lunes, 8 de diciembre de 2014

RECAPITULACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE DATOS SOBRE EL ORIGEN DEL APELLIDO ALEMÁN EN GRAN CANARIA (y III)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES









¿RESUELTAS LAS DUDAS?
Recientemente, Luis García-Correa y Rafael Rodríguez de Castro en su magnífico ensayo “Pobladores de Agüimes en los cien primeros años del señorío (1481-1580) han señalado que coexisten en la villa episcopal dos Juan Alemán adultos, que son padre e hijo, a mediados del siglo XVI. En la exhaustiva lectura que hacen de los protocolos de la escribanía agüimense advierten que uno de ellos sabe firmar y el otro no, motivo por el que, entre otras razones, los autores citados superan las dudas que les han asaltado con respecto a la posibilidad de que pudiera tratarse de una misma persona.
Según sus investigaciones, Juan Alemán 1, hijo de Luis de Placeres y de mujer no conocida, y su esposa Juana Negrín, hija de Juan Negrín y de Ana Sánchez, son los padres de Juan Alemán 2 casado con Juana Melián. Fundamentan esta relación en la venta de tierras, protocolada en la escribanía de Agüimes en 1558, que Juan de Alemán 1 hace a su primo Pedro Negrín Galán, escribano de Fuerteventura. Dichas tierras que había recibido en dote cuando se casó con su esposa Juana Negrín, hija de Juan Negrín fueron al parecer objeto de litigio con el hermano de su mujer, Diego Negrín, quien las venía trabajando como suyas.
En nuestra humilde opinión estimamos, con mucho respeto a dichos autores, que solo hay un Juan Alemán en la Villa a mediados del siglo XVI quien habría casado en primeras nupcias con Juana Negrín al final de los años 30 y en segundas nupcias, algo después, a principios de los 40, con Juana Melián. Con esta última se habría producido el asentamiento de la familia en Agüimes a mediados de siglo XVI.
El hecho de que Juan Alemán en la escribanía local firme algunos documentos y que en otros se diga que, por no saber, ha de hacerlo un testigo en su nombre, bien pudiera tener una explicación más sencilla. Aunque sabe firmar renuncia a hacerlo en todas las ocasiones en que puede desistir porque, como su padre, Luis de Placer, no sabe leer y escribir y no está seguro por tanto de lo que firma. Como bien dice Rafael Rodríguez de Castro los documentos en que consta la firma de Juan son aquellos en que acude a la escribanía obligado por especiales circunstancias como cuando ejerce de fiador en determinados negocios o cuando ejerce de alcalde de aguas en el nombramiento de acequieros, situaciones en las que no puede inhibirse de su responsabilidad.

NOTAS SOBRE LA ASCENDENCIA DE JUAN ALEMÁN EL VIEJO
El padre de Juan Alemán el viejo, Luis de Placer, como consta en el Ensayo para un Diccionario de Conquistadores de Canarias de Cebrián Latasa, es hijo de Pedro Negrín el mozo, natural de Fuerteventura, repoblador de Tenerife y fundador de Taganana, y de su esposa Isabel Rodríguez, hija esta a su vez de Juan Fernández Machuca y de Inés de Placer. Hermanos de Luis según dicho ensayo son Bartolomé Sánchez y Juan de Placer. En relación con sus ocupaciones mientras estuvo avecindado en Tenerife, antes de su regreso a Fuerteventura, podemos decir que aparece ampliamente documentado en los protocolos de Alonso Gutiérrez en el periodo 1522-1525 como criador de ganado y sembrador de trigo.
Sirvan de muestra los siguientes extractos en dos de los cuales hace de fiador el también majorero Francisco Guillama lo cual revela una relación de parentesco cercana:
-Noviembre de 1523
Luis de Placer, deudor, y Francisco Guillama, su fiador, deben a Francisco de Jaén 47666 mrs por trigo a pagar por San Juan con dineros de contado. (…) Por no saber, firma Pedro de Sobranis”.
-Noviembre de 1523
Luis de Placer vecino debe a Diego del castillo, vecino, 26 fanegas de trigo por una yunta de bueyes para esta sementera, llamados Capitán y Erguido de su hierro. (…) Por no saber, firma Mateo Berriel”
-Diciembre de 1523
Tomé Fernández arrienda a Luis de Placer, vecino de El Sauzal, 105 cabras de un año para arriba, parideras…marcadas de su marca, por tiempo de 3 años desde el día de San Juan de junio de este año en adelante. Luis ha de pagar al final de cada año 84 reales nuevos este primer año y 105 reales viejos en el segundo y tercero. (…) Luis da por fiador a Francisco Guillama. Por no saber, firma Francisco Guillama”.
Acerca de Pedro Negrín el mozo, el abuelo de Juan Alemán el viejo, Cebrián Latasa señala que era nieto o bisnieto de Juan Negrín, primer Rey de Armas, hijo de Pedro Negrín el viejo; hermano de Juan Sánchez Negrín, Inés de Placeres, Sebastián Negrín, etc; y primo entre otros de Ibone Fernandez y Juan III de Armas.

NOTAS ACTUALIZADAS SOBRE LA DESCENDENCIA DE JUAN ALEMÁN
Trataremos de completar en las próximas líneas lo que sabemos, gracias entre otras aportaciones al brillante trabajo de Luis García Correa y Rafael Rodríguez de Castro y a las acertadas pesquisas de Juan Ramón García Torres, acerca de la descendencia de Juan Alemán el viejo a fin de facilitar el entronque de muchas personas que en Gran Canaria llevan este apellido o lo han llevado sus ascendientes.
-Hablaremos en primer lugar de Melchor Ordóñez, probable primogénito, que casó en 1578 con Isabel Afonso, hija de Gaspar Afonso y Juana Pérez, y más tarde en segundas nupcias con Catalina de Alvarado, hija de García de Alvarado y María Martín Mayor. Hijo de este último matrimonio fue Baltasar de Alemán quien ejerció como su padre, de alcalde ordinario de la Villa, y que estuvo casado con Isabel López, hija de Francisco López y de Ana Márquez.
-De Gaspar Ordónez sabemos que mantuvo al igual que su hermano la residencia en el Señorío y que casó también dos veces: la primera sobre 1581 con María Eufemia, con quien tuvo al menos una hija llamada como su madre, quien casaría de mayor con Bartolomé Pérez de Ortega, y por segunda vez en 1602 con Sebastiana López, hija de Cristóbal López y Juana de Espino, con quien tuvo al menos un hijo llamado Pedro Espino, nacido en Agüimes en 1607 y casado en las Palmas en 1634 con María Corredera, hija de Francisco Corredera e Inés García.
-De Baltasar Alemán tenemos algo más de información porque hemos podido acceder, gracias a la gentileza del cronista de Ingenio Rafael Sánchez Valerón, a la lectura de su testamento dictado en 1618 en el Valle de Santa Inés de Fuerteventura. En él, Baltasar declara que, por no tener descendencia de su matrimonio, lega a sus hermanos Melchor Ordóñez y Felipa Melián las propiedades que le corresponden por herencia de sus padres en la costa y en los pajonales de Agüimes.
- De Lucas Alemán, nacido en Las Palmas en 1544, sabemos que era vecino de Telde en 1568 y que ya había fallecido en 1590. Había casado en primeras nupcias con María Guillama (apellido que la relaciona directamente con Francisco Guillama, uno de los fundadores del Taganana colonial) con quien tuvo a Luisa Guillama, casada primero con Francisco Hernández y luego en 1608 con Melchor de la Peña Hidalgo, hijo de Luis de la Peña y Catalina Hidalgo. Lucas Alemán en segundas nupcias casó con María de Salas con quien tuvo a Juan de Ordóñez (que nació en Telde en 1570 y casó en Agüimes con Felipa de Santiago Espino, hija de Francisco Espino y María Gutiérrez), a Catalina de Salas y a un Alonso nacido en Telde en 1571 del que no tenemos noticias.
-De Juan Alemán el mozo, bautizado en Telde en 1548, tenemos constancia de su presencia en Agüimes en diversos protocolos (como uno de 1582 en que compra a su cuñada, la esposa de Gaspar Ordóñez, una casa en el pueblo del Ingenio de la villa) pero nada sabemos, por el momento, de si tuvo o no descendencia.
-De Pedro Alemán sabemos que se establece en Tirajana después de su casamiento en torno a 1592 con Ana Josefa. Una hija de estos llamada María Guillama casará en 1610 en Tunte. A Pedro lo encontramos nuevamente casado en 1603 con María Sánchez quien puede ser la hermana de su primera esposa.
-A Salvador Alemán, el menor de los varones de esta saga, queremos destacarlo en este recuento por cuanto ha sido pieza clave en nuestras pesquisas para poder enlazar a los Alemán de Agüimes con los Alemán de la Villa de Gáldar. Salvador casó efectivamente en Gáldar en 1589 con María de Quintana, hija de Pedro Miranda y de María de Quintana Cabrera con la que tiene un único hijo, Juan de Alemán Miranda. Posteriormente en segundas nupcias casará con Isabel Mayor quien le da, al menos, siete hijos que son, de mayor a menor, María, Salvador, Pedro, Ana, Blas, Juan y Baltasar, de los que descienden todos los Alemán de Gáldar.
-De Isabel Rodríguez solo sabemos que fue esposa de Baltasar Martín, viudo de Francisca Luis, y que este, así aparece en algunos protocolos de la Villa, fue zapatero en los años 70 y alcalde de aguas de la Heredad y labrador en los años 80. Recordemos que Isabel Rodríguez es también el nombre de la esposa de Pedro Negrín el mozo, su bisabuela según nuestras cuentas.
-De Felipa Melián sabemos que casó en primeras nupcias sobre 1600 con Alonso Tejera y en segundas con Antonio de Almeda Figueredo, hijo de los portugueses, naturales de la isla de San Miguel, Gaspar González de Figueredo y Catalina de Almeida. Algo más de información sobre ella hemos podido recabar gracias a la localización de un testamento dictado en 1621 que no llegó a legitimarse por ciertas disensiones con su marido. Ante el escribano Felipa declara que por no tener descendencia desea legar sus propiedades a una sobrina suya a quien considera su hija: María Melián. En dicho documento dice que le debe a María Ordóñez, beata, medio quintal de higos a cuentas para traer a María “su sobrina e hija”. Esta María Ordóñez creemos que es una hija de su hermano Lorenzo Melián del que ahora hablaremos.
Por último, aunque no aparecen citados en el testamento de Juan de Alemán, presumiblemente porque habían fallecido y no tuvieron descendencia, con la excepción que no sabemos explicar de Lorenzo Melián que podría ser el primogénito, debemos incluir en el listado a los siguientes hijos:
- De María Ordóñez sabemos que casó con Juan López. Así se recoge en la carta de dote otorgada en 1573 por Juan Alemán y Juana Melián para casar a su hija María Ordóñez, doncella, con Juan López el mozo, hijo del regidor Pedro de Burgos y de su esposa María López. Este matrimonio no tuvo descendencia por fallecimiento temprano de María quien, en su testamento de junio de 1574, nombra como herederos a sus padres.
-Luis de Placeres, bautizado en El Sagrario de Las Palmas en 1546, recibe de adulto el nombre y apellido de quien fue, según nuestras cuentas, su abuelo paterno. Aparece citado a principios de los años 70 como testigo en varios documentos y consta en uno de 1570 que un tal Pedro González Moreno acredita deberle ocho reales “de dos cueros que le dio el dicho Luis de Placeres”. Debió morir joven y sin descendencia.
-De Lorenzo Melián, finalmente, sabemos que casó con María Alonso, hija de Luis Martín y Guiomar de los Santos. Este matrimonio tuvo por hijos a Juan Melián, a Simón Martín y a María Ordóñez, que es probablemente la que antes fue citada como beata. No nos explicamos sin embargo el hecho de que Juan de Alemán el viejo, su padre, en su testamento de 1590, no lo haya citado a él o al menos a su descendencia, que la tuvo, si es que Lorenzo ya estaba fallecido por entonces. Algún conflicto grave debió haber entre padre e hijo para justificar esa omisión.

NUEVA RECAPITULACIÓN SOBRE EL ASUNTO
Los distintos pobladores de apellido Alemán que llegaron a esta isla desde puertos de Andalucía a fines del siglo XV, bien porque eran judeoconversos, bien porque eran de lengua y cultura francesas en tiempo de guerra entre ambas coronas, fueron acosados y como consecuencia de ello tuvieron que abandonar las islas o cambiar el apellido de su
Barranco de Guayadeque. Agüimes
descendencia para evitar las persecuciones. Hubo sin embargo una notoria excepción a estas reglas que explica la presencia actual de este apellido en Gran Canaria: descendientes de conquistadores franceses de las islas de señorío que fueron repobladores de Tenerife recalaron por Gran Canaria en los años 40 del siglo XVI estableciéndose en Agüimes.
Sostenemos que los Alemán de Gran Canaria proceden de este último colectivo de “hombres de las islas” cuyo origen más o menos remoto se sitúa en el ducado de Borgoña o en la Normandía francesa aunque después de un siglo de coexistencia se encuentran plenamente adaptados a la cultura mestiza castellana e indígena de las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Son personas relacionadas familiarmente entre sí que portan apellidos de resonancia francesa como Placer, Guillama, Dumpierre, Picar, Alemán, Negrín, etc. y que muy posiblemente mantuvieron en secreto tradiciones y ritos judaicos hasta bien entrado el siglo XVI cuando el Santo Oficio inicia la persecución en las islas.
Juan Alemán el viejo es sin duda el tronco de todos los Alemán de Gran Canaria a través de una numerosísima descendencia que extiende dicho apellido tanto en el sur como en el norte de la isla. Su madre nos es desconocida pero su padre, Luis de Placer, como ya se ha dicho, es ciertamente un hijo del majorero Pedro Negrín, uno de los fundadores de Taganana, y de su esposa Isabel Rodríguez. Su primo, nos dicen los autores de “Población de Agüimes…” es Pedro Negrín Galán, escribano de Fuerteventura. Juana Negrín, a quien nosotros damos como su primera mujer, es asimismo majorera, como también lo fue la segunda, Juana Melián, quien quizá no sea, como se ha dicho, hija de Hernando Díaz de Morón y Luisa Bermúdez sino una hija adoptiva de este matrimonio por fallecimiento de sus padres, pues hay constancia de que Hernando Díaz ejerce la tutoría en Lanzarote de las hijas de una tal Francisca Melián.
Podría pensarse, al no ser citada su madre, que Juan pudo ser un hijo adoptado o natural. En un artículo anterior publicado en la Red sobre el que ahora recapitulamos habíamos planteado la posibilidad de que Juan pudiera ser un hijo de Juan de Tarifa, cuyo cuerpo fue quemado en el Auto de Fe de 1528 en Las Palmas, o bien del mercader judío Juan Alemán y que tras la muerte o huída de su padre pudo quedar bajo la protección de familias judeoconversas estantes en Tenerife. Es una hipótesis que reconocemos que es muy arriesgada y que queremos abandonar.
Con los nuevos datos que manejamos, admitimos que Juan Alemán, en vez de un hijo adoptivo, puede ser un hijo natural de Luis de Placeres. La siguiente cita en el testamento de su bisabuela dictado en Tenerife ante Alonso Gutiérrez el 29 de septiembre de 1523 no nos resuelve el enigma:
Inés de Placer, vecina, mujer que fue de Juan Fernández Machuca, estante, hace testamento (…) Es su voluntad que se dé a Luis Placer, su nieto, hijo de Isabel Rodríguez (casada con Pedro Negrín), su hija, a Juana, su esclava de color negra, que la haya en mejoría, además de la parte que le pertenece de su herencia, por servicio. Manda a Francisco, su esclavo de color negro, hijo de la dicha Juana, su esclava, que sirva al dicho Luis de Placer, su nieto, 23 años y, después de cumplidos, sea libre, en lo cual mejora a Luis de Placer. Establece por sus herederos a Luis de Placer, a Juan Galán, a Inés de Placer y a Bartolomé Sánchez, sus nietos. Nombra albaceas a Juan de Armas y a Ibone Fernández.”
Por entonces, en 1523, ya estaba nacido Juan Alemán por lo que no cabe pensar mal relacionándolo filialmente con Juana, la esclava que su padre recibe en herencia. El testamento cita, por otra parte, a las dos hijas que tuvo Inés de Placer: Ana Rodríguez, difunta, que estuvo casada con Francisco Jiménez, quien le debe 90 ovejas y otras rentas de ganado, e Isabel Rodríguez, la madre de Luis Placer, casada con Pedro Negrín a quien no debía querer mucho porque lo llama en el testamento: Perro Negro.
Algunos años después de estas disposiciones, sobre 1535, Juan Alemán, el hijo de Luis de Placer, habría casado en Fuerteventura o Tenerife con una mujer con la que debía estar unido por lazos de parentesco: Juana Negrín. Fallecida esta, Juan Alemán contraerá matrimonio sobre el año 40 con Juana Melián pasando a vivir a Gran Canaria donde vendrá al mundo el resto de su prole.
Sirva de apoyatura a nuestra convicción de que es la misma persona la que casa primero con Juana Negrín y después con Juana Melián el hecho de que no cabe, técnicamente hablando, una generación intermedia entre Luis de Placer y Juan de Alemán el viejo. Puesto que este último testa en 1590 después de 50 años de matrimonio con Juana Melián hay que situar su nacimiento en Tenerife o Fuerteventura entre 1510 y 1520. Recordemos al respecto que en un documento de 1536 dictado ante Hernán González en Tenerife se acredita que Juan Alemán tenía en aquel momento una edad superior a 14 e inferior a 25, es decir que había nacido en torno a 1515.
Luis de Placer, su padre, debía ser una persona adulta pero no anciana cuando recibe en 1523 la herencia de su abuela Inés que hemos tenido la oportunidad de leer. Lo hacemos por tanto nacido en Fuerteventura entre 1580 y 1590 de modo que es muy improbable que un nieto suyo pueda haber nacido sobre 1515.

1 comentario:

Printfriendly