fundador en Gran Canaria, de probable origen leonés, gracias a la siguiente nota extraída de la Relación Genealógica de de Fray Juan Suárez de Quintana
“Testamento de Álvaro de Mendaña en 1525; hijos: Melchor, Gaspar, Baltasar, Pedro, Leonor de Mendaña o de Marentes, Beatriz Hernández, Juliana de Mendaña, Florencia Rodríguez casada con Rafael Alemán y doña Constanza Marentes, esposa de Alonso Jáimez de Betancor (folio 66)”.
C. SALVADOR HERNÁNDEZ POR PARTIDA TRIPLE
El linaje continúa, bien documentado, por tierras de Guía y Moya con tres generaciones de Salvador Hernández. Del primero de ellos extractamos las mandas finales de su testamento dictado diez días antes de su muerte ante el escribano Suárez de Medina:
“Y pagado y cumplido este mi testamento mandas y legados en el contenidos dejo y nombro por mis universales herederos a Ana Gómez, mujer de Andrés Martín, a Andresa Hernández mujer de Cristóbal Sánchez y a María Hernández, mujer de Andrés Díaz y a María Hernández, mi nieta, hija de Águeda Gómez difunta (esposa de Sebastián Hernández) y a Melchor Hernández y a Juan Hernández y a Salvador Hernández, mis hijos, para que partan por iguales partes llevando tanto uno como otro trayendo a colación y partición lo que cada uno hubiere llevado”
De los otros dos homónimos, podemos decirles que el primero, que era el benjamín de su casa, casó en 1677 con María Mayor, hija de Pedro Rodríguez y de María Mayor; y que el segundo casó en 1716 con Inés de la Rosa Marrero, hija de Pedro Marrero y de Antonia de la Rosa Zamora.
Así llegamos, a fines del siglo XVIII, hasta el matrimonio formado por Josefa Hernández de la Rosa y José de los Reyes González, cónyuges estos que curiosamente fallecen en 1801 con quince días de diferencia el uno del otro. Nos preguntamos por este motivo si hubo alguna epidemia y comprobamos que no hubo mortalidad catastrófica por esas fechas (la fiebre amarilla primera epidemia del siglo XIX llegó en 1510) por lo que teniendo en cuenta la edad del marido que contaba con 71 años en el momento de su fallecimiento debemos concluir que ambos fallecieron de muerte natural.
Un hijo de estos, José Miguel Reyes Hernández aunque nacido en Guía casará en Las Palmas en 1796 con Alejandra Guerra de Cárdenes, residente en Tafira, cuya ascendencia nos lleva un siglo atrás hasta los Cárdenes de Teror. A partir de aquí mis Hernández establecidos en Los Barrancos de Las Palmas ya han sido estudiados en anteriores trabajos por lo que cerramos el cuadro con una foto de mis ancestros más antiguos por esa línea de los que conservo imagen: mis bisabuelos Agustín Hernández Reyes y María Jesús Hernández Hernández que aparecen en la foto acompañados de una de sus hijas al afectada de enanismo.

PD: Con agradecimiento a Eugenio Egea, editor de Genealogías Canarias, por su colaboración aportando fotos y documentos que han sido esenciales para realizar este trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly