miércoles, 14 de septiembre de 2016

ASCENDENCIA ESCLAVA AFRICANA: EL PROCESO CONTRA GONZALO HERNÁNDEZ, ALIAS EL CUERVO

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN R. GARCÍA TORRES   
INTRODUCCIÓN
Dentro de la sociedad de frontera que constituyen las Islas Canarias a comienzos de la Edad Moderna, es una evidencia que el grupo humano más desarraigado lo constituyó  la población esclava negra. Los genes no les permitieron pasar desapercibidos, al menos durante algunas generaciones, como sí ocurrió con la población plebeya indígena y con los esclavos moriscos cuyos rasgos no debían de ser muy diferentes a los de los castellanos del sur de la Península después de siete siglos de berberización durante la dominación árabe. Los esclavos negros serán objeto durante siglos de una cruel explotación pero aquí están, formando parte de nosotros, para recordarnos la barbarie de la compraventa de seres humanos, tráfico que ha pervivido hasta tiempos relativamente recientes.
La mayoría de los canarios, entre los que me incluyo, tenemos genes subsaharianos. En mi caso estos alcanzan según el estudio autosómico realizado por la empresa norteamericana 23andme  un 1,2% del total de mi genoma. Muchas personas de origen ancestral canario, cuyos estudios genéticos conozco por el hecho de compartir información en la red antedicha, muestran porcentajes similares de negritud en sus respectivos estudios autosómicos, normalmente entre el 1% y el 3 % si bien en algunos casos este índice se aproxima al 5%.
Los aportes de población esclava negra a la población canaria se corresponden básicamente con el siglo XVI y con el auge de la caña de azúcar sobre todo después de la mortandad de indígenas de los años 20 derivada de la epidemia de peste. Las vías de entrada de dicha población, como bien señala Manuel Lobo en su tesis doctoral, fueron los intercambios comerciales con mercaderes portugueses a través de expediciones irregulares de compra de esclavos que se dirigieron a los enclaves portugueses de Cabo Verde, Senegal y Guinea y asimismo los “resgates” o rescates en las costas africanas próximas en los que se intercambiaba cada esclavo berberisco capturado en las cabalgadas que asolaban  esos territorios por dos o más negros dependiendo de la jerarquía social del norteafricano.
Si bien la adquisición de esclavos blancos (moriscos) perduró poco en el tiempo, la de esclavos negros se mantuvo durante los siglos XVII y XVIII (en Fuerteventura tenemos constancia de que perdura hasta el siglo XIX) si bien, por lo general, no son consecuencia de nuevas compras o capturas de mercancía humana, que empezaron a escasear, sino por explotación de las ya existentes en el ámbito familiar aprovechando la descendencia de sus propias esclavas, lo que habría de favorecer los ahorramientos, como asimismo por su explotación en verdaderas granjas colectivas donde las esclavas más prolíficas recibirían premios de productividad.
Se ha calculado que se requieren al menos cuatro generaciones para blanquear la descendencia de una persona negra. En el ejemplo que hoy estudiamos han pasado dieciséis generaciones, cuatro veces dicha cantidad, desde la esclava negra que encabeza el cuadro, Ana Guerra, hasta llegar a  sus descendientes del siglo XXI entre los que me encuentro, de ahí que personalmente no conserve rasgos fenotípicos de dichos ancestros (eso creo).
Este mestizaje no está muy bien visto por buena parte de los genealogistas que se empeñan en ocultar sus raíces subsaharianas y prefieren interesarse por su ascendencia nobiliaria aun a sabiendas de los frecuentes falseamientos de las informaciones de hidalguía. Algunos aceptan haber tenido sangre subsahariana pero precisando que sus ascendientes no fueron esclavos sino indígenas canarios de tez más oscura (negroides). Ciertamente conozco a algunos aficionados a la genealogía que  cuando recibieron un informe genético en el que se les señalaba un linaje materno L3 que identifica, entre otros, su ascendencia materna subsahariana relativizaron incomprensiblemente el asunto señalando que ese haplotipo estaba presente en la población prehispánica sin admitir que con toda probabilidad son descendientes de una esclava negra que lo portaba en los albores de la edad moderna. Nosotros estimamos que buena parte de los genes africanos de la población grancanaria actual procedan de población esclava (blanca y negra) y no de la población indígena.

En el gráfico adjunto puede comprobarse que aunque mi haplotipo masculino es caracterizadamente europeo y el femenino una variante propia de mujeres de África del Norte, el estudio autosómico indica un marcado predominio de los genes europeos, sobre todo ibéricos en comparación con los africanos que quedan circunscritos al 5% del total. Estos índices de africanidad son algo inferiores a los promediados para los canarios de esta isla que según los datos con los que cuento oscilan entre el 5 y el 10 %. 
Bien diferente, y en nuestra opinión discordante con la generalidad, es el caso de mi compañero de investigación genealógica, Juan Ramón García Torres, quien tiene un haplotipo masculino propio en origen de Europa Oriental y uno femenino propio de mujeres de tierras nórdicas. Sin embargo el estudio autosómico  nos indica que tiene nula ascendencia africana negra. Resulta incomprensible este dato para nosotros por cuanto tenemos bien contrastado que Juan Ramón es, como yo, descendiente de Gonzalo Hernández, el cuervo, a través del matrimonio formado por su hijo Domingo Hernández y por Catalina de San Juan.

SOBRE LA AFRICANIDAD DE LOS GRANCANARIOS
En el mestizaje de esta isla pesan sin duda muchísimo más los elementos europeos, producto de la colonización, que los elementos africanos, independientemente de que estos provengan de indígenas o de esclavos. En  los veinte estudios genéticos de canarios con raíces que manejo (el caso de Juan Ramón García es la excepción que confirma la regla)  el porcentaje de africanidad se sitúa entre el 5 y el 10% del total.
Debió pesar mucho sobre esa ascendencia africana la presión migratoria hacia América  a lo largo de la Edad Moderna. Queremos decir con esto que los lotes de poblamiento del tributo de sangre se debieron conformar  con  negros, mulatos y personas de los estratos sociales más bajos. Esto podría contribuir a explicar el fenómeno que señalan los genetistas de decrecimiento durante siglos de los genes africanos masculinos en la población canaria y el mantenimiento de los femeninos. Los emigrantes debieron ser sobre todo varones de los grupos marginales mientras que  la migración de tipo familiar que se dirigió a Cuba y Venezuela fue, creemos, algo más propio de la Edad Contemporánea.
En la ascendencia europea de los grancanarios tiene un peso singularmente importante, superior al 80 % del total, la impronta ibérica, no solo la de origen castellano sino también, y de forma bien destacada, la de origen portugués, como seguimos comprobando, linaje tras linaje estudiado, en nuestras investigaciones genealógicas.
Concluimos este apartado planteando que el término iberoafricano podría ser el apropiado para definir desde el punto de vista genético a los canarios de nuestros días del mismo modo que el término iberoamericano es el apropiado para englobar a la mayoría de la población de América Latina. Si desde el punto de vista geográfico somos sin duda africanos y desde el punto de vista cultural somos básicamente europeos, genéticamente constituimos un crisol de poblaciones colonizadoras de Europa meridional (sobre todo de la Península Ibérica) y poblaciones colonizadas o esclavizadas del África noroccidental, incluyendo entre estas a los indígenas canarios supervivientes y a los esclavos berberiscos y negros traídos masivamente de África durante el siglo XVI.

BENDITA Y SACROSANTA INQUISICIÓN
El hallazgo por parte de Juan Ramón García Torres en los fondos inquisitoriales del Museo Canario (ES 35001 AMC/INQ 144.006) del proceso por herejía seguido contra un mulato vecino de Firgas llamado Gonzalo Hernández, alias el cuervo, nos va a permitir ampliar en tres generaciones una línea que teníamos parada hasta este momento en un ancestro llamado Alejos Hernández, vecino de Tenoya. Confirmamos gracias a este hallazgo una prueba más en mi linaje materno de ancestros subsaharianos, de los que me siento tan orgulloso como de los ancestros indígenas o  de los colonos europeos.
Alejos resulta ser sin lugar a dudas uno de los hijos del confesante, Gonzalo Hernández, quien nos dice que su hijo contaba con 32 años de edad en 1608 y que estaba ya casado por esa fecha con Juana Rodríguez. Ha nacido por tanto sobre 1576. Alejos es efectivamente el segundo de los siete hijos que declara el confesante y gracias a la obligación que tienen los reos de las cárceles secretas de declarar su genealogía hemos podido efectivamente avanzar tres generaciones más en este linaje con lo que una vez más llegamos hasta el objetivo de alcanzar el año 1500.
PROCESO CONTRA GONZALO HERNÁNDEZ, mulato, alias “el cuervo”, vecino de Firgas, por herejía al afirmar que no existía ni infierno ni purgatorio.
El proceso se desarrolla entre el 13 de octubre de 1606, fecha en la que se produce la testificación en su contra por parte de una vecina de El Bañadero y el  11 de enero de 1608 en que se cumple la penitencia impuesta.
Esta es la maliciosa declaración en su contra realizada por una vecina de El Bañadero ante el inquisidor en su visita a Arucas que destapa la caja de los truenos:
“En el lugar de la villa de Arucas a 19 días de octubre de 1606 estando el señor inquisidor don Pedro Hurtado De Gaviria en su audiencia de la mañana paresció en ella de su voluntad una mujer que dijo llamarse Bastiana María, mujer de Baltasar de Cabrera, maestre de azúcares que vive en el término de esta dicha Villa que dicen el bañadero de la cual fue recibido juramento ... y por descargo de su conciencia viene a decir cómo habrá 4 años, estando esta testigo juntamente con Isabel González, su hermana, mujer de Pedro de Acosta, que Gonzalo Hernández vecino de Firgas, mulato que por mal nombre llaman el Cuervo, estando sentado a la puerta de la casa de esta testigo vinieron a tratar de las limosnas y buenas obras que había hecho el padre Aceytuno, canónigo de la magistral de Canarias que había fallecido, a lo cual esta testigo dijo: “dichoso él que con eso habrá ganado el cielo” y a esto respondió el dicho Gonzalo Hernández que “lo que entiende vuestra merced  que hay infierno es fábula, que no hay infierno ni purgatorio, que una ánima detrás de una mata hace su penitencia” y esta testigo le dijo “no siga ,señor, no diga tal ni le oigan sus hijos, no se sigan por eso” y él se calló y después esta testigo y la dicha su hermana se lo contaron a Pedro de Acosta, su cuñado, trabajador, lo que había pasado el cual les dijo después que yendo al molino de Suárez había hablado al dicho Gonzalo Hernández y le había dicho que mirase que aquellas palabras que había dicho eran mal dichas y que el susodicho había respondido que no había dicho tal y que esto es lo que sabe y la verdad por el juramento que hizo y que la dicha su hermana vive al presente en el dragonal en el parral del  Ldo. Alfaro y el dicho Gonzalo Hernández vive en el dicho lugar de Firgas y que no lo dice por odio y que es de edad de 42 años...”
Orden de prendimiento dada a conocer por el nuncio Pablo de Quintana:
“En Canaria a 12 días de enero de 1607… Nos los inquisidores...os mandamos a vos don Pedro Sarmiento, alguacil mayor  del Santo Oficio de la Inquisición, que, luego que este mandamiento os sea dado, prendáis el cuerpo de Gonzalo Hernández cuervo, mulato, donde quiera que lo halléis aunque sea en monasterio o en lugar sagrado  y lo pongáis a buen recaudo en las cárceles secretas de la inquisición…”
Ese mismo día se había producido la calificación del hecho por fray Basilio de Peñalosa con estas palabras: “decir el reo que no hay infierno ni purgatorio es proposición herética así por negar el infierno y purgatorio como por poner sacramento de penitencia después de la vida”
Un año y medio más tarde en septiembre de 1608 se cumple la orden de arresto, fecha en la que Gonzalo es “botado a prisión en las cárceles secretas”. No nos explicamos la dilación. Quizá el hecho de que Gonzalo sea un trabajador de la hacienda de don Pedro Sarmiento, el alguacil mayor de la inquisición, haya podido influir en la tardanza.
Tras su encarcelamiento tiene lugar, en noviembre de 1608, la toma de declaración de los testigos presentados por el fiscal. Primero fue Bastiana María, mujer de Baltasar de Cabrera, quien se ratifica sobre su testificación anterior de 1606. Después lo hace su hermana Isabel González, de 32 años, mujer de Pedro de Acosta quien añade que Gonzalo además de decir que no hay infierno ni purgatorio había dicho textualmente: “No entiendan vuesas mercedes que las ánimas van al purgatorio porque quedan entre nosotros en cualquier rincón...” Se interroga también a Pedro de Acosta, labrador de 42 años, marido de Isabel y a un tal Domingo Hernández.
El reo en la declaración que con posterioridad hace en su defensa contradice las acusaciones  diciendo que él no niega el infierno y el purgatorio para los condenados “pero lo que yo dije fue que a veces por permisión de Dios nuestro señor algunas ánimas que morían en gracia le daba su purgatorio en algunos lugares particulares como yo lo he oído decir a personas doctas…”
En diciembre de 1608 el inquisidor Pedro Hurtado de Gaviria envía comisión al padre fray Andrés Rodríguez para tomar declaración  a los testigos de la defensa propuestos por el preso que no se encontraban en la ciudad.
En el interrogatorio de tachas el citado fraile tomará declaración a los vecinos de la comarca propuestos por el reo cuyos nombres y edades son los siguientes: Luis González, vecino en El Bañadero, de 37 años; Francisco Suárez, que vive en  La Ayraga de 50 años; y a los siguientes vecinos de Firgas: Hernando Luis, de 70 años; Cristóbal de Montesdeoca, de 40 años, cuya esposa, Úrsula de Candelaria, resulta ser prima del reo; Sebastián Marrero, de 40 años; Francisco Marrero, de 25; Juan González, el viejo, de 70 años; Amaro Rodríguez de Las Cuevas, de 28; Alonso Báez,  de 34; y Bartolomé González, de 33. Previamente habían sido citados directamente como testigos de la defensa don Pedro Sarmiento, Pedro Gutiérrez, vecino de Moya, y Andrés, el hijo mayor del reo, que al parecer se encontraban en la ciudad.
La comisión dada al fraile demanda que se interrogue a los testigos acerca de las preguntas segunda, cuarta y quinta y no más. Por su interés para desentrañar el caso les transcribiremos sin embargo las seis preguntas que propone Gonzalo Hernández:
Preguntas por parte del reo sobre las tachas de los testigos presentados por parte del fiscal de este Santo Oficio:
- Primeramente sean preguntados los testigos por el conocimiento de las partes litigantes y si conocen a Domingos Hernández y a Sebastiana María y si tienen noticias de esta causa.
- Ítem  sean preguntados por las generales y por la edad.
- Ítem si saben que el dicho Domingos Hernández es enemigo capital del dicho Gonzalo
Iglesia de S, Roque. Firgas
Hernández y le quiere mal y la causa sobre cuál es la enemistad fue que segando los susodichos con otras personas en la hacienda de don Pedro porque el dicho Domingos Hernández no hacía bien y se iba a perder el pan el dicho Gonzalo Hernández lo avisó al dicho don Pedro por lo cual el dicho don Pedro le riñó al dicho Domingos Hernández y lo despidió del trabajo y no le quiso pagar por lo que lo quiere mal de muerte...
- Ítem si saben que Sebastiana María asimismo es enemiga del dicho Gonzalo Hernández  y le quiere mal porque el dicho Gonzalo Hernández  le ha reñido por muchas veces para que no consienta cierto amancebamiento de su hijo hasta decirle que lo debía de consentir por lo que la esclava amiga de su hijo le daba, de lo cual la dicha Sebastiana María lo quiere mal...
- Ítem si saben que la dicha Sebastiana María tiene mala lengua y es maldiciente...
- Ítem si saben que el dicho Gonzalo Hernández  por sospecha que tuvo de que estas personas decían que el susodicho decía algunas palabras acerca del lugar del purgatorio les mandó a decir no les levantasen algún testimonio que bien sabían que el dicho Gonzalo Hernández había servido a Dios mejor que ellos...
Las respuestas de los interrogados coinciden en señalar que Gonzalo era un buen cristiano que asistía regularmente a los oficios religiosos y en cuanto a las tachas de los testigos algunos reconocen que el hijo de Bastiana estaba efectivamente amancebado con una esclava. Acerca de Domingo Hernández el otro testigo tachado no se hacen comentarios relevantes pero observamos con sorpresa que así se llama un hijo del confesante.
La sentencia subsiguiente, que consideramos que fue benigna al tenerse en cuenta que algunos testigos de la acusación pudieron actuar impulsados por el odio, quedó reflejada en la siguiente comisión dirigida al fraile Juan de Saavedra:
“En cierto pleito que el fiscal de este Santo Oficio siguió contra el cuervo, vecino del lugar de Firgas en esta isla, se dio y pronunció sentencia definitiva por la cual el susodicho fue condenado entre otras cosas que un día de domingo o fiesta de guardar oiga una misa en forma de penitente en la ermita de San Juan de Ortega del dicho lugar de Firgas. Convendrá que luego que esta reciba vaya al dicho lugar y haga ejecutar y cumplir la dicha penitencia como dicho es que para todo le damos poder y comisión en forma la que en tal caso se requiera, y fecho, nos remitirá testimonio de cómo se ha ejecutado”. En Canaria, a 8 de enero de 1609, Don Pedro Hurtado de Gaviria.
Esta fue, días más tarde, la respuesta del comisionado:
“En cumplimiento de lo mandado por Vuesa Señoría en su comisión que va con esta fui al lugar de Firgas y hoy domingo que se contaron once de este mes dije misa en la ermita de San Juan de Ortega del dicho lugar, la cual doy fe que oyó Gonzalo Cuervo en forma de penitente con una soga al pescuezo, una vela encendida en la mano, destacado en cuerpo y sin cinto, y acabada la misa ofreció la dicha vela con mucha humildad y muestras de penitencia de todo lo cual certifico a Vuestra Señoría ser así verdad y por tal firmo de mi
nombre a 11 de enero de 1609”  Fray Juan de Saavedra.
Analizado sucintamente el proceso, pasamos ahora a extractar la declaración genealógica del reo que había tenido lugar a 13 de septiembre de 1608 poco después de su ingreso en las cárceles secretas, una declaración que nos depara el entronque cierto con una mujer esclava de raza negra llamada Ana Guerra, cuyo apellido viene dado por el hecho de ser propiedad de los herederos de Catalina Guerra en su hacienda de Tenoya.
DECLARACIÓN DE LA GENEALOGÍA DE GONZALO HERNÁNDEZ
PADRES:
- Domingo Hernández, labrador, 30 años de difunto, nacido en Portugal cuyos padres  eran naturales de Coímbra.
- Francisca Guerra, vecina de Tenoya que hace 20 años que murió y era hija de Gonzalo Hernández, natural de Oporto, y de Ana Guerra.
HERMANOS DE PADRE: No los conoció
HERMANOS DE MADRE:
- Ana del Puerto, mujer de Mateo Pérez labrador vº de Firgas que habrá más de 12 años que murió
HIJOS DE ANA DEL PUERTO:
- Diego Pérez, labrador, criador de ganados, casado con Ana de Siberio en la villa de Guía
- Antonia de Silva difunta habrá 5 o 6 años que murió y fue casada con Juan Martín, viuda en Firgas, y después casó con Anrique de Morales, portero del cabildo de esta ciudad, difunto.
- Catalina Pérez de 60 años casada con Domingo González labrador en Firgas donde ambos viven al presente
- Justa Pérez de edad de 55 años casada con Domingo ¿Pérez? en Tenoya
- Úrsula de Candelaria, de más de 50 años, mujer de Cristóbal de Montesdeoca Santa Ana, labrador vº de Firgas
- María de la Mora, de más de 51 años, doncella que vive con sus hermanos
- Antón Pérez, labrador, y murió en Tenerife habrá 8 o 9 años
HIJOS DE DIEGO PÉREZ:
No los sabe y tiene una muchacha mas no sabe cómo se llama
HIJOS DE ANTONIA DE SILVA Y JUAN MARTÍN:
- Cristóbal Martín de edad de 40 años trabajador y vive en Tenoya en donde está casado con María Hernández su mujer
- Pedro Martín de 36 años trabajador casado en Guía no sabe con quién más de que fue en esta ciudad de Canaria
- Marquesa Hernández, difunta años ha, que fue casada con Miguel Martín.
HIJOS  DE ANTONIA DE SILVA Y ANRIQUE DE MORALES:
No tuvieron hijos
HIJOS DE CATALINA PÉREZ:
- Juan González, cañaverero que vive en el barranco seco de esta ciudad casado  con María de la O, vecinos de esta ciudad
-Mateo Pérez, cañaverero vive en Arucas de 38 años casado con Susana de Candelaria y en la Vega se crio aunque fue vecina d esta ciudad.
- Martín González, de 35 años, cañaverero en los términos de Arucas y Firgas, soltero.
- Francisco de edad de 16 años que vive con sus padres
- Gracia de edad de 36 y es casada con Simón González labrador en el repartimiento de Firgas y Arucas.
- Ana  de edad de 24 doncella que vive con su padre
- Josefa doncella de 18 años.
HIJOS  DE JUSTA PÉREZ:
- Juan Pérez de 27, labrador en Arucas, casado en esta ciudad no sabe con quién.
- Bastián de 15 años mozo soltero que vive con su padre
HIJOS  DE ÚRSULA DE CANDELARIA:
Clara de16, Ginebra de 12, Juan de 14, y Francisco de 10.
HIJOS DE CRISTÓBAL MARTÍN: Dijo que no tiene hijos
HIJOS DE PEDRO MARTÍN: No tiene
HIJOS DE MARQUESA HDEZ: No tiene
HIJOS DE JUAN GONZÁLEZ: Dijo que ha oído decir que tiene unos niños mas no los conoce ni sabe cómo se llaman.
HIJOS DE MATEO PÉREZ: Dijo que tiene algunos y no sabe cómo se llaman
HIJOS DE GRACIA: Dijo que tiene uno o dos chiquitos y no sabe sus nombres
HIJOS DE JUAN PÉREZ: No sabe que los tenga
HERMANOS DEL CONFESANTE:
- Pedro Hernández, labrador, de 52, casado con Catalina Lorenzo vº y natural de Teror.
- Salvador Domínguez, de 46, labrador, no sabe cómo se llama su mujer.
- María Hernández, de 40 años viuda de Hernando Melián, vecinos de Teror.
- Justa Hernández, viuda de Gonzalo Martín vº de Guía y fue labrador.
HIJOS DE PEDRO HERNÁNDEZ:
- María, doncella de 20, Ana doncella de 16 y dijo que tiene otras dos hijas pequeñas que no sabe sus nombres, Baltasar  de 12 o 13 y Juan de 10 que está en casa de su padre.
HIJOS  DE SALVADOR DOMÍNGUEZ: No tiene
HIJOS DE MARÍA HDEZ: Ana de 15 doncella.
HIJOS DE JUSTA HDEZ:
Juan de 16 soltero y Ana Martín casada en Guía no sabe su nombre
MUJER  DEL CONFESANTE:
Felipa González, natural de Firgas, hija de Gonzalo Yánez con la cual se casó habrá 35 años.
HIJOS  DEL CONFESANTE:
- Andrés Hernández, trabajador, de 34, mozo soltero.
- Alejos Hernández de 32 casado con Juana Rodríguez, vecinos de Firgas.
- Domingo Hernández de 30, trabajador, casado en Firgas con Catalina de San Juan.
- Juan de 28 soltero
- Gabriel de 21 soltero
- Manuel de 19 soltero
- María de 15 doncella
Preguntado de qué casta son sus padres y abuelos dijo que de parte de su padre es portugués y descendiente de cristianos viejos y de parte de su madre es descendiente de negros.
NUEVAS Y ESCLARECEDORAS PESQUISAS
16 diciembre de 1522 Ante Cristóbal de San Clemente
“Juan de Siberio, Bernardino de Lezcano, Lope de Mujica y doña Marina de Lezcano, sus hermanos, todos hijos y herederos de Juan de Siberio y de doña Catalina Guerra, su mujer, difuntos, y Diego de Orbaneja en nombre de la señora de doña Ginebra de Mujica mujer del señor Licenciado Juan de Ortiz de Zárate, alcalde de la Corte, asimismo hija y heredera de los dichos Juan de Siberio y de Catalina Guerra su mujer, declaran horas y libres a sus esclavas Antonia, negra de 25 a 30 años, y Ana de color loro de 2 años, madre e hija, a condición de que la dicha Antonia permanezca en el ingenio de Tenoya hasta (en blanco)” Testigos: El prior don Alonso de Vivas y Sancho de Orduña vecinos y estantes.
5 de julio de 1560 Ante Alonso Hdez
“Venta que Domingos Hernández, cañaverero, vecino, hace a Nicolás Jans de todo el azúcar blanco, escumas y reescumas que le pertenecen de los cañaverales que ha curado de Francisca de Salas, viuda de Juan de Siberio, regidor que fue de Gran Canaria y de los cañaverales de Martín de Vera, regidor; azúcares que se han molido este año en el ingenio de Pedro Cerón capitán general de Gran Canaria”. Ts Melchor Felipe, Martín de Vera, regidor, Antonio Lorenzo y Luis de Santa Cruz”. Nicolás Jans. Firma por el otorgante, Martín de Vera.
COMENTARIOS:
- Es solo una entelequia pero es posible que hayamos dado en el primer documento que les mostramos con el ahorramiento de Ana y Antonia, presuntas abuela y bisabuela de Francisca Guerra, la madre del confesante.
- Por otra parte estimamos, a pesar de que hay varios Domingos Hernández de origen portugués que coexisten en la isla por aquellas fechas, que  el citado en el documento del año 60, el cañaverero de Juan de Siberio, hijo de doña Catalina Guerra, podría ser el padre del confesante quien habría tenido hijos con Antonia, la esclava que ahorra en 1522, y pocos años después con Ana, la hija de la esclava.

CONTINUIDAD DEL LINAJE  A TRAVÉS DE ALEJO HERNÁNDEZ, HIJO DE SU PRIMER MATRIMONIO
(Para facilitar los entronques especialmente a aquellos aficionados a la genealogía que  no terminan de aceptar que sangre negra corre por sus venas)
ALEJO HERNÁNDEZ Y JUANA RODRÍGUEZ
Partida de matrimonio Iglesia El Sagrario Las Palmas Libro 2- Nº 272- Año 1606
“En postrero día del dicho mes (31 de enero de 1606) velé a Alejos Hernández hijo de
Gonzalo Hernández y de Philipa González, vecinos de esta ciudad, con Juana Rodríguez, hija de Juan Pérez y Catalina Rodríguez; fueron sus padrinos Pablo Jáimez y su hermana doña Beatriz, fecho ut supra” Joan de Figueredo Mujica.
Fueron velados en el Sagrario Catedral el día 31 de enero de 1606. Consta en la partida que son los padres de ella  Juan Pérez y Catalina Rodríguez.
JUAN HERNÁNDEZ Y MARÍA RODRÍGUEZ
Partida de Matrimonio Iglesia El Sagrario - Las Palmas, Libro 3 - Folio 129 - Año 1650.
"Juan Hernández, hijo de Alejos Hernández y de Juana Rodríguez, difuntos, vecinos de Firgas, y María Rodríguez, hija de Diego Rodríguez y de Melchora de los Reyes; fueron casados según orden del santo concilio en 4 días del mes de octubre de 1650 años a las cinco de la tarde poco más o menos, fueron testigos Miguel de Cubas sastre y Luis de Viera, vecino de esta Ciudad, y otros muchos”. Juan de Zurita Zambrana
SALVADOR HERNÁNDEZ Y CATALINA DE ACOSTA
Partida de Matrimonio Iglesia El Sagrario - Las Palmas, Libro 4 - Folio 178 - Año 1678
"Salvador Hernández, hijo legítimo de Juan Hernández difunto y de María Rodríguez, vecinos de Tenoya, y Catalina de Acosta, hija legítima de Gonzalo Hernández difunto y de Isabel de Acosta, vecinos de Tamaraceite, fueron casados según orden de la santa madre iglesia en 21 días del mes de noviembre de 1678 años, fueron testigos presentes Tomas Rivero Miranda, Bernabé Rivero y Matías Rivero vecinos de esta isla y lo firmé”. Miguel Jerónimo Macías.
ÁNGEL DE ARMAS E ISABEL FRANCISCA
Partida de Matrimonio, Iª de San Lorenzo, Libro 1 - Folio 34 Vto. - Año 1701,
“En 26 del mes de junio de 1701 años fueron casados según orden de nuestra Santa Madre Iglesia Ángel de Armas, hijo legítimo de Salvador Hernández y de Catalina de Acosta, vecinos de este lugar en Tenoya, e Isabel Francisca, hija legítima de Baltasar Enríquez, difunto, y de Magdalena de San Pedro, vecinos de este dicho lugar en Tamaraceite, siendo testigos presentes Juan Pérez de la Cruz sacristán de esta iglesia, Pedro Medina alguacil de dicha iglesia, Gaspar Hernández y otras muchas personas vecinos de dicho lugar y se advierte que los dichos contrayentes son parientes en segundo con tercero grado de consanguinidad y tuvieron dispensación de su Señoría Ilustrísima el Señor D. Bernardo de Vicuña y Suazo obispo de estas islas del Consejo de su Majestad mi Señor, su fecha en Garachico en 3  de enero de este presente año, dieron por causas haberse sabido por la fémina contrayente a petición por marido al susodicho ante el juez y (.....) esponsales y porque no quedara disfamada y dispuesta del mundo y los riesgos porque no hallaría otro con quien poderse casar los dispensó su Señoría Ilustrísima todo consta de dicha dispensación a que me remito y para que conste lo firmé.”  Juan González Travieso
MARÍA MONTESDEOCA Y BLAS DE ALEMÁN
Partida de Matrimonio Iglesia de San Lorenzo, Libro 1 - Folio 83 Vto - Año 1727.
"En lugar de San Lorenzo en 14 días del mes de abril de 1727 años fueron casados según orden de nuestra Santa Madre Iglesia  Blas de Alemán, hijo legítimo de Juan de Alemán y de Tomasa Ruiz de Miranda, y María de Montesdeoca, hija legítima de Ángel de Armas y de Isabel Francisca, vecinos de este lugar y los dichos vecinos del lugar de Gáldar en donde fueron amonestados y con certificación del Bachiller Beneficiado D. Joseph Antonio Cachazo Osorio y habiendo sido amonestados en este lugar y no resultado de una y otra amonestación impedimento canónico los casé  siendo testigos Juan (...) vecino de este lugar y Diego de Montesdeoca, vecino de la Ciudad y para que conste lo firmo en dicho día fecho ut supra”. José González Travieso.
TOMASA ALEMÁN Y BARTOLOMÉ DE MIRANDA+
Partida de Matrimonio Iª de Santiago Apóstol de Gáldar, Libro 4 - Folio 125 - Año 1757
"En la villa de Gáldar en 27 días del mes de junio de 1757 años yo Fray Andrés Martín Religioso del orden del seráfico Padre San Francisco con licencia del Venerable Bachiller de esta villa D. Joseph Arturo casé y velé (in facie ecclesiae) a Bartolomé de Miranda, hijo legítimo de Francisco Miranda difunto y de Anna de Quintana y a Tomasa de Alemán hija legítima de Blas de Alemán y de María de Montesdeoca ya difuntos, todos vecinos de esta villa, habiendo precedido las tres amonestaciones en tres días festivos al tiempo del ofertorio de las misas mayores según lo dispuesto por el Santo Concilio y no resultó  impedimento que obstase dicho matrimonio, fueron testigos D. Alejandro de Tovar, Diego Hernández y Antonio Gutiérrez que se hallaron presentes y por ser verdad lo firmamos”. Joseph Arturo y   Fr. Andres Martin."
JUAN DE MIRANDA ALEMÁN Y ANA DÍAZ DE QUINTANA
Partida de Matrimonio Iª de Santa María de Guía, Libro 7 - Folio 74 vto - Año 1803
"En la Iglesia Parroquial de María Santísima de Guía a 22 de septiembre de 1803 yo el Dr. don Francisco Almeida Beneficiado Servidor de dicha Parroquial habiendo precedido las diligencias de estilo licencias necesarias y tres proclamas acostumbradas de que no resultó impedimento casé y velé in facie ecclesiae a Juan Miranda, hijo legitimo de Bartolomé Miranda y de Tomasa Alemán, difunta, con Ana Díaz hija legitima de José Diaz y de María de Quintana, vecinos y naturales de esta villa, fueron testigos don Francisco Quintana, don Vicente González y otros del referido vecindario, de que doy fe”.  Dr. D. Francisco Almeida.
GREGORIO MIRANDA DÍAZ Y JOSEFA GUERRA GODOY
Partida de Matrimonio Iglesia de Santa Maria de Guia, Libro 8 - Folio 15 vto - Año 1827.
"En la Iglesia Parroquial de María Santísima de Guía a 17 de diciembre de 1827, yo D. José Rivero Presbítero con licencia del párroco infrascrito habiendo precedido las diligencias de estilo y tres proclamas que manda el Santo Concilio de Trento sin resulta de impedimento alguno, casé a Gregorio, hijo legitimo de Juan Miranda y de Ana Díaz, con Josefa, hija legitima de Francisco Guerra y Rita Godoy siendo testigos, Juan Miranda, Pedro Gordillo y otros, son todos naturales y vecinos de esta villa, lo firmé con dicho Señor”.   José Valdés      José Antonio Riberol.
ANDREA MIRANDA GUERRA Y FRANCISCO BAUTISTA QUINTANA
Partida de Matrimonio Iª de Santa María de Guía, L 9 - F 29 vto – Nº 218 - Año 1847
"En la Iglesia Parroquial de María Santísima de Guía a 28 de junio de 1847 años, yo el párroco infrascrito … habiendo precedido una sola amonestación por haber obtenido dispensa de las dos, del Señor Gobernador de este obispado, sin resulta de otro impedimento que el de cuarto grado igual de consanguinidad de que fueron dispensados por el Señor Subdelegado Apostólico don José Sigüenza, casé in facie ecclesiae por palabras de presente que hacen legitimo matrimonio a Francisco de Bautista de veinte y seis años y once meses de estado soltero, hijo legitimo de Francisco Bautista y María Quintana, con Andrea Miranda de catorce años y ocho meses, de estado soltera, hija legítima de Gregorio Miranda y Josefa Guerra todos naturales y vecinos de esta villa, profesion artesano y los unos y los otros residencia en el pueblo, siendo testigos presentes Anselmo Bautista, Ramona Miranda, José Moreno, Juan Rodríguez y otros vecinos todos de la preciada villa, de todo lo que doy fe y lo firmo”.  Francisco Herrera.
FRANCISCO BAUTISTA MIRANDA Y SINFORIANA DOMÍNGUEZ DÍAZ
Partida de Matrimonio Iª de Santa María de Guía, L9 – Nº 330- F-107 vto - Año 1878
"En la villa de Gáldar, Diócesis y Provincia de Canarias, a 5 de agosto de 1878; yo el infrascrito coadjutor de la parroquia matriz del Apóstol Santiago de la misma, con autorización del Venerable Párroco licenciado D. José Romero Rodríguez, precedidos los requisitos canónicos y la dispensa de dos amonestaciones concedidas por el Muy Ilustre Señor Gobernador Eclesiástico Doctor don Rafael Monje, casé y velé a Don Francisco Gregorio Bautista, soltero, propietario, natural y vecino de la ciudad de Guía, de diez y ocho años y ocho meses, hijo legitimo de D. Francisco Bautista, difunto y doña Andrea Miranda, con doña Maria Sinforiana Domínguez, de esta naturaleza y vecindad, soltera, de diez y siete años, hija legitima de don Juan Domínguez y doña Fermina Díaz: fueron testigos Modesto Bautista Miranda, natural de dicha ciudad, Juan María García, que lo es de esta villa y más personas. Y para que conste firmamos la presente”. Ldo. Jose Romero      Cura. Marcelino Miranda."

COLOFÓN
Con la partida de matrimonio y la foto después de casados de mis bisabuelos galdenses, Sinforiana Domínguez y Francisco Bautista, concluimos por hoy la tarea dando a conocer nuestra satisfacción por haber encontrado pruebas fiables de mi ascendencia de esclavos negros de la hacienda de los Guerra de principios del siglo XVI. Espero que estas líneas puedan contribuir a la promoción de nuevos estudios de  los genealogistas canarios  que desvelen la importancia de la ascendencia esclava en la historia familiar de todos los isleños.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly