miércoles, 16 de enero de 2013

CURIOSIDADES GENEALÓGICAS

CRISTINA LÓPEZ-TREJO DÍAZ
Catedral de Canarias. Las Palmas de G.C.
La genealogía es un mundo apasionante. La investigación de nuestras raíces familiares nos lleva de la mano a un mundo de sorpresas. Cuando creíamos que eramos oriundos de un pueblo la genealogía nos hace viajar por las islas y a veces por el continente europeo llegando a la vieja Flandes o al continente vecino de Africa. Así cada día que nos enfrentamos a los antiguos legajos descubrimos como la magia envuelve nuestra historia. Pero también encontramos frustraciones, legajos desaparecidos, interrupciones que nos impiden continuar como por ejemplo la aparición de un morisco o un indígena cuyo nombre original ha sido borrado de la faz de la tierra. En este artículo queremos nombrar solo algunas de las anécdotas con las que podemos encontrarnos día a día en nuestro viaje por la genealogía.
La ordenación de los apellidos entre los siglos XV y XIX nada tienen que ver a lo que hoy conocemos. Los hijos siempre o casi siempre llevaban apellidos familiares pero no necesariamente el primero del padre o de la madre. A veces, el nombre propio de un hijo se le imponía en recuerdo de un bisabuelo o abuela y con él, el apellido que aquellos llevaban. Así, es normal encontrarnos varios hermanos con apellidos distintos. Tal es el caso del matrimonio compuesto por Melchor Hernández y Leonor De La Peña, casados sobre 1540 y cuyos hijos se llamaron Bartolomé Cazorla, Alonso Casado, Lucía Hernández, Catalina Hidalgo y María de Arteaga. Para lo que a un genealogista novato suele ser frustrante no lo es así para otro experimentado pues un caso como éste suele dar pistas sobre los antepasados de dicho matrimonio.
María de Riberol, vecina de Fuerteventura y viuda del morisco Juan Martin Civerio, de oficio hiladora y tejedora y descendientes de padres y abuelos moros bautizados a los 50 años de edad, fue acusada en 1587 ante el Tribunal de La Inquisición por haber casado a sus hijas con cristianos viejos y por cantar y rezar en “lengua de los moros”.
Guía (Gran Canaria). Las hermanas Antonia y Bernarda Suárez Quintana, hijas de D. Antonio Suárez Quintana y Dña. Mariana Riverol, sufrieron abusos carnales por parte de Fray Mateo González, siendo llevado el caso ante el Tribunal de La Inquisición.
En Gran Canaria, el Alférez Esteban Hernández Hidalgo casa en 1644 con Isabel de Quintana. En la partida de matrimonio aparece el alférez como hijo de Francisco Hernández Hidalgo, zapatero y Violante Pérez, casados en 1601, y nieto de Isabel Hidalgo y Francisco Hernández. En realidad era hijo de mulata y eclesiástico.
El Carrizal, en Ingenio ( Gran Canaria) recibe su nombre a la flor a la que llamaban “Carrizo” la cual es la flor del cañaveral. El origen del topónimo está documentado en la división de Ingenio-Agüimes el 30 de abril de 1869 , sobre el patronato de Lucrecia Espino Peloz, cuando se incluye su Hacienda de regadíos y frutales denominado El Carrizo, de siete fanegas y siete celemines. Lucrecia era descendiente del Genovés Onorato Peloz y de Catalina Castellano Baeza y Villanueva, de las más notables familias de conquistadores y posteriores pobladores.
Catalina Zambrana, esposa de Francisco Trejo, fue asesinada por su marido en Agüimes en el siglo XVI, en un arrebato de celos de éste por haber cometido adulterio su mujer.
Angela Hernández Doramas, casada con Juan Romero, era hija de María Doramas y Juan Gómez de Frenegal y nieta de María Hernández Canaria y Juan Doramas, hijo del señor de Doramas. A su vez María Hernández era hija de Bencomo, Rey de Taoro. Ella se llamaba antes de ser bautizada, Collarrampa.
Francisco Romero fue conquistador de Tenerife y obtuvo tierras en los Realejos Altos. Un día su esposa, Juana Ruiz de Murcia se escapó de casa y se refugió en el hospital de Daute hasta que su marido le diera seguridades y fianzas de que no la mataría, por escrituras ante Miguel Jerónimo el 19 de octubre de 1528.
El libro primero de Matrimonio de Teror comienza el 24 de agosto de 1605. Sin embargo un libro de fábrica demuestra que el registro de los matrimonios se realizaron desde mucho antes. Los primeros libros fueron escondidos cuando el pirata holandés Van Der Doez atacó la isla en 1599. Nunca más se supo dónde estaban depositados los documentos. Además, en las partidas existentes hasta el 11 de junio de 1609, los contrayentes carecen de padres.
En el Libro I de Bautismo de la Iglesia de Guía (Gran Canaria) encontramos en la década de los setenta del siglo XVI, algunas partidas escritas mitad en castellano y mitad en portugués. Al parecer, cuando el párroco de la Iglesia se ausentaba, las partidas las firmaba el cura de Moya, el portugués Gaspar Magayanes el cual debía armarse un lío con su lengua mater y el castellano.
Partida  en castellano y  portugués
En el mismo libro anterior, en el asiento 224 y a 9 de septiembre de 1572, encontramos la partida de bautismo de “Agustina, hija de Albarianes, carpintero, y de María Básquez, su mujer......”. El nombre de Albarianes es portugués y se traduciría por Albar ianes, o lo que es lo mismo, Alvaro Yánez.
Juan de Troya, canónigo de la Catedral de Santa Ana, fue también cura de Teror en 1514. Al parecer tuvo varios hijos con la indígena bautizada como Antonia Ramírez. Su condición de cura no le impedía hacer ostentación de “tener una familia”, llevando incluso a sus hijas al altar como padre y después casarlas. Por ello fue procesado por la Inquisición en 1524. A Antonia Ramírez la pasearían subida a un asno por las calles siendo finalmente encarcelada. Hoy en día, los Arencibia proceden de esta peculiar pareja.
No es raro encontrar a la misma persona bautizada en dos lugares distintos. Es el caso de Juan hijo de Juan Vizcaíno y María Pérez, vecinos de Agüimes, el cual fue cristianizado en la Iglesia de San Juan de Telde a mitad del siglo XVII y vuelto a bautizar en la Iglesia de San Sebastián de Agüimes unos años después.
Nos hallamos casos en los que se registran bautizos careciendo de todas las condiciones dispuestas por los mandatos episcopales. Así, en 1799 se registra en la Iglesia de San Sebastián de Agüimes a José Antonio nacido en el mar viniendo su madre de Fuerteventura y no se pudo averiguar la forma de bautismo........ aunque sus padres, José Antonio del Castillo y María Isidra Saavedra, residentes en El Carrizal, daban por buena su sacramentación.
La imposibilidad de casarse al no existir el consentimiento de los progenitores por carecer los novios del mismo rango social impedía que apareciera el nombre del padre en el registro de bautismo de los hijos tenidos en dicha relación. Así por ejemplo, en la familia Estupiñán Cabeza de Vaca, la cual ostentaba un alto rango social, nos encontramos a Doña Ana, Doña Angela, Doña Catalina, Doña Sebastiana, Doña Juana y Doña Lorenza, las cuales tuvieron varios hijos que debieron registrar el baustismo con padres desconocidos, a pesar de que la sociedad conocía el nombre de los mismos. De igual forma, nos encontramos el caso de Doña Juana Peloz la cual se enamoró de un hombre pobre por lo que no pudo casarse con él por el impedimento de los padres de ella. Entre 1710 y 1716 bautiza a sus tres hijos sin aparecer el nombre del padre.
Menos frecuente es encontrarnos casos como el de Isabel De La Cruz en el siglo XVIII, de padre conocido y madre desconocida. Este apasionante relato lo podemos leer en el artículo de Eugenio Egea Molina, en este blog.
A fines del siglo XV el canónigo de la catedral de Las Palmas de Gran Canaria, Fernández Alvares, investiga casos de herejía judaica, reuniendo pruebas contra muchos judíos conversos entre los que cabe citar a Pedro Dorador, Rodrigo Evora, Juan de Crespo y esposa, Gonzalo de Burgos y otros. Remitiendo la información a la Suprema de Sevilla. Diego de Muros, el obispo en Gran Canaria, actuando como Inquisidor Episcopal, promulga el 28 de abril de 1499 un Edicto contra la herejía judaica. Se constata así un gran número judíos en la isla y la existencia de una sinagoga secreta.
Ya en 1485, antes de que se produjera la conquista de Tenerife, existía una familia judía española en la isla.Se trata de la familia Beltrán, Diego Beltrán y su esposa Beatriz González. Con la Inquisición, su hija Leonor Beltrán fue condenada a llevar sambenito**.

**El sambenito era una prenda utilizada por los penitentes católicos para mostrar en público arrepentimiento de los pecados humillando a los condenados por sus delitos religiosos. El sambenito de la Inquisición era un escapulario en forma de poncho. En la actualidad utilizamos la expresión "colgar o llevar un sambenito" para referirnos a cargar con una culpa inmerecida.


    

4 comentarios:

  1. La verdad que estas cosas ni me las había podido imaginar me han parecido muy interesantes. Gracias por enseñarnos cosas de nuestra historia.
    Fela

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por este relato tan interesante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por este relato tan interesante. Un saludo.

    ResponderEliminar

Printfriendly