miércoles, 12 de junio de 2013

ASCENDENCIA CASTELLANA: JUAN DE QUINTANA SORIA Y LOS VEGA DE LA VILLA DE GÁLDAR

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA, profesor de historia
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES, genealogista


Iglesia románica de Buberos (Soria)
Acerca de Juan de Quintana o Juan de Soria se ha escrito mucho. Remito a los lectores al Nobiliario de Canarias para conocer lo más relevante de su biografía y descendencia, así como al Diccionario de conquistadores de Cebrián Latasa. No obstante, creyendo que podemos hacer alguna aportación, vamos a volver sobre este personaje a quien dedicase hace algunos años el Romance del Caballero de Soria (La reina de Canaria Ed. Cam PDS), para tocar aspectos de su vida que no son tan conocidos como por ejemplo su papel de testigo en la Información Guadartémica de 1526. Resulta estremecedor leer la declaración de un ancestro, casi quinientos años atrás, contando avatares de su vida relacionados con la conquista de la isla, un hecho histórico del que Juan de Soria es partícipe desde sus comienzos cuando desembarca el 24 de junio de 1478 con el ejército de Juan Rejón junto a su hermano, con servidores, caballos y armas, cuando contaba con tan solo con 17 años.
A) TESTIGO DE LA INFORMACIÓN GUADARTÉMICA
LAS 15 PREGUNTAS DE LA COMPONENDA:
Realizadas en nombre de Dª Margarita Fernández, esposa de D. Miguel de Trejo y Carvajal, a los siguientes testigos e n su mayoría conquistadores castellanos: Fernando del Castillo, Juan Bajo, Alonso Fernández de Arévalo, Luis Jiménez, Hernando de Álvarez (tesorero y canónigo de la Iglesia Catedral), Juan de Soria, Bartolomé de Barrea, Diego Hernández, carpintero (no consta su declaración en la copia de Chil y Naranjo), Alonso de Orgaz (no consta su declaración), Gonzalo de Aguilar y Gonzalo de la Fuente.
1º Primeramente si conocen a Dª Margarita Fernández de Guadnarteme.
2º Iten si saben que la dicha Dª Margarita Fernández Guadnarteme es hija legítima del dicho D Fernando de Guadnarteme, su padre, el cual la tenía y la trataba como a tal, y por su hija legítima es habida y tenida y comúnmente reputada.
3º. Iten si saben que el dicho D. Fernando de Guadnarteme dejó por su testamento por heredera universal como a su hija legítima a la dicha Dª Margarita Fernández y que al presente no hay otro hijo ni hija ni heredero del dicho D Fernando, vivo.
4º. Iten si saben que el dicho D Fernando Guadnarteme era rey y Señor desta isla en tiempos de Canarios los cuales le obedecían y le tenían por Rey y su señor natural y que como tal era llamado Guadnarteme que en la lengua de canarios quiere decir Rey y por tal era habido y tenido y como rey y señor de la isla trataban las paces con el dicho D Fernando y así es notorio.
5º. Iten si saben que durante la conquista el dicho D. Fernando se embarcó para Castilla y
Gáldar (Gran Canaria), 1900. Archivo de FEDAC
estuvo en la Corte de sus Altezas estando de paces, de onde vino cristiano y entregó y conquistó esta Isla a sus Majestades porque así se lo aprometió.

6º. Iten si saben que el dicho D. Fernando anduvo conquistando en esta isla los canarios rebeldes por su propia persona con sus vasallos que había traído a la fe, a la cual los atrajo así por guerra como por su industria y buenos consejos.
7º. Iten si saben que el dicho Guadnarteme Don Fernado de Agáldar, padre de mí, la dicha Margarita Fernández, como buen vasallo de sus Altezas y celoso y leal a su servicio muchas y diversas veces dio muy buenos e subtiles avisos a los Capitanes e a otra gente de servicio de sus Altezas para hacer entradas e hacer la guerra a los rebeldes canarios de la dicha tierra y se falló como conquistador siempre durante la conquista en las peleas o las más de ellas e puso su persona en diversas batallas e peleas muchas veces a riesgo de perder la vida y así era y es muy público y notorio a los conquistadores e en la dicha Gran Canaria a los que de su persona del dicho D. Fernando tuvieron noticia e conocimiento.
8º. Iten si saben que en la conquista de dicha isla e tierra de la Gran canaria el dicho D. Fernando Guadnarteme fue el principal adalid e persona de quien más se ayudó e favoreció los capitanes e conquistadores de sus Altezas e que siempre le fallaron leal y de buen consejo y ombre cierto y verdadero y que por tal era su persona estimada en mucho por los dichos capitanes e gente del ejército de sus Altezas y de su conquista.
9º. Iten si saben e vieron que entre los dichos Canarios y gentes naturales de esta tierra era muy obedecido y temido el dicho Guadnarteme Fernando, e que entre ellos era tal costumbre e tenían e guardaban por ley que en ninguna manera podían herir, ni matar ni ofender la persona de su Rey, é por esta causa e por la mucha e bien querencia y afición que a el dicho Guadnarteme D.Fernando los dichos canarios sus vasallos tenían le inviaban mensajeros de noche y de día al Real de sus Altezas donde estaba a le rogar que fuese de su opinión de ellos y los favoreciese pues todo era para él, y le vinieron a descubrir muchas coyunturas e aparejados tiempos en que los dichos Canarios estaban muy congregados en mucho número y multitud e de manera que podían dar sobre el Real de los cristianos é matar a dichos capitanes é los cristianos cuantos en la tierra estaban rogándole que lo hiciese por bien é todas las veces que esto acaeció el dicho D. Fernando lo reveló e descubrió a los capitanes e a los conquistadores, en manera que se remedió e se podía favorecer para lo evitar e lo susodicho se supo e se conoció ser así verdad por manera que era tenido por muy leal a sus Altezas el dicho d. Fernando.
10º. Iten si saben que la dicha Isla e tierra es muy fragosa e áspera e agra de andar de muchas sierras e breñas e riscos y malos pasos e caminos é que dentro de ella están partes y lugares fuertes donde los Canarios pudieran grandes tiempos habitar en su rebelión é que mediante el dicho D. Fernando e su venida a el servicio de sus Altezas é lo que él hizo y trabajó é de las personas que él indujo e atrajo a su buen propósito fue ganada con gran trabajo e industria suya e ansí se ha tenido y se tiene por cierto en especial entre los que en la conquista se hallaron.
11º. Iten si saben que después de ganada la dicha isla el dicho D. Fernando trabajó en conquistar y traer al servicio de sus Altezas e a su sujeción ciertos caballeros Canarios e gente que se habían alzado e rebelado a lo más áspero e agro de la tierra hasta tanto que todo fue allanado e quedó la dicha Isla enteramente en el poderío y servicio de sus Altezas.
12º. Iten si saben que el dicho Guadnarteme de Agáldar padre de mí, la dicha Dª Margarita Fernández de Guadanarteme fue el primero Rey de la Gran Canaria su tierra, fue la conquista e la primera tierra que los Católicos Reyes conquistaron é ganaron é ovieron en su poderío por conquista después que reinaron, y después de ella se ganó el reino de Granada e así es notorio.
13º. Iten si saben e vieron que el dicho D. Fernando Guadnarteme Rey de la Gran canaria se fue en persona a presentar ante sus Altezas de los Reyes Católicos en la su Corte y le suplicó lo mandasen baptizar y tornar cristiano, y sus Altezas lo proveyeron así y por su mandado fue baptizado siendo sus Altezas sus padrinos y el Cardenal D. Pedro González de Mendoza. Arzobispo de Toledo.
14º. Iten si saben que el dicho D. Fernando Guadnarteme anduvo cierto tiempo en la Corte de sus Altezas, é sus Altezas le traían consigo en su servicio y junto con él al rey chiquito de Granada.
15º. Iten si saben que sus altezas por su Real Cédula mandaron al dicho D. Fernando Guadnarteme ir a la conquista de las islas de Tenerife y La Palma a les servir en las ayudar y ganar, y el dicho D. Fernando así lo hizo e trabajó e sirvió mucho en la conquista de ellas en la compañía del Adelantado D. Alonso de Lugo con sesenta parientes principales de los naturales de esta Isla de la Gran canaria a sus propias costas y expensas donde gastó todos los más de sus bienes que en esta isla le habían quedado y porque los Reyes y capitanes de Tenerife se fiaban mucho de él e iba muchas veces con siguros a sus Reales a contratar con ellos que se diesen a sus Altezas y sus capitanes, dándoles a entender el gran poder de los cristianos y su leal y como ellos no se podían amparar fasta que fueron ganadas las dichas dos islas y acabadas de ganar el dicho D. Fernando de los trabajos que padeció en la conquista de ellas adoleció en tiempo que estaba de partida para la Corte de sus Majestades y de la dolencia falleció en la presenta vida pobre y necesitado.

LAS RESPUESTAS CÓMPLICES DE JUAN DE SORIA
Leamos a continuación el contenido íntegro de la declaración con las respuestas de Juan de Soria a las quince preguntas que le hacen, tal y como las dicta ante el escribano público Fernando de Padilla en presencia del Sr. Licenciado Francisco Pérez de Espinosa, teniente de gobernador de la isla:
Juan de Soria, vecino de esta isla en la Villa de Agáldar y conquistador de esta dicha isla de la Gran Canaria, testigo presentado en la dicha razón por parte de la dicha doña Margarita Fernández de Guanarteme, habiendo jurado en forma de derecho, dijo lo siguiente:
1º. De la primera pregunta dijo que conoce a la dicha doña Margarita Fernández é que conoció al dicho don Fernando Guadnarteme, su padre, ya difunto que Dios perdone.
2º. De la segunda pregunta dijo que lo sabe como en ella se contiene porque este testigo es uno de los conquistadores viejos de los primeros que vinieron a conquistar esta isla de Gran Canaria, e que tuvo mucha noticia de la persona del dicho Guadnarteme, e que sabe que la dicha doña Margarita Fernández era y es su hija legítima porque por tal vido este testigo que la tuvo, crió y trató, nombrándola hija, y ella a él padre y que esto es muy notorio a quienes la conocían en esta isla de Canaria.
3º. De la tercera pregunta dijo que sabe lo contenido en esta pregunta porque así es la verdad é ha visto el testamento del dicho don Fernando Guadnarteme é que sabe que los otros hijos e herederos del dicho guadnarteme son fallecidos, é que solamente es viva la dicha Dª Margarita Fernández.
4º. De la cuarta pregunta dijo que sabe e vido que siendo la dicha isla de Gran Canaria de Canarios, antes que fuese ganada de los cristianos, el dicho Guadnarteme D. Fernando, padre de la dicha Dª Margarita Fernández, era Rey y Señor de ella é vido que los canarios que la poseían por tal lo tenían e obedecían lo cual mandaba, é la dicha tierra estaba debajo de su señorío e sucesión e que por rey decían ellos Guadnarteme, lo cual sabe porque lo vido y este testigo fue de los primeros conquistadores.
5º. De la quinta pregunta dijo que lo que desta pregunta sabe é vido este testigo es que estando el dicho D. Fernando Guadnarteme en Agáldar, do el residía, e habiendo venido a esta isla D. Pedro de Vera, gobernador y capitán, e otros capitanes y gente de los Reyes Católicos a conquistar esta isla para sus Altezas, que este testigo era uno de los conquistadores, é que teniendo asentado real en el dicho Real de Las Palmas, do agora es esta ciudad, que es a la costa del mar, la gente del ejército real salieron un día contra los Canarios al término de Agáldar é que en ciertas paces trajieron a el dicho D. Fernando que a la sazón era Guadnarteme o Rey de los canarios e que luego que lo vieron lo invió el dicho Capitán General a Castilla a la Corte de sus Altezas e que allí estuvo ciertos días, e que después sus altezas lo tornaron a enviar a esta isla porque convenía su persona para la ganar y él prometió a sus altezas de la hacer ganar y que así vuelto a esta isla el dicho Guadnarteme se juntó con los capitanes e gente del Real de sus altezas y dende allí envió llamar a los caballeros canarios, sus vasallos, e muy mucha gente de ellos y los hacía tornar cristianos e estar en el servicio de sus Altezas y él e ellos con él, e por su mandado, e junto con los capitanes e gente de la conquista trabajaron en conquistar e ganar la tierra contra los otros Canarios muy bien e lo vido este testigo.
6º,7º,8º y 9º. De estas preguntas dijo que lo sabe como en ellas se contiene porque lo vido y este testigo fue conquistador como dicho ha.
10º. De la décima pregunta dijo que sabe lo contenido…porque lo vido… é que si el dicho Guadnarteme no viniera y fuera con los cristianos y del servicio del Rey, que todos los que a la conquista vinieron por sus Altezas tuvieran trabajo, é que sabe este testigo que cuando fueron en la pelea detrás de la isla onde fue muerto Miguel de Mujica fue muy requerido el dicho D. Fernando Guadnarteme de los canarios de guerra que fuese con ellos e que quedaría por Rey y Señor y él nunca quiso, e fue cierto y conocida cosa a los capitanes e conquistadores que si el dicho guadnarteme quisiera no volviera vivo hombre de todos los del ejército de sus altezas e perdieran cuanto habían ganado, y el dicho Guadnarteme quedara por rey, é como leal vasallo de sus Altezas lo vido favoreciendo la
banda de sus altezas y estando firme en su servicio, lo cual fue a todos muy notorio cuantos en la conquista fueron.
Riscales de Ajódar (Gran Canaria)
11º y 12º. De estas preguntas dijo que las sabe como en ellas se contiene porque ansí fue y es la verdad público y notorio.
13º. De la trece pregunta dijo que este testigo lo vido venir a Canaria de la Corte de sus Altezas al dicho Guadnarteme cristiano é trajo el nombre del Rey Católico é que públicamente se dijo en esta isla que fueron sus padrinos el Rey e la Reyna nuestros señores que son en gloria y el Arzobispo.
14º. De la catorce pregunta dijo que dice lo que dicho ha en la pregunta antes desta é que este testigo oyó decir que andaba en la Corte el dicho Guadnarteme en compañía del Rey chiquito de Granada é ambos juntos.
15º. De la quince pregunta dijo que lo que desta pregunta sabe es que este testigo vido que después de ganada esta Isla de Gran Canaria y puesto debajo del poderío de sus Altezas, dende cierto tiempo, el dicho Don Fernando Guadnarteme fue a las conquistas de Tenerife y La Palma y llevó consigo y a su mandar cierta gente de los naturales de Gran Canaria, sus parientes, y que fue muy público que el dicho Guadnarteme con la dicha gente hizo buenas cosas allá en servicio de sus altezas y que entraba a hablar a los Reyes Guanches para los traer al servicio de sus Altezas de los reyes nuestros señores, e que ganadas las dichas islas falleció en Tenerife, y que es verdad que al tiempo que falleció estaba pobre y que esto sabe de esta pregunta, lo cual que ha dicho es la verdad por el juramento que hizo”.

Algunas deducciones y comentarios tras la lectura del documento:
- Juan de Soria interviene, como todos los testigos, a petición de Margarita, la esposa de Miguel de Trejo. Hay que presumir en él, sin embargo, una mayor complicidad que el resto con los intereses de la familia Trejo. De otra forma no se explica el ocultamiento de la descendencia del Guadarteme cuando era bien cierto y conocido que la hermana de Margarita, Catalina Hernández acababa de morir en Agüimes, habiendo dejado numerosa descendencia de sus matrimonios con el leonés Pedro de Vega, el rey, y el navarro Adán de Acedo, el mozo. Su muerte además se produjo en la casa de su sobrina Catalina Garro, hija de su media hermana Ana Hernández Guadarteme, es decir que había constancia sobrada de la presencia de herederos en la isla.
- Efectivamente, cuando se le hace la tercera pregunta, Juan de Soria es el único de los testigos iniciales que contesta “que sabe que los otros hijos y herederos son fallecidos y que solo está viva Margarita”, es decir, que responde con perjurio a la cuestión esencial de si había o no más herederos. La mayoría de los testigos convocados en las dos primeras tandas no se cogen las manos al respecto y tan solo declaran que no hay otro hijo e hija con vida en aquel momento, lo cual era cierto.
- Esto obligará a que después de muchas declaraciones fallidas, Margarita, a través de su procurador Hernando de Gutiérrez, deba convocar a una tercera tanda de testigos para completar las informaciones. Entre otros personajes convoca en último lugar al conquistador Gonzalo de la Fuente que, como Juan de Soria, no sabemos a cambio de qué contrapartidas,  comete perjurio al decir que “no hay otro hijo ni heredero vivo sino ella” lo que va a permitir que prospere la información y con ello que su marido se haga con el Valle de Guayayeda (sic) con su término redondo, objetivo principal aunque no declarado de este procedimiento.
- Juan de Soria en su declaración se da a conocer como unos de los caballeros que llegaron con Juan Rejón en el desembarco en las Isletas el 24 de junio de 1478. Estos primeros expedicionarios fueron llamados los pardillos “por los trabajos que en ella pasaron” dice uno de los testigos. Lleva pues en la isla casi 50 años y tiene una edad aproximada de 70 en el momento de la declaración.
- Es ciertamente sorprendente que Juan de Soria afirme haber leído el testamento de don Fernando de Guadarteme y que dicho documento no haya sido utilizado, sin embargo, como prueba en la información que solicita doña Margarita Fernández. Dicho documento no aparece porque muy probablemente contenía cláusulas que no interesaba airear ya que podía interferir en las pretensiones del marido de Guayarmina de quedarse con la entera propiedad de Guayedra. El hecho de que también haya desaparecido la relación de propiedades del testamento de Catalina Hernández, su hermana, fallecida pocos meses antes en Agüimes, forma parte posiblemente de la misma trama.
- En la declaración de Juan de Soria se da cuenta de que Fernando Guadnarteme (sic) no fue capturado sino que “en ciertas paces lo trajeron al Real de Las Palmas”, dándose a entender que se trata de una entrega concertada y no de una captura, hipótesis que respalda Manuel Lobo en su obra magna La Conquista de Gran Canaria. En estas apreciaciones de entrega pactada coincidirán buena parte de los declarantes.
- Juan de Soria explica que el término Guiniguada tiene el significado de “a la costa de la mar”, es decir, en la desembocadura del río. “Pardelagua de la mar” dice otro de los testigos para traducir este término indígena. Asimismo Juan y otros declarantes atestiguan que el término Guadnarteme es el título que se otorga al rey en la lengua de los canarios.
- Nos habla también este testigo del primer viaje del rey canario a la Corte donde estuvo ciertos días para, después de ser bautizado con el nombre de Fernando, regresar a la isla y trabajar con los otros canarios en conquistar la tierra para sus altezas. A su llamada, nos dice, acuden muchos hidalgos y también villanos que se ponen a sus órdenes conformando un ejército de auxiliares que resultaría de capital importancia en la conquista de su propio reino.
- Como presuponíamos, Juan de Soria no estuvo en la batalla de Ajódar puesto que dice que “sabe” y esta vez no utiliza la expresión de “vido” cuanto allí ocurrió. Los caballos eran evidentemente inútiles para los combates en las fragosas tierras de “detrás de la isla” es decir, en la crestería situada entre los barrancos defendidos por Tasarte y Tasartico (Bentejuí) en una de cuyas laderas tuvo lugar la batalla de Ajódar donde quedó herido de muerte don Miguel de Mujica y gran parte de sus lacayos.
- Juan de Soria nos da fe igualmente de las andanzas del rey canario en la conquista de La Palma y Tenerife precisando que su mesnada estaba formada por 60 naturales canarios, que son sus deudos y vasallos.
- Resulta sorprendente comprobar cómo una de las hijas de Juan de Soria llamada Leonor de Quintana, por quien sigue la línea, casará con Luis de Vega, uno de los hijos de doña Catalina Hernández Guanarteme, habidos con su primer marido, Pedro de Vega el rey. Con su declaración, Juan de Soria benefició a los descendientes de Margarita y perjudicó a los de Catalina, algunos de los cuales fueron sus nietos, hijos de su hija Leonor. Juan de Soria y Pedro de Vega fueron pues, con posterioridad a esta componenda, consuegros (relación que se establece después de casados entre el padre del esposo y de la esposa) y también compadres en la antigua acepción de personas que se protegen mutuamente.


B) APUNTES PARA UNA BIOGRAFÍA DE JUAN DE QUINTANA

- ACERCA DE SU ESPOSA MARÍA GONZÁLEZ
Sobre la identidad de su esposa hay opiniones contradictorias. Todas coinciden en que se trata de una muchacha nativa de nombre María que ostenta el mismo apellido, González, de los padres del conquistador. Un bautizo y matrimonio a la vez podrían explicar quizás esa curiosa imposición. Puesto que hay constancia del nacimiento de algunos de sus hijos a comienzos del siglo XVI (Gonzalo en 1507, Beatriz en 1509, Juan en 1514) debemos presumir que su nacimiento tuvo lugar en torno a 1485, poco después de la conquista de la isla, es decir que Juan, su marido, podía ser unos 25 años mayor que ella.
Estos son los registros que, relacionados con la descendencia de Juan de Soria y María González, se conservan en la copia del libro primero de bautismos de Gáldar, referidos a hijos que están en mitad de la serie, es decir, que nacieron algunos antes y otros después de los aquí señalados:
- “Domingo diez y seis de mayo de quinientos siete bateó Juan de Soria un gijo legítimo de María su mujer por nombre Gonzalo, fueron sus padrinos Jerónimo de Pineda y la mujer de Juan de Troya”
- “Martes cinco días del mes de Marzo de quinientos nueve años bateó Juan de Soria una gija legitima por nombre Beatriz, fueron padrinos Antón López e Isabel Rodríguez, gija de Juan Rodríguez de Lucena e yo Rodrigo de la Vega clérigo que la bateé”
- “En once de setiembre de mil e quinientos catorce años bateé un hijo de Juan de Soria pusímoslo por nombre Juan, fueron sus padrinos Juan Batista hijo de Antonio Armas e la (mujer) de Cristóbal Rodríguez de Lucena”.
Con estos datos podemos comprobar que el Nobiliario es erróneo en cuanto al orden de los descendientes puesto que a Juan, que ha nacido en 1514, lo señalan como al quinto de la saga por delante de Beatriz, nacida cinco años antes. Es una evidencia además que el Nobiliario coloca en primer lugar a los varones y después a las mujeres en un tratamiento sexista más que cuestionable. Cebrián Latasa en su Diccionario de Conquistadores, aunque alterna varones y mujeres en su listado, no resuelve el problema pues sigue anteponiendo a Juan sobre Beatriz. En ambas listas, no obstante, se coloca a Leonor, nuestra ascendiente, como la benjamina de los nueve hermanos lo cual nos guía para conjeturar que debió nacer en torno a 1520.
Según Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, María es de sangre real canaria, hija de Pedro Maninidra, el hermano de don Fernando Guadarteme, y de la indígena Ana de León, hija a su vez del Guayre Adargoma. No queda claro este aserto y algunos aficionados a la genealogía, entre los que me encuentro, ponemos en duda esa filiación, entre otras cosas porque son varios Pedro Maninidra, al menos tres, los que aparecen citados en las escribanías y con frecuencia se confunden las esposas e hijos de unos y otros.
En la genealogía tradicional cuando un linaje llega al siglo XV, con frecuencia se quiere resolver el enigma casando a un supuesto conquistador con una princesa nativa. Es lo que llamo el Síndrome de Dácil o Tenesoya. El romanticismo indigenista debe empezar a ser puesto en cuestión, primero porque son muy numerosas las mujeres castellanas y portuguesas que arriban a las islas, una vez incorporadas a la Corona de Castilla, para pasar a formar parte de la sociedad colonial, y segundo porque las mujeres nativas con las que establecían consorcio matrimonial los repobladores, para así asegurarse los repartimientos, eran mayoritariamente del estamento de los trasquilados.
El matrimonio de Juan de Soria con María González hubo de realizarse, a la vista de las fechas de nacimiento de sus hijos, en las postrimerías del siglo XV. El apellido Maninidra que se le otorga como gentil no está documentado y, siguiendo a Cebrián Latasa, quizás esté sustentado en un error. Nos dice este genealogista, admirable por su rigor, que en los papeles que maneja Cioranescu aparece un tal Pedro Maninidra, que no es el hermano de Tenesor sino un familiar del mismo nombre, casado con una hermana de María González, la mujer de Juan de Soria. Es por esto que pensamos, a la vista de que no hay documentación de apoyo y de que tan solo contamos con esta dudosa cita, que debiera descartarse la filiación real canaria de la esposa de Juan de Soria, aunque mantenemos que tiene sangre indígena, pues de otro modo no podría explicarse, dada la endogamia que se da entre los nobles indígenas, que un Maninidra case con una mujer foránea, en referencia al matrimonio de Pedro Maninidra III con una hermana de María González.

- ACERCA DE SU HERMANO PEDRO
En el prólogo de El caballero de Soria (La reina de Canaria Ed. Cam-Pds) dimos cuenta de que en el grupo de los pardillos o incautos que primero vinieron a la conquista se encontraba Juan y también un hermano suyo, Pedro, de cuya presencia en la isla se tiene constancia gracias a la declaración de uno de sus sobrinos canarios, Gonzalo de Quintana:
Nº 89 folio 79 Vto 7 de septiembre de 1543
Magníficos señores: Gonzalo de Quintana vecino de esta isla beso las manos de vuestras señorías y digo que a Juan de Soria, mi señor padre, que aya gloria, conquistador que fue de los primeros que conquistaron dicha isla le fue hecho merced de ciertas tierras de sequero y unas cuevas que son en Fagagesto, término de Agáldar en que puede haber sesenta hanegas poco más o menos, las cuales dichas tierras e cuevas avemos tenido e poseydo pacíficamente en haz y en paz de 40 años a esta parte poco más o menos, e porque agora después del fallecimiento de nuestro padre y madre mis hermanos y yo avemos buscado los títulos dellas e no los hallamos e crehemos que es ansí que en el tiempo de la pestilencia en dos veces que nuestra casa fue tocada del mal de que convino quemarse caxas e ropas y escripturas e allí e perdieron, por tanto a vuestras señorías pedimos e suplicamos avida consideración a que el dicho nuestro padre fue de los primeros que vinieron a la conquista de esta isla e otro su hermano que en ella murió, agora de nuevo vuestras señorías nos hagan merced de las dichas tierras e cuevas que an por linderos de un aparte los riscos de Montaña Gorda e por otra parte tierras que fueron dadas a Diego de Narváez Regidor desta isla e por la otra parte el barranco de la rehoya y en ello ansí proveer vuestras señorías nos harán bien e merced cuyo magnífico ayuntamiento nuestro señor conserve en su servicio”. Gonzalo de Quintana.
Comentarios a la petición de la data de Fagagesto:
-Está reciente la muerte de María González, la madre de Gonzalo y de sus ocho hermanos, entre los que se sitúa Leonor de Quintana por quien sigue la línea. Juan su padre había fallecido en 1535, ocho años antes de esta petición. Gonzalo, que ha nacido en 1507, cumple en este año los 36. Tanto Gonzalo, como Leonor, como Hernando, como su hermanastro Alonso de Soria, son ascendientes del que suscribe este artículo por muy diferentes líneas que llegan hasta mis cuatro abuelos, lo cual nos habla de la prosperidad del linaje.
-Los testigos que prueban que Juan de Soria moró en dichas cuevas y desmontó las dichas tierras son: Alonso García de Soria, sobrino de Gonzalo, Pedro Acedo, hijo de Catalina Hernández Guadarteme, un trabajador llamado Juan Rodríguez y Bernardino de Carvajal. Parece pues que un hijo de Margarita Fernández devuelve a los Quintana el favor otorgado muchos años antes a sus padres en la ya comentada información guadartémica de 1526.
-Se da cuenta en la petición de dos epidemias de peste que asolaron la isla. Sabíamos de la mortandad de 1524 en la que queda herida Catalina Hernández Guadarteme, pero debemos plantearnos que hubo otro episodio anterior en el que fallecieron algunos hijos de Juan y María. La descripción de la quema de casas, ropas, etc., para enfrentarse a la epidemia, a la luz de los conocimientos actuales sobre el origen de la enfermedad, asombra por lo acertado de dichas acciones de prevención.
-La muerte de un hermano de su padre en la guerra de conquista queda probada en este documento. Nosotros pensamos que se trata de Pedro, el tercero de la saga según el Nobiliario, y que su muerte en acción de guerra determinó los extensos repartimientos que le tocaron en suerte a su hermano pequeño Juan de Soria que era el cuarto de la saga. En nuestro poema histórico, como licencia literaria pues no hemos podido probarlo, describimos la muerte de Pedro a manos del guayre Doramas en agosto de1481 después de que este fuese lanceado por la espalda. Solo una muerte deshonrosa como aquella u otra de similares características puede explicar que su recuerdo quedara oculto durante tantas décadas hasta que un sobrino suyo, 60 años después, lo rememorase sin llegar a nombrarlo para verse favorecido por una data de 60 fanegadas en las fértiles tierras de Fagagesto.
Así describo en El caballero de Soria, en el canto octavo, mis disquisiciones acerca del éxito económico y demográfico del linaje iniciado por este conquistador:
En razón de que sin honra
cayera muerto su hermano,
al pardillo Juan de Soria
le doblan los honorarios;
sus galones también cuentan,
alcanzando en el reparto
feraces e inmensas tierras
en el norte grancanario:
Valle de Tamaragáldar
con sus ubérrimos campos,
verde vega donde labran
los diez hijos que medraron
y descansan bajo tierra
los que mueren entre espasmos
por la horrible peste negra
que en las islas causa estragos.
Juan y María González
tantos hijos procrearon
que pronto pueblan los valles
sus nietos de pago en pago.
María y Juan de Quintana
vivirán por muchos años
en su casona de Gáldar,
hasta que son enterrados
a mitad de la centuria
en la cripta de Santiago,
memorable sepultura
de ilustres antepasados.
Con ellos se inicia la saga
de un linaje acrisolado
en la Historia de Canarias
y en el orbe americano.


C) NOTICIAS DEL MATRIMONIO FORMADO POR LEONOR DE QUINTANA Y LUIS DE VEGA Y DE SU DESCENDENCIA
Los primeros peldaños para bajar esta escala tienen traviesas endebles. Nos faltan, porque se han perdido, los registros de nacimientos, matrimonios y defunciones de algunos de nuestros ancestros del siglo XVI. En nuestra ayuda acuden los protocolos notariales del AHP y el buen samaritano que extractara y organizara alfabéticamente la información de los mismos a lo largo de tres siglos de historia en la famosa carpeta del Archivo Diocesano.Encontrado en el archivo diocesano en la carpeta de INDICE DE PROTOCOLOS y dentro en NOTICIAS E ÍNDICE DE TESTAMENTOS 1547-SIGLO XVIII
- Luis de Vega el viejo hijo de Pedro el Rey folio 224. Casó dos veces, la primera vez con Leonor de Quintana hija de Juan de Quintana Soria y María González, y la segunda vez con Antonia Palomares Cerezo, hija de Pantaleón Palomares y María Álvarez
- Luis de Vega, hijo de este Luis de Vega hizo pruebas para familiar del Santo Oficio en el año de 1595 declarando esta genealogía:
Padres: Luis de Vega y Antonia Palomar, vecinos de Gáldar.

Abuelos Paternos: Pedro de Vega, alias Pedro el Rey, castellano, conquistador, y Catalina de Vega, canaria.
Abuelos Maternos: Pantaleón Palomar de nación genovés y María Álvarez de nación portuguesa.
- Pedro de Vega, vecino de Gáldar, por sí y como tutor de sus hermanos, hijos y herederos de Luis de Vega y Leonor de Quintana y asimismo de otros sus hermanos, hijos del mismo Luis de Vega y de Antonia Palomares, su segunda mujer, otorga poder a Rodrigo Álvarez y a Juan de Vega, su hermano, en 19 de febrero de 1550 sin indicar el escribano ante el cual la otorga.

Acerca del matrimonio de Pedro de Vega Quintana con Catalina Morales, aparece asimismo, en la milagrosa carpeta, esta referencia a la dote:
Fue dotada por su tía Doña Lucía Sánchez de Morales, viuda del Conquistador Juan de León, benefactor de la villa de Gáldar y de sus más importantes templos religiosos, por instrumento otorgado ante Bernardino de San Juan en 2 de Junio de 1549”.
Del hijo de ambos, Baltasar de Vega, y de su matrimonio con María Peraza de Ayala tenemos constancia documental en los archivos parroquiales a través de la partida de bautismo de su hijo Nicolás, por quien sigue la línea:
Iglesia de Santiago Apóstol de Gáldar, Libro 1, Folio 13 - Año 1592
"Nicolas hijo de Baltasar de Vega y de Maria Perasa su lexitima muger, fue bauptisado en esta dicha Yglesia, fueron sus padrinos Diego Ramiro de Gusman y Doña Maria su hermana en fee de lo qual lo firme de mi nombre, tiene olio y chrisma, fecho a veinte y uno de setiembre de mil quinientos y noventa y dos. Jhoan de Figueredo Muxica".
Nicolás de Vega 1 casará a los 42 años con Francisca de Córdoba Aguilar, hija de Alonso Fernández de Córdoba y María de Aguilar Calderón. Veamos la partida:
Iglesia de Santiago Apostol de Galdar, Libro 1- Folio 23 - Año 1634.
"En la villa de Galdar en trese de Henero del año de mill y seissientos y treinta y quatro años, case infacie eclesie a Nicolas de Vega con Doña Francisca de Cordova Aguilar habiendo precedido las tres amonestaciones conforme a el Santo Consilio de Trento, fueron testigos D. Francisco de Carvajal y D. Bernardino de Carvajal y Salvador Gonsales, estantes en esta villa y en fe dello lo firme. El Lcdo. Gaspar Ruis Villar".
Nicolás de Vega 2 se llamará también el hijo de ambos, nacido en 1640, quien casará en 1664 con maría de las Nieves Jorge López, hija de Alonso Jorge y María López, de ascendencia portuguesa. Este matrimonio tuvo al menos tres hijas, nacidas y casadas en Gáldar: Lucía de Vega, casada con Juan Moreno Medina, Inés de Vega, casada con Gregorio Saavedra Miranda y Francisca de Córdoba, casada con Francisco Hernández Márquez, por quien sigue la línea.
A partir de aquí, aunque se pierde el apellido Vega por ser líneas femeninas, los entronques están perfectamente documentados, sin posibilidad de error, a través de las partidas obtenidas en los archivos parroquiales y los testamentos del AHP por lo que, culminado el trabajo genealógico, nos vamos a permitir otra digresión literaria acerca del personaje de Juan de Soria, el origen de esta saga castellana.

RECAPITULACIÓN
Quien estos versos escribe es el nieto
En décimo-quinta generación
De aquel que paras las presas fue cuervo
Y para las lides, incierto león.

Y llevando por mis venas su sangre
Que discurre con savia guanche mezclada
Reconozco que fue el mestizaje
lo que mantuvo con vida a mi raza.

¡Capitán don Juan de Quintana Soria!,
¡Que tu memoria sea denostada
Como presunto adalid de las hordas
Que nos uncieron al yugo de España!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly